tiempo.com

Es necesario reducir el uso de sal para carreteras en invierno

A medida que el uso de sales de deshielo se ha triplicado en los últimos 45 años, las concentraciones de sal están aumentando drásticamente en arroyos, ríos, lagos y otras fuentes de agua dulce, según un estudio

Camión vertiendo sal sobre carreteras para evitar la formación de hielos

En todo Estados Unidos, los equipos de carreteras vierten alrededor de 25 millones de toneladas métricas de cloruro de sodio, muy parecido a la sal de mesa, para descongelar las carreteras cada año y hacerlas seguras para viajar.

El uso varía según el estado, pero la cantidad de sal que se aplica anualmente a las carreteras heladas en algunas regiones puede variar entre aproximadamente 1.3 y 8 kg de sal por metro cuadrado, que es solo del tamaño de una pequeña mesa de cocina.

A medida que el uso de sales de deshielo se ha triplicado en los últimos 45 años, las concentraciones de sal están aumentando drásticamente en arroyos, ríos, lagos y otras fuentes de agua dulce.

Peligros para el medioambiente y la salud

El uso excesivo de sales de carreteras para derretir la nieve y el hielo está amenazando la salud humana y el medio ambiente a medida que se vierten en las fuentes de agua potable, y una nueva investigación de la Universidad de Toledo destaca la necesidad urgente de que los responsables políticos y los administradores ambientales adopten una variedad de soluciones.

El estudio titulado "Sales de carreteras, seguridad humana y el aumento de la salinidad de nuestras aguas dulces" se publicó en la revista Frontiers in Ecology and the Environment y presenta cómo las sales de carreteras dañan la ecología, contaminan los suministros de agua potable y movilizan sustancias químicas nocivas, como el radón, mercurio y plomo, y luego presenta las mejores prácticas de gestión sugeridas.

"La magnitud del problema de la contaminación por sal en las carreteras es sustancial y requiere atención inmediata", dijo el Dr. Bill Hintz, profesor asistente de ecología en Universidad de Toledo y autor principal de la investigación basada en el Centro UToledo Lake Erie. "Dado que los descongeladores viales reducen los accidentes automovilísticos en más del 78%, trabajamos para lograr un equilibrio cuidadoso entre la seguridad humana y la mitigación de los impactos ambientales y de salud negativos provocados por el vertido de sal en nuestras calles y carreteras para mantener a las personas seguras y el tráfico en movimiento".

En un ejemplo importante, los investigadores dicen que el uso excesivo de sales de carreteras probablemente contribuyó a niveles más altos de cloruro corrosivo en el suministro de agua en Flint, Michigan, en 2014, lo que provocó la liberación de plomo de las tuberías de distribución de agua.

Otro ejemplo muestra que las altas concentraciones de sal de deshielo ocurren típicamente en pozos privados ubicados cerca de carreteras en elevaciones más bajas o cuesta abajo de las carreteras.

Los anticongelantes más comunes son las sales inorgánicas cloruro de sodio, cloruro de calcio y cloruro de magnesio, todos usados tanto en forma sólida como líquida o en salmuera.

El estudio examina cómo se superan comúnmente los límites de seguridad federales actuales para las concentraciones de sal establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. en 1988 para proteger los peces, las plantas y otras formas de vida acuática en los ecosistemas de agua dulce.

Particularmente alarmante es el número de arroyos salinizados. La investigación destaca estudios recientes que muestran arroyos urbanos con concentraciones de sal que son más de 20 a 30 veces más altas que el umbral crónico de cloruro de la EPA de 230 miligramos por litro.

"Los umbrales actuales de la EPA claramente no son suficientes", dijo Hintz. "Los impactos de las sales de deshielo pueden ser subletales o letales en los umbrales actuales y la investigación reciente sugiere que los efectos negativos pueden ocurrir a niveles muy por debajo de estos umbrales".

La investigación sugiere varias soluciones, que incluyen:

  • Instalaciones de almacenamiento adecuadas: estructuras cubiertas con una base de hormigón;
  • Antihielo, la aplicación de líquidos como salmueras a las superficies de las carreteras antes de las borrascas invernales, lo que evita que el hielo se adhiera a las superficies y ayuda a las operaciones de remoción;
  • Quitanieves de borde vivo compuestos por múltiples arados más pequeños sobre resortes, que se adaptan mejor a las superficies de la carretera en comparación con los arados convencionales con un solo borde fijo, para aumentar la eficiencia de la remoción de hielo y nieve, y reducir la necesidad de deshielo; y
  • Evaluaciones de desempeño posteriores al paso de la borrasca para determinar si el tratamiento utilizado fue apropiado para el sistema meteorológico y si debería modificarse en el futuro.

"Dada la falta de alternativas ecológicamente amigables y rentables, es necesaria la adopción a gran escala de las mejores prácticas de manejo para frenar la creciente salinización de los ecosistemas de agua dulce como resultado del uso de sales de deshielo", dijo Hintz.

Hintz colaboró con científicos de la Universidad Estatal de Montana y el Instituto Politécnico Rensselaer en el estudio.

Fuente del estudio: University of Toledo-Christine Billau.

Referencia

William D Hintz, Laura Fay, Rick A Relyea. Road salts, human safety, and the rising salinity of our fresh waters. Frontiers in Ecology and the Environment, 2021; DOI: 10.1002/fee.2433

Sciencedaily.com

Esta entrada se publicó en Reportajes en 04 Ene 2022 por Francisco Martín León