Ola de frío: 12 claves de redacción por FundéuBBVA

Con motivo de la inminente llegada a España de una masa de aire polar (9-13 enero 2019) que dará lugar a una bajada generalizada de temperaturas, FundéuBBVA- Fundación del español urgente  ha ofrecido una serie de claves para una adecuada redacción de las noticias sobre este tipo de fenómenos.

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 10 Ene 2019 - 00:49 UTC

RAM. El concepto y las noticias de “ola de frío” han sido tratadas y comunicadas, en algunas ocasiones, de forma “singular” en los medios de comunicación.  FundéuBBVA ha sacado oportunamente una serie de claves para su redacción.

Por otra parte, hay que indicar que el concepto de “ola de frío” no está definido oficialmente a nivel global por la OMM, Organización Meteorológica Mundial. Cada SMHN, Servicio Meteorológico-Hidrológico Nacional, tiene su propia definición.

Para AEMET una ola de frío es: “Enfriamiento importante del aire, o invasión de aire muy frío, sobre una zona extensa. En AEMET se define como un episodio de, al menos tres días consecutivos, en que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran mínimas por debajo del percentil del 5% de su serie de temperaturas mínimas diarias de los meses de enero y febrero del periodo 1971-2000.”

De cualquier forma, estas sugerencias de FundéuBBVA valen algunas para las situaciones de olas de frío,  o irrupción de aire frío,  o situaciones de nevadas intensas (sin ser ola de frío), o para otros casos particulares.

Ola De Frío: 12 Claves De Redacción Por Fundéubbva

Sugerencias y claves aportadas por FundéuBBVA:

1. Diez grados bajo cero o menos diez grados, pero no menos diez grados bajo cero

Para indicar una temperatura por debajo de los cero grados, pueden emplearse las expresiones menos x grados o x grados bajo cero, pero no la mezcla de ambas: menos x grados bajo cero, que resulta redundante.

2. Cómo escribir los grados

Para expresar temperaturas en grados Celsius (que fuera de contextos técnicos suelen denominarse grados centígrados o simplemente grados), lo adecuado es utilizar el símbolo °C, que consiste en un pequeño círculo seguido sin espacio de la letra C, y dejar un espacio entre la cifra y el símbolo: 23 °C. En escritos no especializados se usa en ocasiones solo el círculo y en tal caso se escribe pegado al número: 23°.

3. Bajar de, no bajar por debajo de

En las informaciones meteorológicas es frecuente encontrar frases como «las temperaturas bajarán por debajo de los cero grados». Dado que bajar significa ‘ir desde un lugar a otro que esté más bajo’ y la preposición de ya indica, precisamente, el lugar o referencia con respecto a la cual se baja, es más corto y sencillo decir «las temperaturas bajarán de los cero grados».

4. El frío es polar solo si viene de los polos

Aunque está muy extendido el uso de la palabra polar para aludir a algo muy frío, en realidad el frío polar es aquel que viene de los polos. Hay olas de frío polar (causadas por el aire que viene de los polos), pero otras son, por ejemplo, de frío siberiano.

RAM. Esta recomendación también vale para expresiones como el frío ártico, continental, siberiano, etc. En nuestro caso, el frío polar es aquel que viene de la región del Polo Norte.

5. Afecciones por nevada no significa ‘afectado por la nevada’

Afecciones por nevada en carretera no significa que las nevadas están afectando a las carreteras, lo que podría expresarse con otras fórmulas como incidencias por nevadas. En frases como «La AEMET ha alertado de posibles afecciones por nevadas en carreteras», lo adecuado es sustituir afecciones por otras palabras como incidencias, afectaciones, problemas

6. Quitanieves, no quitanieve

La voz quitanieves, acabada en ese, y no quitanieve, es la apropiada para referirse a la máquina que retira la nieve de las carreteras.

RAM. En la situación del 9-13 de enero de 2019, la situación de frío no llevaba asociada nevadas y los quitanieves no salieron a las carreteras y calles, salvo para tirar sal en las zonas de fuertes heladas.

7. Precipitar no equivale a llover ni a nevar

El sustantivo precipitación significa ‘agua procedente de la atmósfera, y que en forma sólida o líquida se deposita sobre la superficie de la tierra’, esto es, equivale a lluvia o nieve; pero ni el Diccionario académico ni ningún diccionario de uso registran el verbo precipitar como sinónimo de llover o de nevar. Así, no resultan adecuadas frases como «La lluvia precipitará desde primera hora de la mañana», que habría sido preferible formular como «Habrá precipitaciones desde primera hora…» o mejor «Hoy lloverá…», «Hoy nevará…», «Hoy nevará y lloverá…», según el caso.

RAM. Este hecho se ha visto  en frases erroneas como “la lluvia caerá en forma de nieve en zonas altas...” o “la nieve hará acto de presencia en...” y se muestra un mapa de lluvias previstas, por ejemplo. La lluvia es precipitación líquida del agua; en la nevadas el agua es sólida.

8. Engelante, palabra correcta

La palabra engelante, empleada en la terminología meteorológica para ciertas formaciones de hielo, es válida. Las lluvias y las nieblas engelantes tienen gotas por debajo de los 0 °C, aunque aún líquidas (técnicamente se dice que están subfundidas), que se congelan en contacto con los objetos y los cubren de un depósito de hielo.

9. Glaciar y glacial no significan lo mismo

Glacial es un adjetivo que significa ‘helado’, mientras que glaciar se aplica a las masas de hielo que se forman en las laderas de las montañas y se deslizan lentamente. De modo que el frío puede ser glacial, pero no glaciar.

10. Frío y hielo, no frío e hielo

La conjunción toma la forma e ante palabras que empiezan por el sonido /i/ («chinos e indios»…). En cambio, se mantiene cuando la siguiente palabra comienza por diptongo: frío y hielo, no frío e hielo.

11. Térmico y termal, diferencias

El adjetivo térmico alude en general al calor o la temperatura y más específicamente a lo que ‘conserva la temperatura’, mientras que termal es lo relativo a las termas o baños de aguas calientes. Por eso, la ropa diseñada para proteger del frío es ropa térmica y no termal, como se ve a veces por influencia del inglés donde emplean la voz thermal con ese significado (thermal clothes).

12. Aterido ya implica frío

El verbo aterir significa, como señala el Diccionario académico, ‘pasmar de frío’, por lo que la expresión estar aterido de frío es redundante.

RAM. Gracias, a Fundéu BBVA - Fundación del español urgente,  por esta salida a la red tan oportuna y clarificadora.

FundeuBBA https://www.fundeu.es/

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con AEMET, Ola de frío, Redacción, FundéuBBVA, Noticia, en 10 Ene 2019 por Francisco Martín León
Publicidad