El tiempo en la Olimpiada de Barcelona-1992: La antesala. Parte I

En este breve artículo, y cerca del 25 aniversario de los acontecimientos,  se analiza el tiempo atmosférico en la antesala y durante los JJOO de Barcelona 1992: un mes antes- junio- y durante dichos Juegos (días de la inauguración y cierre)

 

 

 


Barcelona está situada en la Comunidad de Cataluña, en el noreste de la península Ibérica. Es una zona  básicamente de clima mediterráneo, salvo en la zona de montaña del Pirineo, donde las cumbres pueden superar los 2000 m de altura. La zona más baja no es tan seca como otras zonas de la Península y durante los meses de junio, julio y agosto es bastante normal que dicha comunidad tenga algunos episodios de precipitaciones intensas debido a la llegada de frentes del oeste, vaguadas en altura, o borrascas atlánticas. Parte de la lluvia proviene de focos convectivos se desarrollan y trasladan desde otras comunidades, especialmente desde Aragón o Comunidad Valenciana. En determinadas condiciones las tormentas se pueden generar en el propio Pirineo o en el interior de Cataluña.

Los focos convectivos se pueden dar de diferentes formas: desde una simple tormenta aislada sistemas convectivos organizados de gran extensión espacio-temporal. Unos llegan desde el interior peninsular y otros podrían aparecer frente a las costas del Mediterráneo y afectar al interior.  Esta era la gran preocupación del tiempo en los JJOO del 92: el desarrollo y grado de organización de la convección y tormentas

La llegada de frentes, vaguadas y de convección “exportada” de otras zonas de la Península eran elementos a considerar entre los predictores responsables del pronostico del tiempo para los JJOO. El paso de sistemas frontales y vaguadas, activadoras de convección y zonas de precipitación se suelen dar en junio y a medida que entre el verano la actividad convectiva se suaviza. En la segunda quincena de agosto se suelen dar los primeros eventos convectivos intensos mediterráneos al estar el mar más calido y con la llegada de nuevos frentes y vaguadas en altura.

Hay que resaltar que por aquel entonces, y años anteriores, el INM, hoy en día AEMET, había hecho un importante esfuerzo técnico para disponer de herramientas  modernas (radar, satélite, nuevos modelos de predicción, red de detección de rayos, EMAs, sistemas integradores como SAIDAS/McIDAS, etc.), además de  tener un equipo humano donde la experiencia y juventud se unían en el los grupos de predictores oficiales de los JJOO y el centro de predicción del INM.

Los JJOO del 92

Los Juegos Olímpicos de 1992 (oficialmente denominados Juegos de la XXV Olimpiada) se celebraron en Barcelona, España, entre el 25 de julio y el 9 de agosto de 1992, aunque el torneo de fútbol comenzó el 24 de julio.

Participaron 9356 atletas (6652 hombres y 2704 mujeres) de 169 países, compitiendo en 28 deportes y 257 especialidades. Tras su conclusión se celebraron los IX Juegos Paralímpicos entre los días 3 y 14 de septiembre. Participaron un total de 169 comités nacionales, siendo los segundos Juegos desde Munich 1972 en los que no se produjo el boicot de ningún país.

La mayor parte de los eventos deportivos se disputaron en instalaciones de Barcelona ciudad y su provincia si bien otras provincias de la comunidad autónoma catalana como Lérida (piragüismo en aguas bravas en la Seo de Urgel) y Gerona (remo en el lago de Bañolas) también acogieron eventos olímpicos. Las ciudades de Zaragoza (Estadio de La Romareda) y Valencia (Estadio de Mestalla) acogieron partidos del torneo de fútbol.

Se presentan un conjunto de datos de superficie, especialmente los relacionados con la precipitación, mapas de superficie y altura, así como imágenes de satélite infrarrojas realzadas para destacar los topes fríos de los posibles núcleos convectivos.

 

La antesala de los JJOO: junio-julio de 1992

Pocas veces se habían puesto los ojos en un mes en concreto antes de los JJOO. Junio de 1992 no defraudó, fue muy movido y dejo en suspense lo qué podría acontecer después, ya que hubo varias situaciones complicadas que podrían enturbiar la ceremonia de inauguración, algunos eventos deportivos, etc.

El mes de junio de 1992 resultó fresco y muy lluvioso, según los datos del INM (actual AEMET). De hecho se registraron importantes episodios de lluvia en la zona de Barcelona y alrededores, que se tratará de analizar.

Para ellos nos vamos a concentrar en los datos de precipitación del aeropuerto de Barcelona y de Fabra, cercano a la ciudad.

Precipitación registrada en el Aeropuerto de Barcelona

  Datos de precipitación de las estaciones del Aeropuerto de Barcelona y de Fabra, ambos cercanos a la ciudad de Barcelona.

 

Las imágenes mostradas corresponden al Meteosat-4. Las imágenes IR están realzadas para marcar los topes fríos de las nubes. Los mapas de modelos numéricos están tomados preferentemente a las 12 UTC de días especiales.

