tiempo.com

Interrelación de las recientes olas de calor en el hemisferio norte

Desde América del Norte, Europa occidental, Oriente Medio etc., se han observado unas subidas extraordinarias de sus temperaturas extremas. Lo llamativo del caso es que todas estas olas de calor parecen estar interconectadas por un sistema de ondas atmosféricas

Diferentes zonas del hemisferio norte han experimentado simultáneamente olas de calor muy precoces en este junio de 2022

Desde el 11 de junio de 2022 gran parte de España está experimentado una intensa y precoz ola de calor, la primera de este año, que ya hoy domingo 19 de junio toca a su fin. Desde hace unos días, es Europa occidental la que sufre dicha ola de calor, especialmente Francia, donde, al igual que en España, se han batido récords absolutos de temperaturas extremas (máximas y mínimas).

Pero si miramos hacia el oeste, observamos que, simultáneamente, amplias zonas de los EE.UU. continentales, en su parte central y este, ha sufrido una ola de calor que ha dejado valores récords térmicos con varios muertos, cientos de animales fallecidos en los campos por las altas temperaturas, cortes de electricidad por alto consumo, incendios, etc.

Menos mediáticas en España han sido las altas temperaturas en Oriente Medio (Kuwait, Omán, Iraq, etc.), e incluso las temperaturas han subido en zonas del sur de Groenlandia.

Todas estas subidas térmicas se han producido casi simultáneamente, de forma temprana para al época del año, han sido intensas, extensas y duraderas. Pero ¿Hay alguna relación entre ellas? Y sí las hay ¿Cómo se producen y por qué?

Ondas de Rossby y su estancamiento

Para poder comprender y responder a estas preguntas debemos analizar la estructura de ondas que se dan en la atmósfera terrestre: las ondas de Rossby.

Las ondas de Rossby, también conocidas como ondas planetarias, ocurren naturalmente en fluidos en rotación. Dentro del océano y la atmósfera de la Tierra, estas ondas se forman como resultado de la rotación del planeta.

En el caso de la atmósfera, las ondas de Rossby se forman principalmente como resultado de la geografía de la Tierra.

Estas ondas ayudan a transferir el calor de los trópicos hacia los polos y el aire frío hacia los trópicos en un intento de devolver el equilibrio a la atmósfera.

También ayudan a localizar la corriente en chorro y marcar la trayectoria de los sistemas de bajas presiones en la superficie. El movimiento lento de estas ondas a menudo da como resultado patrones meteorológicos bastante amplificados y persistentes, y en determinadas condiciones se vuelven o condiciona le tiempo extremo en superficie.

Imagen de la circulación del chorro en niveles altos , 300 hPa, donde se observa el carácter ondulatorio de la circulación atmosférica en el hemisferio norte para el 17 de junio 2022 21 UTC. PolarWx

Amplificación y estancamiento de las ondas de Rossby

Se ha propuesto que una serie de extremos meteorológicos regionales (olas de calor, olas de frío, precipitaciones persistentes e inundaciones, sequías, etc.) en el hemisferio norte están asociados con patrones de circulación atmosférica “bloqueados” pueden haber sido causados por la "amplificación cuasirresonante de las ondas de Rossby". Los ejemplos incluyen las inundaciones europeas de 2013 , las inundaciones de China de 2012 , la ola de calor rusa de 2010 , las inundaciones de Pakistán de 2010 y la ola de calor europea de 2003 . Incluso teniendo en cuenta el calentamiento global , la ola de calor de 2003 habría sido muy poco probable sin dicho mecanismo.

Normalmente, las ondas de Rossby viajan libremente pero bajo algunas circunstancias estas ondas interactúan para producir el patrón estático, se estancan y los regímenes de tiempo se hacen cuasi fijos e incluso la onda se amplifica. El resultado es la presencia de zonas de altas y bajas presiones cuasiestacinarias que pueden generar tiempo extremo en determinadas condiciones.

Como se comentó, estas ondas atmosféricas reparten el calor y el frío por todo el hemisferio norte. El ramal ascendente lleva aire cálido, a veces de origen africano, y alcanza latitudes más altas en Europa con anomalías de temperaturas altas. La estructura ondulada hace que este proceso se repita corriente arriba y corriente abajo por dicho motivo, y en determinadas condiciones, las anomalías altas de temperaturas se dan simultáneamente en el centro y este de los EEUU, Europa occidental y Medio Oriente y más allá. La contrapartida es también cierta, el aire descendente y frío de latitudes altas se expande de forma ondularía en latitudes más bajas de tal forma que estos meandros descendentes introducen zonas con anomalías térmicas negativas en sitios lejanos y dispares. Ahora, y ya dentro del verano climatológico, las anomalías cálidas se agudizan y las frías se aminoran. Lo contrario ocurre en invierno.

Olas de calor relacionadas

Como apunta el meteorólogo Jacopo Riboldi, en su interesante tuit: los mapas meteorológicos de @burgwx , señalan que la ola de calor europea de mediados de junio de está "asociada" con otras dos áreas anormalmente cálidas: una al sureste de Groenlandia y la otra sobre el Medio Oriente.

Otra perspectiva se puede observarse analizando la estructura de ondas en niveles altos en la troposfera superior que muestra el patrón hemisférico ondulatorio que conecta las olas de calor en América del Norte y Europa occidental, según Kai Kornhuber.

En resumen, la ocurrencia simultanea en junio de 2022 de diferentes olas de calor tempraneras e intensas se debe a que la atmósfera es un fluido y dentro de él se dan estructuras ondulatorias con diferentes ondas que pueden llevar un tiempo similar a diferentes partes del hemisferio norte de forma simultanea. Cuando este patrón se estanca, sus resultados pueden ser extremos, como ha ocurrido en este periodo veraniego de mediados de junio de 2022, así como en otras ocasiones en el pasado.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 19 Jun 2022 por Francisco Martín León