Los cambios en el Ártico tienen impactos generalizados

A medida que el Ártico se calienta, más rápido que el resto del globo, el permafrost, el hielo terrestre y el hielo marino están desapareciendo a un ritmo sin precedentes

Francisco Martín León Francisco Martín León 08 Abr 2019 - 22:15 UTC
A medida que el Ártico se calienta más rápido que el resto del globo, el permafrost, el hielo terrestre y el hielo marino están desapareciendo a un ritmo sin precedentes. NASA

Y estos cambios no solo afectan la infraestructura, las economías y las culturas del Ártico, sino que también tienen impactos significativos en otros lugares, de acuerdo con un artículo de Earth's Future de AGU, dirigido por el científico investigador Twila Moon del National Snow and Ice Data Center ( NSIDC) en la Universidad de Colorado Boulder.

"Para muchos, el Ártico parece un universo distante, uno que nunca podría impactar sus vidas", dijo Moon. "Pero la realidad es que los cambios en el Ártico están afectando cada vez más al resto del mundo, causando un cambio climático amplificado, el aumento del nivel del mar, las inundaciones costeras y más tormentas devastadoras".


Aumento del nivel del mar

El derretimiento del hielo terrestre ha contribuido a un aumento del 60 por ciento del nivel del mar desde 1972. El hielo terrestre ártico comprende más de dos millones de acres cuadrados, y los estudios han confirmado que esta área está disminuyendo rápidamente debido al cambio climático. Además, la mayor parte del hielo terrestre en esta región se está adelgazando.

Si se mantienen las trayectorias de calentamiento actuales, se espera que el hielo terrestre del Ártico contribuya de manera importante al aumento proyectado del nivel mundial del mar, contribuyendo hasta un metro este siglo. Tres de cada cuatro de las ciudades más grandes de los EE. UU., Nueva York, Los Ángeles y Houston, son costeras y el 39 por ciento de la población de los EE. UU. vive en condados costeros. A medida que los niveles del mar continúan subiendo, las ciudades costeras de los EE. UU. y el mundo se verán cada vez más obligadas a lidiar con los impactos, incluidas las inundaciones, la contaminación de aguas dulces, la erosión costera, las mayores tormentas y más.

Hielo terrestre, hielo marino de verano y permafrost en el hemisferio norte. Imagen modificada del National Aeronautics and Space Administration/Goddard Space Flight Center Scientific Visualization Studio (https://svs.gsfc.nasa.gov/3885).

Eventos de tiempo extremo

Además del aumento de las tormentas, borrascas y los eventos de inundaciones causados por el aumento del nivel del mar, una hipótesis actual indica que los cambios en la corriente de reacción del Ártico pueden afectar significativamente las tormentas y los fenómenos meteorológicos extremos, incluidas las borrascas de nieve y las sequías, tanto en los EE. UU. continentales como en Canadá, Europa y Asia. Por ejemplo, el calentamiento del Ártico se ha relacionado con una reciente sequía extrema en California.

Daños a la infraestructura

el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático estima que Alaska sufrirá daños por infraestructura de entre 5.500 millones de dólares entre 2015 y 2099. Casi la mitad de esto se deberá directamente al deshielo del permafrost. Además, este deshielo de permafrost liberará cantidades significativas de dióxido de carbono y metano a la atmósfera, lo que contribuirá a un mayor calentamiento del planeta.

Erosión costera y amplificación ártica

La extensión del hielo marino y el espesor del hielo marino han disminuido en las últimas décadas. Esta pérdida de hielo marino ha causado una dramática erosión costera en Siberia y Alaska, y tiene graves consecuencias globales, ya que el hielo marino ayuda a regular el clima de la Tierra al reflejar la radiación solar entrante. A medida que disminuye la cubierta de hielo marino, el calentamiento del Ártico se amplifica debido a estas disminuciones en la reflectividad de la superficie.

Viendo hacia adelante

"A medida que el Ártico continúa calentándose más rápido que el resto del mundo, continuaremos viendo impactos en todo el mundo, incluso en países tropicales y templados con grandes ciudades, grandes economías y mucha infraestructura", dijo Moon. "Si queremos salvaguardar a nuestra gente y a la sociedad, debemos actuar ahora para reducir las emisiones para frenar el calentamiento y para prepararnos para los cambios inevitables que ya están en marcha".

Más detalles aquí.

Audrey Payne es especialista en comunicaciones en el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC), que forma parte del Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado Boulder.

AGU https://blogs.agu.org/

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ártico, Calentamiento global, Cambio climático, en 08 Abr 2019 por Francisco Martín León
Publicidad