tiempo.com

Analizando al ojo del huracán Ian

Mientras el huracán Ian se dirigía a tocar tierra por tercera vez, esta vez en Carolina del Sur, los científicos de la NASA examinaban imágenes recientes de la tormenta y analizaban las fuerzas que la hicieron tan catastrófica

Imagen del huracán Ian observado por Landasat-8 el 28 de septiembre de 2022 cerca de la costa de Florida

El 28 de septiembre, el satélite Landsat 8 pasó directamente sobre el ojo de Ian cuando el huracán se acercaba al suroeste de Florida. La imagen de color natural de arriba fue adquirida por Operational Land Imager (OLI) a las 11:57 am hora local (15:57 hora universal), tres horas antes de que la tormenta tocara tierra en Caya Costa.

El ojo del huracán Ian

El ojo de un huracán es una zona circular de buen tiempo en el centro del ciclón tropical. Está rodeado por un anillo imponente de tormentas extremadamente poderosas llamado pared del ojo, la parte del huracán con los vientos más fuertes. Las nubes arremolinadas a lo largo de los bordes de la pared del ojo son mesovórtices, características rotacionales a pequeña escala que se encuentran en huracanes con vientos inusualmente fuertes.

Cuando la pared del ojo de Ian impactó contra Florida, sus vientos máximos sostenidos eran de 240 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes, NHC por sus siglas en inglés. Eso es el equivalente a un huracán de categoría 4 en la escala de vientos Saffir-Simpson y lo suficientemente rápido como para arrancar los techos de las casas y romper las líneas eléctricas.

Esos impresionantes remolinos de nubes de bajo nivel en el ojo de Ian podrían proporcionar pistas sobre algunos procesos importantes que afectan la intensidad de un huracán”, dijo Justin Whitaker, investigador del Centro de Transición e Investigación de Predicción a Corto Plazo (SPoRT) de la NASA. El equipo SPoRT, con base en Marshall Space Flight Center, se enfoca en mejorar los pronósticos meteorológicos utilizando datos de la NASA. “En SPoRT, estamos estudiando cómo estas asimetrías del núcleo interno pueden afectar la estructura de un huracán, su potencial para intensificarse y si se producirán rayos dentro de la pared del ojo del huracán”.

Evolución del campo de viento de Ian entre el 25 y el 29 de septiembre de 2022

La animación anterior muestra la evolución del campo de viento de Ian entre el 25 y el 29 de septiembre de 2022. Los vientos más fuertes aparecen en amarillo brillante; los vientos más moderados son tonos de naranja y púrpura brillante.

Los datos atmosféricos se han ejecutado a través del Modelo del Sistema de Observación de la Tierra Goddard (GEOS) de la NASA, un modelo de asimilación de datos que los científicos utilizan para analizar los fenómenos meteorológicos globales. El modelo GEOS ingiere datos de viento de más de 30 fuentes, incluidos barcos, boyas, radiosondas, sondas de lanzamiento, aeronaves y satélites. La salida del modelo está espaciada en una cuadrícula de 0,25 a 0,3 grados, por lo que no necesariamente captura las ráfagas máximas medidas por instrumentos individuales en la superficie.

Reemplazo del ojo

Cuando Ian pasó por Cuba y entró en el Golfo de México el 27 de septiembre, el ojo tenía aproximadamente 20 kilómetros de ancho. A medida que la tormenta avanzaba hacia el noreste, los satélites observaron que se formaba un segundo ojo más grande alrededor del ojo original y que eventualmente lo envolvía, un proceso conocido como ciclo de reemplazo de la pared del ojo. Los ciclos de reemplazo de la pared del ojo son comunes en los huracanes fuertes y, por lo general, hacen que el campo de viento se extienda sobre un área más grande.

Un ciclo de reemplazo de la pared del ojo ocurre cuando un huracán desarrolla paredes del ojo concéntricas y la pared interior del ojo colapsa”, explicó Charles Helms, científico atmosférico del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. “Como resultado, el ojo de un huracán crece mucho más y estos ciclos a menudo se asocian con una pausa temporal en la intensificación. Todavía hay mucho que no entendemos sobre estos ciclos, y sigue siendo un tema activo de investigación en la comunidad tropical”.

En el caso de Ian, el ciclo de reemplazo de la pared del ojo hizo que el ojo se expandiera hasta un ancho de 55 kilómetros, lo que provocó que la pared del ojo también se expandiera. Como han señalado algunos expertos en huracanes , esto significaba que toda la extensión de los vientos huracanados de Charley habrían cabido dentro del ojo de Ian. ( El huracán Charley fue una tormenta compacta de categoría 4 que golpeó la misma parte de Florida en 2004).

En este tuit de Stu Ostro se comparan los ojo de Carley e Ian:

Si bien el huracán Charley tuvo una intensidad similar a la del huracán Ian y causó daños considerables en la región inmediata, así como en todo el centro de Florida, Charley fue relativamente pequeño y se movió rápidamente”, dijo Helms. “El huracán Ian fue considerablemente más grande que el huracán Charley y se movió mucho más lento. Esto significa que las estructuras estuvieron sujetas a fuertes vientos y marejadas ciclónicas durante mucho más tiempo durante Ian que durante Charley”.

Cuando OLI adquirió la imagen, el ojo de Ian se había reducido a 42 kilómetros mientras el huracán pasaba por otro período de fortalecimiento, terminando apenas por debajo de la fuerza de categoría 5 antes de tocar tierra. La intensidad de los vientos y el gran tamaño del campo de viento ayudaron a que el huracán empujara lo que resultó ser una marejada ciclónica catastrófica hacia las comunidades costeras, incluidas Cape Coral y Fort Myers. Los vientos y las inundaciones han destruido o dañado un gran número de hogares y han dejado sin electricidad a millones, según informes de prensa.

Imagen y video de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens , utilizando datos Landsat del Servicio Geológico de EE. UU. , datos GEOS-5 de la Oficina de Asimilación y Modelado Global de la NASA GSFC y carreteras de OpenStreetMap. Texto de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Actualidad en 01 Oct 2022 por Francisco Martín León