Incendios forestales sin precedentes en el Ártico

Las condiciones inusualmente cálidas y secas en partes del hemisferio norte han propiciado incendios en el Mediterráneo y, en particular, en el Ártico

Francisco Martín León Francisco Martín León 16 Jul 2019 - 03:00 UTC
Alaska y Canadá sumidas en grandes incendios forestales en 2019

El cambio climático, con el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de precipitación, está amplificando el riesgo de incendios forestales y prolongando la temporada.

El Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM ha lanzado una breve animación que destaca los riesgos y explica cómo los avances en la tecnología satelital permiten detectar y monitorear los peligros de los incendios. La mejora de los sistemas de pronóstico es importante para las predicciones y advertencias sobre el peligro de incendio y los peligros relacionados con la contaminación del aire.

Además de la amenaza directa de la quema, los incendios forestales también liberan contaminantes nocivos que incluyen partículas y gases tóxicos como el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos que no son metano a la atmósfera.

Las partículas y los gases de la quema de biomasa pueden transportarse a grandes distancias, afectando la calidad del aire en regiones lejanas.

Olas de calor que alimentan el fuego

Desde principios de junio, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus / Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS) ha rastreado más de 100 incendios forestales intensos y de larga duración en el Círculo Polar Ártico. Solo en junio, estos incendios emitieron 50 megatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que equivale a las emisiones anuales totales de Suecia. Esto es más de lo que fue lanzado por los incendios árticos en el mismo mes entre 2010 y 2018 combinados.

Aunque los incendios forestales son comunes en el hemisferio norte entre mayo y octubre, la latitud y la intensidad de estos incendios, así como la duración de la quema, han sido particularmente inusuales, según el Científico Principal de CAMS y experto en incendios forestales, Mark Parrington.

Los incendios del Ártico en curso han sido más severos en Alaska y Siberia, donde algunos han sido lo suficientemente grandes como para cubrir casi 100 000 campos de fútbol, o todo Lanzarote. Solo en Alaska, CAMS ha registrado casi 400 incendios forestales este año, y nuevos se encienden cada día.

La temperatura promedio de junio en las partes de Siberia, donde se están produciendo incendios forestales, fue casi diez grados más alta que el promedio de 1981-2010 a largo plazo.

Las temperaturas en Alaska alcanzaron niveles récord de hasta 32 ° C el 4 de julio, alimentando incendios en el estado, incluso a lo largo del río Yukon a lo largo del Círculo Polar Ártico. En Canadá, el humo de los grandes incendios forestales cerca de Ontario está produciendo grandes cantidades de partículas, lo que afecta la calidad del aire. La ola de calor en Europa a fines de junio también provocó incendios forestales en varios países, entre ellos Alemania, Grecia y España.

CAMS, que es implementado por el Centro Europeo para Previsiones Meteorológicas de Mediano Alcance (ECMWF) en nombre de la UE, incorpora observaciones de incendios forestales de los instrumentos MODIS en los satélites Terra y Aqua de la NASA en su Sistema Global de Asimilación de Incendios (GFAS) para monitorear el Incendios y estimar la emisión de contaminantes a partir de ellos. Asimila las observaciones de potencia radiativa del fuego de los sensores satelitales para producir estimaciones diarias de las emisiones de quema de biomasa que forman parte de las mediciones extensas realizadas por muchas estaciones del Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global (GAW). Estas mediciones son esenciales para los pronósticos, la investigación sobre la composición atmosférica y para desarrollar sistemas de alerta.

Cambio climático

La parte norte del mundo se está calentando más rápido que el planeta en su conjunto. Ese calor está secando los bosques y haciéndolos más susceptibles a quemarse. Un estudio reciente encontró que los bosques boreales de la Tierra ahora se están quemando a una velocidad que no se ha visto en al menos 10.000 años.

Los incendios forestales también liberan dióxido de carbono a la atmósfera, lo que contribuye al calentamiento global. Por ejemplo, los megafuegos de 2014 en Canadá quemaron más de 7 millones de acres de bosque, liberando más de 103 millones de toneladas de carbono a la atmósfera, la mitad de lo que todas las plantas y árboles en Canadá típicamente absorben en todo un año, según una Estudio de la NASA.

El ambiente prístino del Ártico es particularmente sensible / frágil y se calienta más rápido que la mayoría de las otras regiones. Las partículas de humo pueden caer sobre la nieve y el hielo, haciendo que el hielo absorba la luz solar que de otro modo reflejaría y, por lo tanto, acelerando el calentamiento en el Ártico. Los incendios en el Ártico también aumentan el riesgo de una mayor descongelación del permafrost que libera metano, que también es un gas de efecto invernadero.


En vista de los riesgos, la OMM ha iniciado un Vegetation Fire and Smoke Pollution Warning and Advisory System para desarrollar, implementar y armonizar el pronóstico de incendios en todo el mundo, proporcionando una mejor imagen de los incendios y los impactos y peligros relacionados en todas partes. El Centro Regional del Sudeste Asiático, operado por el servicio meteorológico de Singapur, ya está produciendo pronósticos.

El Servicio de Monitoreo Atmosférico de Copernicus está aquí.
El pronóstico global de peligro de incendio está disponible aquí.
Sistema de información de incendios forestales de Europa aquí.

OMM WMO

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ártico, incendio, ola de calor, en 16 Jul 2019 por Francisco Martín León
Publicidad