Las cosechas y la corriente en chorro

Las amplias ondas atmosféricas en la corriente en chorro representan un riesgo para la producción mundial de alimentos

Francisco Martín León Francisco Martín León 30 Dic 2019 - 02:00 UTC
Las amplias ondas atmosféricas en la corriente en chorro representan un riesgo para la producción mundial de alimentos, sobre todo si son persistentes

En un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change, los científicos muestran cómo los patrones de onda específicos en la corriente en chorro aumentan considerablemente la posibilidad de que se produzcan olas de calor en las principales regiones productoras de alimentos de América del Norte, Europa occidental y Asia.

Su investigación encuentra que estas olas de calor simultáneas reducen significativamente la producción de cultivos en esas regiones, creando el riesgo de múltiples pérdidas de cosecha y otras consecuencias sociales de gran alcance, incluidos los disturbios sociales.

El autor principal, el Dr. Kai Kornhuber del Departamento de Física de la Universidad de Oxford y el Instituto de la Tierra de la Universidad de Colombia, dijo: Las olas de calor coexistentes se volverán más graves en las próximas décadas si no se mitigan los gases de efecto invernadero. En un mundo interconectado, esto puede conducir a picos en los precios de los alimentos y tener un impacto en la disponibilidad de alimentos, incluso en regiones remotas no directamente afectadas por las olas de calor.

Encontramos un aumento de 20 veces en el riesgo de olas de calor simultáneas en las principales regiones productoras de cultivos cuando estos patrones de viento a escala global están en su lugar.

Hasta ahora, ésta era una vulnerabilidad poco explorada en el sistema alimentario. Hemos descubierto que durante estos eventos en realidad hay una estructura global en la circulación general atmosférica, por lo demás bastante caótica. La campana puede sonar en varias regiones a la vez y los impactos de esas interconexiones específicas no se cuantificaron previamente.

El oeste de América del Norte, Europa occidental y la región del mar Caspio son particularmente susceptibles a estos patrones atmosféricos que hacen que el calor y la sequía se bloqueen simultáneamente en un lugar donde luego afectan los rendimientos de producción de los cultivos.

El Dr. Dim Coumou, coautor del Instituto de Estudios Ambientales de VU Amsterdam, dijo: Normalmente se espera que las cosechas bajas en una región se equilibren con buenas cosechas en otros lugares, pero estas olas pueden causar cosechas reducidas en varios graneros importantes simultáneamente, creando riesgos para la producción mundial de alimentos.

La Dra. Elisabeth Vogel, coautora de la Universidad de Melbourne, dijo: 'Durante los años en que dos o más semanas de verano presentaron el patrón de onda amplificada, la producción de cultivos de cereales se redujo en más del 10% en regiones individuales, y en un 4% cuando se promedió todas las regiones de cultivo afectadas por el patrón ".

El Dr. Radley Horton, coautor del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Colombia, dijo: 'Si los modelos climáticos no pueden reproducir estos patrones de ondas, los gestores de riesgos, como los reaseguradores y los expertos en seguridad alimentaria, pueden enfrentar un punto ciego al evaluar cómo simultáneamente las olas de calor y sus impactos podrían cambiar en un clima más cálido.

Los científicos concluyen que una comprensión profunda de lo que impulsa este comportamiento de la corriente en chorro podría mejorar en última instancia las predicciones estacionales de la producción agrícola a escala mundial e informar las evaluaciones de riesgo de los fracasos de la cosecha en múltiples regiones productoras de alimentos.

Referencia

Amplified Rossby waves enhance risk of concurrent heatwaves in major breadbasket regions. Kai Kornhuber, Dim Coumou, Elisabeth Vogel, Corey Lesk, Jonathan F. Donges, Jascha Lehmann & Radley M. Horton. Nature Climate Change (2019) https://www.nature.com/articles/s41558-019-0637-z

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Cosecha, Corriente en chorro, Chorro ondulado, sequía, en 30 Dic 2019 por Francisco Martín León
Publicidad