tiempo.com

Días tórridos, ¿cómo encajan en el refranero y las efemérides de mayo?

La semana pasada hablábamos del concepto de “ola de calor” y los parámetros que se debían de cumplir. Durante estos días y las próximas jornadas, es posible que se tenga que actualizar alguno de ellos a las nuevas situaciones meteorológicas que se están dando y que cada vez son más extremas.

Se espera que en los valles del Guadalquivir, Guadiana, Tajo y Ebro se superen los 40 ºC. En la imagen la mezquita-catedral de Córdoba y el puente romano.
Se espera que en los valles del Guadalquivir, Guadiana, Tajo y Ebro se superen los 40 ºC. En la imagen la mezquita-catedral de Córdoba y el puente romano.

Situémonos un momento en el calendario, para ello utilizaré el refranero que nos dice: “mayo y septiembre, son dos hermanos; uno en invierno y otro en verano”. Haciendo mención a los paralelismos meteorológicos entre estos dos meses, pese a que la inercia atmosférica es totalmente diferente, aunque compensada en parte por las horas de Sol, ya que septiembre se inicia con unas 13 horas de luz y mayo casi con 14.

Incluso este año, todo parece indicar que también se van a parecer en los calores, situación que va en contra del proverbio popular que nos dice: “mayo arreglado, ni frío ni acalorado; ni muy seco, ni muy mojado”.

Con su permiso, les invito a que me acompañen en un paseo por las efemérides meteorológicas de mayo, con la intención de comprobar si lo que se nos viene encima es algo tan extraordinario como parece.

Acontecimientos meteorológicos de mayo

Según la definición de la RAE, efeméride es un acontecimiento notable que se recuerda en cualquier aniversario de él. Así que he contabilizado las que mencionen situaciones de frío (temperaturas máximas o mínimas bajas o heladas), precipitaciones muy abundantes o sus efectos (acompañadas o no de granizo), rachas huracanadas de viento (ligadas en muchas ocasiones a tormentas) y los momentos de calor.

Tendríamos un total de 55 anotaciones de estos tipos, pero solo contando desde el siglo pasado. Las que más aparecen son las referidas a las precipitaciones, un 45%, seguidas por el calor con un 35%, siendo estas mucho más frecuentes que las relacionadas con el frío, que apenas son el 10%. Las demás harían referencia a las rachas de viento.

Esta disparidad de efemérides entre las temperaturas elevadas y las bajas nos debería hacer pensar ya que, como vimos en un anterior artículo, la inercia atmosférica en mayo todavía viene del frío y las situaciones relacionadas con él deberían ser más abundantes que las otras, algo que no sucede.

Repasando las efemérides de mayo, las precipitaciones son las que tienen más referencias seguidas por el calor. Las del frío apenas representan un 10%.

Aquí voy a hacer un inciso, porque si tenemos en cuenta también los acontecimientos anteriores al siglo XX, alguno que incluso se remonta a finales del siglo XV, tendríamos que añadir otros 31 datos más; de los cuales, casi todos serían referidos a las precipitaciones, ya que sus efectos son más fáciles de apreciar: inundaciones, desbordamientos de ríos, etc. Aún así, no he encontrado datos referidos a grandes calores, aunque sí a momentos fríos, como las terribles heladas del 21 de mayo de 1598 que destrozaron las viñas de la provincia de Toledo.

¿Antes hacía más frío y menos calor?

Quizás llegados a este punto, estimados lectores, les surja la misma idea que a un servidor... ¡achacarlo al cambio climático! Y, ¿por qué? Parece lógico pensar que si antes del siglo XX no hay efemérides en mayo que hagan mención a grandes calores y desde entonces sí, y, además, cada vez más frecuentes, más duraderas y con valores más elevados, parece muy evidente la relación.

Añado un poco más de leña al fuego, algo que durante estos días de “temperaturas excepcionalmente altas para la época del año”, como ha titulado la Aemet su nota informativa sobre este episodio, sería algo innecesario, por mucho que nos lo indique el refranero “el buen madero, para mayo lo quiero”. Resulta que también se produce en las efemérides más recientes un aumento de las referencias al frío; es decir, el clima se extrema, algo muy propio de cualquier maquinaria que no funciona bien del todo, como le sucede a nuestra atmósfera.

Para finalizar, unos datos

A continuación les dejo una tabla en la que están representadas las temperaturas previstas para los próximos días, desde hoy jueves y hasta el lunes, junto con el valor máximo histórico de algunos observatorios donde se espera que el calor sea más llamativo.

CiudadJ19V20S21S22L23Temp. Máx. HistóricaFecha
día/año
Sevilla aero.
38 ºC40 ºC
40 ºC
33 ºC
35 ºC
40,8 ºC
13/2015
Córdoba aero.
39 ºC
41 ºC
40 ºC
35 ºC
36 ºC 41,2 ºC
13/2015
Ciudad Real
37 ºC 39 ºC 38 ºC 38 ºC 30 ºC 38,6 ºC 13/2015
Toledo37 ºC 37 ºC 38 ºC 32 ºC 29 ºC 37,7 ºC 13/2015
Madrid Retiro
36 ºC 36 ºC 37 ºC 30 ºC 30 ºC 35,5 ºC 13/2015
Zaragoza aero.
35 ºC 35 ºC 38 ºC 40 ºC 30 ºC 36,5 ºC 29/2001
Lérida34 ºC 35 ºC 37 ºC 39 ºC 33 ºC 35,6 ºC 25/2017

En el repaso dado a las máximas históricas he encontrado que el último momento de grandes calores fue en 2017, que afectó principalmente al norte peninsular; siendo sin duda el más importante, tanto por las zonas afectadas, como por los valores alcanzados, el vivido entre los días 13 y 14 de mayo de 2015, del que solo se libró el extremo septentrional peninsular. Los amantes de la estadística deben tener en mente ese año y esos registros porque son los que se deberían de superar si queremos considerar a este episodio de temperaturas elevadas como algo histórico y representativo de lo que está por venir si no actuamos ¡ya! contra los efectos del cambio climático.

De todas maneras, demos una esperanza a los que el calor les gusta poco o, por lo menos, que sea en su momento, y para representarlo, qué mejor que uno de los refranes de la temperie más característicos de la gran variedad de climas que nos podemos encontrar recorriendo nuestra geografía: “Por San Fernando, en Andalucía están segando; pero en Cantabria sigue lloviendo y tronando”.