¿Qué es un ciclón bomba?

Con la primera aparición de una gran borrasca muy profunda que ha afectado a la Costa Este de los EEUU y Canadá, dejando 19 muertos y causando graves daños costeros por oleaje, inundaciones, nevadas, etc.,  ha surgido este término mediático y populista de ciclón bomba. Se analiza qué es.

El ciclón bomba es el primer término (seudo) meteorológico que se ha hecho viral en 2018 en EE.UU. por su uso masivo en las redes sociales, RRSS, y medios americanos de comunicación. Y como todo lo que está de moda en la gran potencia, ha saltado al resto del mundo inundando explosivamente los telediarios, prensa, radio y RR.SS.

EE. UU. es una fábrica de generación de términos meteorológicos especiales tanto a nivel técnico (como se va a ver) como a nivel mediático. Pero no lo solo eso, es que cada año venden al mundo uno nuevo por estas fechas, como una especia de regalo de Navidad y Año Nuevo.

Con la amenaza terrorista a flor de piel, el ciclón “bomba” es la terminología perfecta de la situación y se ha hecho extremadamente popular entre el público: ha sido tema de conversación de la semana pasada, y lo seguirá siendo.

¿qué Es Un Ciclón Bomba?

Esto ocurría cuando una gran borrasca atlántica ha recorrido toda la Costa Este americana sufriendo un proceso de profundización de más de 50 hPa en 24 h, con caídas de 2 hPa/ 1h. Este proceso de profundización se llama técnicamente ciclogénesis muy rápida, ciclogénesis explosiva o “bombogénesis”. Los dos últimos conceptos fueron introducidos y acuñados (mira por donde) por dos científicos meteorológicos americanos allá por los años 80 en una publicación científica. Pero la parte prensa sensacionalita lo ha tomado para si y usado para dar grandes titulares.

Frederick Sanders y John Gyakum (1980) introdujeron el concepto de ciclogénesis explosiva o "bomba meteorológica " como UN PROCESO que sufre una borrasca o ciclón de latitudes medias cuya presión en la superficie central en capas bajas se profundiza en al menos 24 milibares en 24 horas. Este umbral depende de la latitud.

Además, en la zona este americana, estos procesos generan posteriormente entradas muy fría polares o ártica del noreste que reciben el nombre de nor'easters. Podrían haber bautizado este año a la borrasca como la supernor'easter bomba. Pero no demos ideas.

¿qué Es Un Ciclón Bomba?

El ciclón bomba no dice nada desde el punto de vista estrictamente meteorológico. No es nuevo, ya apareció allá por 2015 pero nuestra menoría meteo-climatológica es limitada.

El hashtag #bombcyclone en Twitter de este año hizo correr este término sensacionalista como la pólvora en EE.UU. a primeros de enero de 2018 y el amarillismo estaba servido. La pena ha sido que hasta algunos centros meteorológicos americanos oficiales han popularizado y utilizado este hashtag en sus tuits. Además se ha bautizado a esta superborrasca con el nombre de Grayson por una empresa privada americana del tiempo. Este tipo de elementos no oficiales está penetrando en el público general con una facilidad asombrosa y en algunos estamentos técnicos.

Hacer viral o muy popular términos meteorológicos técnicos sin sentido alguno tiene su historia en EE.UU., y por lo tanto en le resto del mundo, cuando se dan estas situaciones invernales de borrascas profundas e intensas. Antes fueron términos periodísticos como: vórtice polar, la superborrasca perfecta, el huracán invernal, ciclón perfecto explosivo, la megaborrasca T-Rex, supermegamostruo invernal, etc., que se usaban y usan inapropiadamente.

Personalmente creo que el auge imparable de estos términos pegadizos y sensacionalistas está haciendo un flaco favor a la meteorología y a fin de cuentas a la sociedad misma. No reflejan la realidad meteorológica y buscan un titular fácil y vendible. Y hay periodistas y redactores que caen en la trampa fácil. Lo peor de todo es que esta terminología ha caído en el personal técnico del NWS americano.

Divulgar e informar seriamente

Hay que hacer ciencia divulgativa de la meteorología y no circo mediático fácil y simplón. Creo que este tipo de términos no acerca correctamente al publico a esta ciencia y a la predicción del tiempo, no ayuda a comprender qué esta ocurriendo o va a ocurrir, y como les puede afectar cuando una borrasca profunda e intensa se acerca. Eso sí, el éxito mediático ha sido llamativo y mucha gente ha hablado más de la bomba que de otra cosa.

Creo que los meteorólogos, predictores, informadores del tiempo y personal técnico deben hacer un esfuerzo de llamar las cosas como son. Si otros prefieren caer en la terminología popular, fácil y sensacionalista, que lo hagan.

Veremos a ver que ocurre al final de esta historia. Posiblemente, el año que viene tengamos otros término estrella y viral en una sociedad que lo necesita.

Francisco Martín León, meteorólogo

Esta entrada se publicó en Actualidad en 06 Ene 2018 por Francisco Martín León