Ambiente tórrido que alimentará las tormentas del fin de semana

Hoy y mañana muchos observatorios del interior de la mitad sur peninsular llegarán a rozar los 40 ºC. Tras este envite cálido volverán las tormentas, que podrán ser fuertes e ir acompañadas de granizo.

Juan José Villena Juan José Villena 11 Jul 2019 - 12:00 UTC
Tormenta Requena
Tormenta del pasado lunes en Requena, Valencia. Los chubascos tormentosos volverán este fin de semana.

Tras el episodio de tormentas del inicio de la semana las temperaturas, día a día, han ido remontando hasta copar de nuevo la primera línea informativa. Hoy y mañana serán días muy calurosos en la mayor parte del país, hasta el punto de deparar máximas de 40 ºC en el interior del cuadrante suroeste peninsular y valle del Ebro. No se trata de un episodio de ‘ola de calor’, porque en unos casos los registros no superarán los umbrales que definen, como tal, los envites cálidos; y en otros, el episodio no irá más allá de los dos días, y son necesarios al menos tres consecutivos.

Los repuntes del mercurio, cuando no se consideran ‘ola de calor’, muchas veces son subestimados. Hoy 25 provincias cuentan con avisos de la AEMET por altas temperaturas, algunas incluso lucen de naranja -riesgo importante-. Es el caso de las ubicadas en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. Mañana ya serán una treintena, aunque el riesgo volcará más hacia el este peninsular, con el norte de Castilla-La Mancha, Madrid, interior de Valencia y Lleida en el candelero. El ambiente más agradable quedará a orillas del Cantábrico, Pirineos y Canarias.

‘Calentando motores’ para las tormentas

Tal y como sucedió la semana pasada, las altas temperaturas van a preceder a una tanda de tormentas que pintan intensas. Todo es por culpa de una nueva Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA). Ayer el embolsamiento de aire frío se descolgó del chorro polar y rápidamente fue a parar al noreste de Madeira. Desde allí, está inyectando aire tropical continental a la Península Ibérica, muy cálido y seco debido a su procedencia africana. El sábado la DANA irrumpirá en Portugal y este flujo tórrido se cortará, dando paso a un refrescamiento y a los fenómenos tormentosos.

En la primera mitad del fin de semana los chaparrones serán más probables en el interior de Galicia, Cordillera Cantábrica, parte de Castilla y León, Sistema Ibérico y Pirineos. En el noroeste peninsular las lluvias podrán ser localmente fuertes. Después el embolsamiento se desplazará hacia el este, buscando el Mediterráneo, y dejará un domingo de aguaceros en las provincias de Cuenca y Teruel, en puntos de la Comunidad Valenciana y Cataluña.

Esta DANA no tendrá la envergadura de la anterior, que dejó precipitaciones torrenciales y pedrisco de gran tamaño en zonas del norte peninsular. No obstante, de forma más local, es probable que vuelva a dejar granizadas y lluvias fuertes, por lo que será recomendable prestar atención a los avisos oficiales.

Publicidad