tiempo.com

¡La temperatura del Mediterráneo podría subir hasta 4 ºC en unos días!

Aunque para muchos todavía sigue estando fresca, la temperatura del mar está subiendo rápidamente en los últimos días por la persistencia del calor anómalo, y en la próxima semana en algunas zonas del Mediterráneo podrían alcanzarse valores raros para la segunda quincena de mayo.

Las aguas del mar Balear están más calientes de lo normal para las fechas, y en unos días nuestro modelo prevé picos de hasta 23 ºC, valores muy significativos para la segunda quincena de mayo.

Mayo comenzaba con lluvias torrenciales y tormentas intensas, manteniéndose la dinámica inestable que nos ha acompañado en la mayor parte de una primavera histórica. Sin embargo, fue un espejismo, ya que en los últimos días se han instalado las altas presiones y el calor (anómalo para las fechas en muchas zonas). Y como no podía de ser otra forma, las playas son elegidas por muchos para intentar escapar de las altas temperaturas, aunque hay que recordar que el mar se calienta más lentamente que la superficie terrestre.

El mar está más caliente de lo normal en Baleares y en el golfo de Vizcaya

En estos momentos la temperatura del Mediterráneo oscila entre los 18-20 ºC, situándose entre 1-2 ºC por encima de lo normal para las fechas en los alrededores de Mallorca y Menorca, y también por Castellón y en el sector del delta del Ebro.

En el resto del Mediterráneo, la temperatura del mar ronda los valores normales, tras una primavera caracterizada por las abundantes lluvias, las pocas horas de sol y por una sucesión de temporales de levante cuyos rastros siguen siendo muy visibles en bastantes playas. Ahora es cuando el agua está comenzando a calentarse más rápidamente.

Son muy destacables las anomalías del Cantábrico oriental, y sobre todo en el golfo de Vizcaya, donde en algunas zonas la temperatura del agua se encuentra hasta 2,5-3 ºC por encima de los valores medios de estas fechas, situándose en torno a 16-18 ºC.

En los últimos días solo las aguas de Canarias superan los 20 ºC, aunque la situación cambiará en los próximos días.

Las aguas del golfo de Cádiz rondan los 18-20 ºC, hasta 2 ºC por encima de lo normal en las playas onubenses. En Canarias ya han sobrepasado la barrera de los 20 ºC, mientras que el mar sigue estando fresquito en Galicia y en el Cantábrico occidental, donde la temperatura del mar por ahora no pasa de los 16 ºC. En estos últimos casos son valores próximos al promedio de la fecha.

¿Inminente "caldo mediterráneo"?

Según nuestro modelo, en los próximos días podríamos tener cambios importantes en la temperatura del mar, debido a la persistencia del calor anómalo que nos acompaña en los últimos días, y que podría intensificarse, además con circulación débil de vientos. Una buena combinación para ir preparando el "caldo".

Si se cumple este escenario, a mediados de la próxima semana podrían alcanzarse los 22-23 ºC en las aguas del mar Balear. ¡Es un acenso de 3-4 ºC respecto a los valores que se registraban hace unos días! Y son muy significativos, ya que no hay que olvidar que estamos en mayo.

Si se cumplen las previsiones de nuestro modelo, las temperaturas del mar Balear serán anormalmente elevadas dentro de unos días.

También el aumento de la temperatura del agua sería de cierta importancia en la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y en el sector del mar de Alborán. También subirá en Galicia y Cantábrico occidental, aunque aquí muchos seguirán encontrando el agua frío o fresca para darse un chapuzón. En el resto, las variaciones no serán muy importantes.

¿Qué consecuencias podría tener?

Precisamente en esta época es cuando las brisas tienen más intensidad debido a la mayor diferencia de temperatura entre tierra y mar. ¿Qué sucedería por ejemplo si llegáramos a junio con un Mediterráneo bastante caliente? Que salvo un enfriamiento brusco, las brisas no tendrían mucha fuerza, aumentando la sensación de bochorno, ya que prácticamente refrescarían poco o nada. Tampoco hay que olvidar la influencia de un mar caliente en las noches tropicales.

El Mediterráneo se está tropicalizando, y esto tiene consecuencias en el tiempo y en el clima: más noches tropicales, brisas más débiles y un mayor potencial para que se produzcan lluvias intensas.

¿Tendremos más medusas que otros años? Esto es imposible saberlo, ya que depende más bien de los vientos y las corrientes. Lo que sí que está claro es que el Mediterráneo se está tropicalizando, y que ya se empieza a notar en la flora y la fauna, y también en el tiempo y en el clima, con una importante pérdida de confort climático. Tendremos que estar muy pendientes de su evolución en los próximos días.