Saltan las preocupaciones: convección y precipitaciones intensas

Del 1 al 6, en los niveles altos de la atmósfera cruza una vaguada de lento movimiento que afecta el Golfo de Vizcaya y la Península, con régimen general de lluvias en toda España. En fechas 5 y 6 acaba cerrándose en altura una  DANA (depresión aislada en niveles altos)  con temperaturas en 500 hPa del orden de -24 ºC, sobre las cuencas del Duero y del Ebro.

Imagen IR de las 20:30 UTC del 6 junio de 1992

Mapas de superficie, línea continua, y 500 hPa en escal de colores, junto la predicción de precipitación para  el 6 de junio de 1992.

 

Otro episodio de lluvias que afectan a Barcelona

Días 7 al 10 siguen cruzando frentes nubosos por la mitad septentrional de España, con importantes lluvias. Se afirma tiempo estable por el sur.

Imagen IR de las 14:30 UTC del 9 junio de 1992.

Mapas de superficie, línea continua, y 500 hPa en escal de colores, junto la predicción de precipitación para  el 9 de junio de 1992.

 

Pocas lluvias en la Ciudad Condal

Días 11 al 17, hay nueva pulsación fría del NE que va desde el Cantábrico al Golfo de Cádiz, donde acaba cerrando otra DANA ( con -16 ºC en 500 hPa). Hay régimen general de lluvias en toda España, más copiosas en el Centro y Sur y menos marcadas en la mitad Norte.

Los días 18 y 19 hay una mejoría transitoria del tiempo al ocupar el anticiclón de Azores la mitad septentrional de la Península.

Los días 20 al 23 surge en los mapas del tiempo una nueva pulsación fría del NE, con lluvias copiosas en Andalucía y Levante el día 20. Sobre la vertical de la Península Ibérica se cierra otra DANA (con -18 ºC a 500 hPa) que da lugar a lluvias abundantes y persistentes.

Los días del 24 al 27 se refuerzan las altas presiones sobre la vertiente occidental de la Península, con una pausa en las lluvias. Por el Cantábrico siguen cruzando frentes nubosos.

 

Termina el mes

Del 28 al 30 el anticiclón de Azores es desplazado hacia Canarias, ante la aparición de nuevas borrascas atlánticas que se dirigen hacia la Península con régimen de lluvias en Cantábrico, Duero y Ebro. Por Andalucía y Levante se estabiliza tiempo estable y al despejar las nubes y entrar aire cálido hay una espectacular subida de las temperaturas con máximas del orden de 30º a 32º por Extremadura y el Guadalquivir.

 

Imagen IR de las 23:30 UTC del 30 junio de 1992.

  Mapas de superficie, línea continua, y 500 hPa en escala de colores, junto la predicción de precipitación para  el 30 de junio de 1992.

 


En resumen, el mes de junio complementa las lluvias de mayo y da lugar a la aparición de una primavera muy retrasada mitigando algo la pertinaz sequía que se viene arrastrando desde el otoño.

Junio 1992. Distribución de la frecuencia de la precipitación en el mes de junio de 1992. MUY SECO: Amarillo – SECO: Sepia – NORMAL: Marrón – HÚMEDO: Verde claro – MUY HÚMEDO: Verde oscuro.

 

Para no alargar el trabajo se apunta lo ya comentado en la Parte I sobre lo ocurrido en julio de 1992:

En los primeros cinco días de julio de ese año 1992, habían caído en Barcelona 42 litros por metro cuadrado, cantidad que duplica la media de este periodo que está en casi 21 litros, aunque el récord de lluvia en el mes de julio continúa ostentándolo el del año 1987, en el que cayeron en Barcelona 87.4 litros. Las intensas lluvias registradas en junio y que han continuado cayendo en lo que iba de julio no se correspondían con las predicciones realizadas por los meteorólogos sobre el tiempo que haría durante los Juegos. Estas previsiones, basadas en las estadísticas sobre el clima de Barcelona en los últimos 30 años, apuntaban que existía sólo un tres por ciento de probabilidades de que lloviera durante los Juegos más de diez litros por metro cuadrado, cantidad a partir de la cual la lluvia empieza a considerarse importante.

En general julio de 1992 fue cálido y seco, como se muestra en la siguiente figura:

Julio 1992. Distribución de la frecuencia de la precipitación en el mes de julio de 1992. MUY SECO: Amarillo – SECO: Sepia – NORMAL: Marrón – HÚMEDO: Verde claro – MUY HÚMEDO: Verde oscuro.

 

También te puede interesar:

25 de julio del 2017: 25 años de la XXV Olimpiada en Barcelona.

https://www.tiempo.com/ram/346832/25-julio-del-2017-25-anos-la-xxv-olimpiada-barcelona/

 

Continuará

Francisco Martín León, meteorólogo

Participante en el equipo meteorológico de apoyo del INM en los JJOO de Barcelona 1992 como experto en Nowcasting

 

Un pensamiento en “El tiempo en la Olimpiada de Barcelona-1992: La antesala. Parte I

  1. Pingback: 25 de julio del 2017: 25 años de la XXV Olimpiada en Barcelona - Revista del Aficionado a la Meteorología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *