tiempo.com

España expuesta a un "degradé" entre las tormentas y el calor anómalo

Se producirán precipitaciones en algunos casos abundantes, aunque su distribución será irregular, siendo poco probables en el tercio sur de la Península. Te presentamos las zonas más afectadas.

Tormentas y sol
España estará dividida en dos, las zonas que lindan con el Atlántico y Cantábrico tendrán nubes y fresco, en general; las bañadas por el Mediterráneo todo lo contrario.

Durante este pasado fin de semana, la vaguada situada al oeste de la Península Ibérica se ha ido aproximando lentamente y ahora buena parte del territorio se encuentra bajo su ramal ascendente. Esto significa que estamos expuestos a una circulación de vientos del suroeste en altura con abundante divergencia en niveles altos y, por tanto, favorable al desarrollo de convección en zonas donde el resto de factores y especialmente la humedad lo permitan. Lo cual sucederá sobre todo en zonas de montaña del norte.

Se ha formado una borrasca fría aislada, con frentes asociados, que durante la semana se irá aproximando al territorio peninsular.

Por otra parte, esa vaguada se ha ido aislando hasta cerrar completamente su circulación, dando lugar a una baja aislada. En superficie, ha formado también una borrasca fría aislada con frentes asociados que lentamente se irá aproximando también al territorio peninsular. Con esta situación cabe esperar un cambio significativo de las condiciones meteorológicas que afectará especialmente al norte y noroeste de la Península, y que podrá prolongarse durante la mayor parte de la semana.

En estos primeros días de la semana, los primeros frentes empezarán a llegar a Galicia y Portugal, con abundante nubosidad y precipitaciones relativamente abundantes, que podrían dejar en estas zonas más de 30 litros por metro cuadrado hasta el miércoles. De forma mucho más irregular, también se producirán precipitaciones debido a la formación de tormentas en la mitad norte, especialmente en el entorno de los sistemas montañosos, siendo menos probables cuanto más al sur. Por otra parte, los vientos del sur podrán arrastrar calima a la mitad oriental y especialmente a Baleares.

Contraste térmico entre el este y el oeste

La posición de la borrasca al oeste favorece la entrada de vientos del sur y el arrastre de masas de aire de latitudes subtropicales que afectarán especialmente a la mitad este, donde las temperaturas estarán notablemente por encima de la media, excepto tal vez los últimos días de la semana. Las temperaturas máximas podrían alcanzar los 35 ºC en el Valle del Ebro entre el martes y el viernes, y situarse por encima de los 30 ºC en casi toda la mitad este peninsular, exceptuando litorales y las zonas más altas de las sierras.

Precipitación acumulada prevista hasta el viernes por el modelo europeo. Las precipitaciones serán abundantes en el noroeste, pero muy irregulares y dispersas en el resto. No se producirán en algunos puntos del interior y este.

En el interior peninsular y la vertiente atlántica, en cambio, las temperaturas se situarán en valores normales para la época del año, con ligeras anomalías negativas en el extremo más occidental de la Península, donde las temperaturas se verán suavizadas por la entrada de vientos procedentes del Atlántico y la abundante nubosidad.

Cambios durante el fin de semana

Esta situación tenderá a prolongarse hasta casi el final de la semana, cuando aumentará apreciablemente la incertidumbre en el pronóstico. Lo más probable es que la baja aislada se vaya debilitando e ingrese de nuevo en la circulación de latitudes medias cruzando el norte peninsular en el proceso. Si este escenario se cumple, se producirá un ligero aumento de la inestabilidad en el cuadrante noreste y también un descenso térmico en el este peninsular.

De cara al fin de semana, el embolsamiento de aire frío en altura podría ingresar de nuevo en la circulación de latitudes medias, cruzando el norte peninsular y llevando hasta el noreste más tormentas.

A la vez, en el oeste las precipitaciones remitirán y la nubosidad será cada vez menos abundante en zonas del interior. Será en la mitad sur peninsular donde los cambios serán menores, manteniéndose las temperaturas ligeramente por encima de la media y sin precipitaciones.