Un patrón del tiempo tropical podría cambiar en un clima más cálido

La ciencia atmosférica se basa en patrones del tiempo como la Oscilación Madden-Julian (Madden-Julian Oscillation, MJO). Este patrón podría cambiar en un mundo que se calienta

Francisco Martín León Francisco Martín León 22 Mar 2019 - 18:15 UTC

Cada uno o dos meses, un pulso masivo de nubes, lluvias y viento se mueve hacia el este alrededor de la Tierra cerca del ecuador, lo que proporciona y realza en los trópicos la convección y las tormentas.

Esquema conceptual de la MJO. Met Office

Esta “banda de tiempo” recurrente, descrita por primera vez por científicos en 1971, se llama la Oscilación Madden-Julian, MJO en inglés. Tiene profundos efectos sobre el tiempo y el clima en lugares distantes, incluido Estados Unidos.

Los científicos de la atmósfera han estudiado durante mucho tiempo cómo la MJO modula los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo, desde huracanes hasta inundaciones y sequías.

Mientras que las actividades humanas hacen que la temperatura de la Tierra aumente, los patrones del tiempo fiables y bien estudiados, como la MJO también cambiará, dicen investigadores de la Universidad Estatal de Colorado.

Eric Maloney, profesor del Departamento de Ciencia Atmosférica, ha dirigido un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change que atribuye los cambios futuros en el comportamiento de la MJO al calentamiento global antropogénico.

Maloney y sus coautores utilizaron datos de seis modelos climáticos existentes para sintetizar las vistas actuales de dichos cambios proyectados para los años 2080-2100.

Su análisis revela que, si bien las variaciones de precipitación de la MJO probablemente aumenten en intensidad en un clima más cálido, es probable que las variaciones del viento aumenten a un ritmo más lento, o incluso disminuyan. Esto contrasta con la idea convencional de un clima cálido que produce una MJO más intensa y, por lo tanto, un aumento generalizado en el tiempo extremo.

"Con solo mirar los cambios en las precipitaciones, se supone que la MJO aumentará en fuerza en un clima futuro", dijo Maloney. "Pero una de las cosas interesantes de nuestro estudio es que no creemos que esto también se pueda generalizarse al viento".

La ciencia atmosférica se basa en patrones del tiempo como la MJO para informar la predicción del tiempo en otras áreas de la Tierra. Por ejemplo, los ríos atmosféricos, que son columnas de alto contenido de vapor de agua atmosférica, que pueden causar inundaciones severas en la costa oeste de los Estados Unidos, están fuertemente modulados por ciertas fases de la MJO.

De acuerdo con el trabajo de Maloney, el impacto de la MJO en áreas remotas puede disminuir gradualmente. La degradación en la señal de viento de la oscilación puede disminuir la capacidad de los meteorólogos para predecir eventos de tiempo extremos. En particular, se espera que el calentamiento preferencial de la troposfera superior en un futuro, un clima más cálido reduzca la fuerza de la circulación de la MJO.

Maloney y sus colegas esperan continuar estudiando la Oscilación de Madden-Julian utilizando un conjunto más amplio de modelos climáticos que se utilizarán en la próxima evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Referencia

Madden–Julian oscillation changes under anthropogenic warming. Eric D. Maloney, Ángel F. Adames & Hien X. Bui. Nature Climate Change, volume 9, pages 26–33 (2019) | Ver aquí

Notas de la MJO

La oscilación de Madden-Julian (MJO, por sus siglas en idioma inglés) es una oscilación intraestacional de los patrones de precipitación tropical (latitudes bajas), que pasa por un ciclo identificado, con un período de 60 a 90 días.

Fue descubierta en 1971 por Roland Madden y Paul Julian, del American National Center for Atmospheric Research (NCAR). Se trata de un acoplamiento a gran escala entre la circulación atmosférica y la convección profunda tropical. A diferencia de un patrón como el de El Niño (ENOS), la Oscilación Madden-Julian es un patrón de desplazamiento que se propaga hacia el este a aproximadamente 4 a 8 m/s (14 a 29 km), a través de la atmósfera, sobre las partes cálidas de los océanos Índico y Pacífico. Este patrón de circulación general se manifiesta en forma de lluvia anómala.

La Oscilación Madden-Julian se caracteriza por una progresión hacia el este de grandes regiones de lluvia tropical aumentada junto con zonas de lluvia suprimida, observada principalmente en el Océano Índico y el Pacífico. La lluvia anómala generalmente aparece en el Océano Índico occidental, y sigue siendo evidente a medida que se propaga en las cálidas aguas de los océanos del Pacífico tropical occidental y central.

Este patrón de lluvia tropical generalmente se vuelve insignificante a medida que se desplaza sobre las aguas oceánicas más frías del Pacífico oriental (excepto en la región de aguas más cálidas frente a la costa oeste de América Central), pero ocasionalmente reaparece a una amplitud baja sobre el Atlántico tropical y se refuerza sobre el océano Índico.

La fase húmeda de la convección y la precipitación incrementadas va seguida de una fase seca donde se suprime la actividad de las tormentas. Cada ciclo dura aproximadamente de 30 a 60 días. Debido a este patrón, la oscilación Madden-Julian también se conoce como oscilación de 30 a 60 días, onda de 30 a 60 días u oscilación intraestacional.

Fuente: WIKIPEDIA

Esta entrada se publicó en Noticias en 22 Mar 2019 por Francisco Martín León
Publicidad