tiempo.com

Mediterráneo cada vez más cerca del Caribe: se dispara su temperatura

El mar Mediterráneo se encuentra ya bastante caliente en algunas costas, con valores de entre los 21 y 22 ºC. Os hacemos radiografía y previsión de las temperaturas superficiales de nuestro mar durante los próximos días y meses.

Mediterráneo caliente
A finales de esta semana, la superficie del Mediterráneo occidental presentará temperaturas hasta 2 y 3 ºC más altas que hoy.

¿Os habéis dado ya el primer chapuzón en las costas mediterráneas y habéis notado el agua más caliente de lo normal? Los datos lo constatan. La temperatura del agua se encuentra entre 4 y 5 ºC por encima de la media para estas fechas. Tanto es así, que hace unos días la cuenca más occidental presentaba una de las anomalías de temperatura superficial más cálidas del mundo.

Este mes de mayo ha venido marcado por unas temperaturas excepcionalmente elevadas, con un calor sofocante en muchas regiones, que han visto cómo el mercurio superaba la marca de los 40 ºC.

Es evidente que la temperatura del agua del mar se calienta por la fricción con la temperatura del aire y por la perpendicularidad de la radiación solar. Así pues, este mes de mayo anormalmente cálido ha implicado un calentamiento muy precoz del mar Mediterráneo.

Se va a calentar mucho a lo largo de esta semana

Si os gusta bañaros en aguas templadas o cálidas estáis de suerte. La previsión a corto plazo nos indica una semana con un ascenso progresivo y evidente de las temperaturas. Las playas con el agua más caliente ahora mismo corresponden a la Comunidad Valenciana y al archipiélago balear, mientras que si nos bañamos en Girona o Málaga mejor meterse "poco a poco".

En la Costa del Azahar o el oeste mallorquín tenemos temperaturas alrededor ya de los 22 ºC, mientras que en la Costa Brava, Costa del Sol y Costa de la Luz los valores oscilan entre los 17 y los 18 ºC.

El pronóstico nos indica que la temperatura del agua puede subir de media un par de grados a finales de semana, con valores generalizados ya por encima de los 22 ºC. No es descartable que algunas zonas con costa más cerrada y protegida como el Mar Menor, las bahías de Palma, Alcúdia (Mallorca) y de San Antonio (Ibiza) o Ses Salines puedan alcanzar valores de 23 o 24 ºC.

En el este peninsular tendremos una masa de aire cálido que dejará temperaturas superiores a los 35 ºC en el Valle del Ebro, interior de la Comunidad Valenciana, interior de Mallorca o Región de Murcia.

Esa masa de aire cálido afectará de una forma más intensa y evidente a Italia, Argelia o Túnez, con una burbuja caliente de 20 ºC a unos 1500 metros de altitud. Las islas de Córcega, Cerdeña, Sicilia y Malta tendrán temperaturas que rozarán los 40 ºC. Ese calor canicular del aire implicará un calentamiento superior de sus aguas, de tal modo que el mar Tirreno podría alcanzar una temperatura de hasta 27 ºC a finales de semana.

Mediterráneo tropical o... caribeño

El calentamiento del Mediterráneo es una circunstancia contrastada con evidencias científicas. De hecho, se está calentando un 20% más rápido que la media global. Durante los últimos diez veranos, este mar ha padecido temperaturas anormalmente positivas y de forma continuada.

Si nos fijamos en los modelos estacionales, se prevé un verano excepcionalmente cálido. Esa proyección nos llevaría a un Mediterráneo extraordinariamente caliente en vista a septiembre, con valores que podrían alcanzar los 28 ºC en algunas costas.

Si la tendencia se va cumpliendo, podríamos hablar de un proceso de "tropicalización" o "cariberización" del Mediterráneo. Este hecho podría implicar más posibilidad de medicanes, tornados o mangas marinas cuando lleguen borrascas o aire frío en altura.

"Un Niño mediterránea intenso", según Martín Vide

Según el doctor en geografía física Javier Martin Vide, una anomalía térmica positiva en aguas superficiales supone más potencial evaporativo y más posibilidades de convección intensa.

Hace unos meses hablábamos del fenomeno de la Niña en el Pacífico Oriental, la fase opuesta al Niño, que consiste en un enfriamiento anómalo de las aguas superficiales y tiene efectos a escala global debido a las teleconexiones atmosféricas. Pues bien, parafraseando al Doctor Vide, se trataría de "un Niño mediterránea intensa". Iremos siguiendo a ver qué posibles efectos puede tener ese Mediterráneo tan "caribeño" y sus implicaciones a escala más amplia.