Tiempo del fin de semana: menos calor y tormentas en el norte

Durante este fin de semana se espera un ambiente muy variable en España: en algunas regiones, las tormentas serán las protagonistas; en otras, las altas temperaturas. ¿Por qué sucederá esto? ¿Hasta cuándo durará esta situación? Te lo contamos aquí.

Samuel Biener Samuel Biener 12 Jul 2019 - 11:47 UTC
Durante el fin de semana las nubes crecerán con fuerza en la mitad norte, donde las tormentas podrían volver a ser intensas.

En las últimas semanas se han ido alternando episodios de temperaturas muy elevadas, con récords e irrupciones de polvo de origen sahariano, con días en los que las tormentas han descargado con mucha fuerza, en algún caso con consecuencias catastróficas (Tafalla).

Esta variabilidad se explica por las ondulaciones que presenta actualmente la corriente en chorro (jet stream). Aunque a estas alturas del año lo más habitual es que se desplace más al norte y adopte una circulación zonal, en lo que llevamos de verano nos han afectado tanto dorsales y crestas anticiclónicas como vaguadas o bolsas de aire frío en capas medias y altas.

Durante este fin de semana seguiremos con la misma tónica, aunque en esta ocasión los cambios vendrán de la mano de una Depresión Aislada en Niveles Altos (embolsamiento de aire frío en altura) que cruzará la Península Ibérica de suroeste a norte entre el sábado y el domingo, para ser absorbida por la circulación del oeste. Por tanto, esperamos un ambiente bastante variable durante los próximos días.

Sábado: tormentas en el noroeste y calor en el noreste

Para el sábado se espera un descenso casi generalizado de las temperaturas máximas como consecuencia del avance de este embolsamiento de aire frío en altura. Según el modelo Europeo, las tormentas podrían ser localmente fuertes e ir acompañadas de granizo en puntos de la mitad norte peninsular, y especialmente en Castilla y León e interior de Galicia, donde AEMET ya ha activado avisos por probables aguaceros intensos.

La otra cara de la moneda la encontraremos en el noreste peninsular y en Baleares, ya que la depresión en altura arrastrará aire cálido hacia esa zona. Las máximas superarán los 36ºC, con un ambiente asfixiante debido a la presencia de polvo en suspensión. Durante la madrugada del sábado costará conciliar el sueño en bastantes zonas del litoral mediterráneo.

Domingo: ¿estabilización definitiva?

En el resto del país tendremos una situación habitual para estas fechas: estabilidad, calor y polvo en suspensión. El domingo la depresión en altura se desplazará al norte peninsular para ser absorbida por la circulación del oeste. La inestabilidad se desplazará hacia el noreste peninsular, con chubascos y tormentas que podrían ser intensos en el Pirineo, de nuevo con granizo. Los aguaceros se irán retirando de oeste a este conforme vayan pasando las horas

Las temperaturas bajarán de forma notable en el interior del noreste e interior peninsular, aunque empezarán a subir por el suroeste y se podrían dar algunos ascensos locales en el litoral mediterráneo. En Canarias continuarán con los alisios. Entonces, ¿llega definitivamente la estabilidad del verano? Según los modelos, el jet stream seguirá presentando pequeñas ondulaciones. Las tormentas aún no han dicho su última palabra.

Publicidad