Una borrasca sin precedentes azotó la costa oeste de EE.UU.

El 26 de noviembre de 2019, una borrasca adversa con tintes invernales azotó el noroeste del Pacífico, provocando inundaciones repentinas, fuertes nevadas y vientos huracanados

Francisco Martín León Francisco Martín León 28 Nov 2019 - 05:00 UTC
Imagen de la borrasca por la noche del 26 de noviembre de 2019

La borrasca, que el Servicio Meteorológico Nacional describió como "sin precedentes", provocó el cierre de carreteras y demoras en los viajes, justo cuando millones de personas comenzaron a viajar durante las vacaciones de Acción de Gracias. Se espera que la baja continúe trayendo nieve a Sierra Nevada y lluvias dispersas en la región.

La imagen de arriba muestra la borrasca cuando se acercaba a la costa de Oregón a las 10:15 p.m. hora del Pacífico el 26 de noviembre. La imagen es un compuesto de datos de temperatura de brillo adquiridos por el espectroradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en el satélite Terra de la NASA, superpuestos en imágenes satelitales nocturnas.

Los meteorólogos etiquetaron la borrasca como un "ciclón bomba", que ocurre cuando la presión del aire en un ciclón de latitudes medias cae rápidamente y los vientos se intensifican, un proceso llamado bombogénesis.

Nota. Las caídas de presión en la baja se situaron en 34 hPa en 18 h, cuando la ciclogénesis explosiva se define cuando hay caídas de presión de 24 hPa en 24 h

El 26 de noviembre, la borrasca alcanzó la costa con una presión central cercana a los 970 hPa que es la lectura de presión atmosférica más baja en California y Oregón en noviembre. La baja trajo ráfagas de viento de 160 kilómetros por hora.

La borrasca es una de las dos que afecta a los Estados Unidos esta semana. Del 25 al 26 de noviembre, otra borrasca azotó la región de las Grandes Llanuras y el Medio Oeste. La nieve fue la más pesada en el Colorado Front Range, que recibió hasta 100 centímetros a las afueras de Fort Collins. Se esperaba que la nieve continuara en el Alto Valle del Misisipi y los Grandes Lagos el 27 de noviembre.

Imagen de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos MODIS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview y datos de mármol negro cortesía del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. Historia de Kasha Patel.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ciclogénesis, Ciclogénesis explosiva, Ciclón bomba, en 28 Nov 2019 por Francisco Martín León
Publicidad