Las auroras “baches” de velocidad

Un nuevo estudio llena los vacíos en un misterio de larga duración sobre las causas de los "baches de velocidad" en el espacio que frenan los satélites en órbita

Francisco Martín León Francisco Martín León 15 May 2019 - 01:00 UTC
Ciertas auroras causan problemas a los satélites

Utilizando nuevos datos de la misión Rocket Experiment for Neutral Upwelling 2 (RENU2), el nuevo estudio en la revista Geofysical Research Letters de AGU encuentra que un tipo de auroras de gran altitud es responsable, al menos en parte, de mover las bolsas de aire a la atmósfera, donde pueden causar arrastre en los satélites que pasan.

La aurora que se ve bailando en este video a través de la burbuja de cristal del Observatorio Kjell Henrickson en Svalbard no es el típico rayo de luz brillante que se ve de noche en las altas latitudes de la Tierra.

Conocidas como Formas Aurorales en Movimiento hacia el Polo (Poleward Moving Auroral Forms, PMAF, por sus siglas en inglés), tienen menos energía y, aunque pueden verse desde el suelo, el observador necesita un lugar muy oscuro para echar un vistazo.

Las PMAF son tenues y distantes. Pero debido a que ocurren a altitudes tan altas, estas auroras de menor energía transfieren más de su energía a la delgada atmósfera a 250-400 kilómetros sobre el suelo y producen efectos más interesantes que las auroras más familiares, que brillan a más de 100 kilómetros hacia arriba.
Cuando los primeros programas espaciales pusieron los satélites en órbita por primera vez, notaron una degradación de las órbitas de los satélites cuando el sol estaba activo. Algo estaba creando un arrastre en los satélites, como conducir un automóvil en un fuerte viento en contra. Esto es un problema, porque cuando el arrastre adicional frena a los satélites hacia abajo, se acercan a la Tierra. Sin combustible adicional para aumentar su velocidad de nuevo, eventualmente volverán a caer a la Tierra.

Los científicos desarrollaron la hipótesis de que el aire desde abajo en la atmósfera de la Tierra se estaba acumulando en los alcances superiores normalmente tenues de la atmósfera y arrastrando los satélites en la órbita terrestre baja.

A principios de la década de 2000, los nuevos datos mostraron que algunos de los afloramientos que se producen dentro de estos "baches de velocidad espacial" consisten en picos agudos e intensos.

Marc Lessard, un físico de la Universidad de New Hampshire y autor principal del nuevo estudio, y sus colegas comenzaron a sospechar que la aurora podría estar instigando los eventos de surgencia, porque las formas aurorales en movimiento parecían estar presentes por casualidad en el momento adecuado. Para averiguarlo, necesitaban una mirada más cercana al desarrollo de los topes de velocidad.

RENU2 despegó de Svalbard el día en que se capturó este video, llevando los instrumentos a un evento de surgencia para medirlo en acción. El nuevo estudio descubrió que pases repetidos de arcos aurorales en movimiento hacia el polo inyectaban suficiente energía para producir el afloramiento de aire de hasta varios cientos de kilómetros más abajo en la atmósfera de la Tierra.

RENU2 observó una estructura más compleja de lo esperado de los eventos de surgencias, más parecido a las burbujas ascendentes de una lámpara de lava que a una onda suave.

El video fue tomado por Fred Signernes mirando hacia arriba a través de una cúpula de vidrio en el Observatorio Kjell Henrickson en Svalbard.

Referencia

Overview of the Rocket Experiment for Neutral Upwelling Sounding Rocket 2 (RENU2).Marc R. Lessard,Bruce Fritz,Brent Sadler,Ian Cohen, David Kenward,Niharika Godbole,James H. Clemmons,James H. Hecht, Kristina A. Lynch, and Meghan Harrington. Geophysical Research Letters
https://doi.org/10.1029/2018GL...
https://agupubs.onlinelibrary....

Video de Fred Sigernes/Kjell Henrikson Observatory.

AGU

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con Aurora, Bache especial, RENU2, en 15 May 2019 por Francisco Martín León
Publicidad