Simulando explosiones atómicas y consecuencias en tu zona


La aplicación Nukemap permite investigar y  simular eventos atómicos.

Las bombas atómicas han sido y son una triste realidad en la sociedad moderna y Japón la ha sufrido sobre sus propias carnes. La potencia de las bombas se mide en tones o toneladas de trinitrotolueno (TNT).  15-20 Kt (kilotones) fueron los valores de las primeras bombas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki en la 2º  Guerra Mundial. 

El estallido de una bomba atómica y  sus consecuencias (gigantesca nube de humo, fuego y escombros con forma de hongo) son devastadores.

El historiador nuclear Alex Wellerstein nos ayuda a comprender la devastación de un estallido semejante con Nukemap, un simulador online de explosiones atómicas, mushup de Google Maps, con el que podemos seleccionar el lugar en el que caería la bomba y su potencia, desde las 100 militoneladas de dispositivo nuclear.


Simulación de una bomba atómica sobre Madrid de 20 Kt. Fuente: Nukemap

Nukemap: http://nuclearsecrecy.com/nukemap/

La ventana atmosférica

Los gases y partículas que contiene la atmósfera son atravesados por distintas radiaciones, tanto procedentes del sol, como de la superficie terrestre. Cada uno de esos componentes atmosféricos actúa de distinta manera ante las radiaciones de distintas longitudes de onda, absorbiendo algunas casi en su totalidad y siendo medios transparentes a otras. Se llama “ventana atmosférica” a la franja de longitudes de onda en torno a las 10 micras (IR larga) correspondientes a radiación terrestre que logra escapar de la atmósfera sin ser absorbida.