tiempo.com

Estrategias de enfriamiento de la Tierra con simulaciones de geoingeniería

Un grupo de científicos internacionales está evaluando si la estratosfera podría hacerse un poco más "brillante", y cómo podría hacerlo, reflejando más luz solar entrante para que una Tierra en constante calentamiento se mantenga fría

Esta figura ilustra los métodos propuestos para la intervención climática que afectarían el clima al modificar la radiación solar entrante o saliente. Crédito: Chelsea Thompson, NOAA/CIRES

Según los autores del estudio la modificación de la radiación solar sigue siendo teórica. Para empezar, requeriría una pequeña flota de aeronaves especializadas de alto vuelo, y actualmente no existe ninguna con la capacidad de entregar una carga útil adecuada de dióxido de azufre, que naturalmente se convertiría en aerosoles de sulfato, a una altitud lo suficientemente alta.

Hacer la estratosfera más "brillante"

Un grupo de científicos internacionales está evaluando, de manera más rigurosa y sistemática que nunca, si la estratosfera podría hacerse un poco más "brillante", y cómo podría hacerlo, reflejando más luz solar entrante para que una Tierra en constante calentamiento se mantenga fría.

Su trabajo fue publicado el 12 de agosto de 2022 en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. Ver referencia final.

La modificación de la radiación solar, o geoingeniería solar, como se le llama a veces, es una estrategia potencial de mitigación del cambio climático que implica inyectar aerosoles de sulfato en la estratosfera para que más luz solar rebote en la atmósfera terrestre. Junto con otras estrategias, como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, esto podría ayudar a evitar que la temperatura del planeta aumente demasiado.

"Incluso si actuamos agresivamente contra el cambio climático, aún empeorará", dijo el autor principal Doug MacMartin, investigador principal y profesor de la Facultad de Ingeniería y miembro de la facultad del Centro Cornell Atkinson para la Sostenibilidad. "Enfrentaremos decisiones difíciles en las próximas décadas sobre si complementar o no otras estrategias de mitigación del cambio climático con métodos para reflejar la luz solar".

Si bien enfriar el clima con la ayuda de un contaminante conocido podría reducir algunos de los impactos del cambio climático, también tendría otros efectos, desde cambios en las precipitaciones hasta lluvia ácida, lo que generaría compensaciones que aún no están claras.

También habría desafíos importantes con respecto a cómo el mundo tomaría decisiones en torno al despliegue. Una evaluación más sistemática de estas compensaciones, comparando los impactos asociados con una variedad de opciones diferentes, podría informar estas decisiones.

"Cualquiera que no haya oído hablar de esta estrategia antes, la primera reacción debería ser 'Vaya, no puedes hablar en serio. Eso suena horrible'", dijo MacMartin. "Y podría serlo, pero el cambio climático tampoco es bueno. Es posible que hayamos pasado el punto de las soluciones fáciles. Si queremos poder brindarles a los futuros tomadores de decisiones la mejor información posible, debemos comparar los riesgos de usar esta tecnología con los riesgos de no usarla".

En el documento, los científicos enumeran varios escenarios que exploran diferentes opciones y presentan nuevos resultados de simulación de modelos climáticos. Estos escenarios suponen que la implementación podría comenzar en 2035, y los efectos de esa elección se evalúan comparándolos con una fecha de inicio una década después. Otros escenarios exploran riesgos como terminación abrupta o interrupciones temporales.

MacMartin dijo que este marco representa un importante paso adelante en relación con las simulaciones realizadas anteriormente que no siempre se diseñaron deliberadamente para informar la política futura y que, por lo general, solo simulaban una única vía futura.

La modificación de la radiación solar sigue siendo teórica, dijo. Para empezar, requeriría una pequeña flota de aeronaves especializadas de alto vuelo, y actualmente no existe ninguna con la capacidad de entregar una carga útil adecuada de dióxido de azufre, que naturalmente se convertiría en aerosoles de sulfato, a una altitud lo suficientemente alta.

Sin embargo, el enfoque tampoco es del todo sin precedentes. A lo largo de la larga historia geológica de la Tierra, las erupciones volcánicas ocasionalmente arrojaron aerosoles de sulfato a la estratosfera, enfriando el planeta.

"En ese sentido, no estamos hablando de introducir algo completamente antinatural", dijo MacMartin.

Referencia

Scenarios for modeling solar radiation modification. D. G. MacMartin et al. 2022. Edited by William Clark, Harvard University, Cambridge, MA; August 8, 2022
https://doi.org/10.1073/pnas.2202230119

Esta entrada se publicó en Noticias en 18 Sep 2022 por Francisco Martín León