Masivos incendios en Borneo

Las últimas temporadas de incendios en Indonesia han sido bastante tranquilas, pero una profusión de incendios en Kalimantan, la parte indonesia de Borneo y Sumatra en septiembre de 2019 ha cubierto nuevamente la región en una nube de humo espeso y nocivo

Francisco Martín León Francisco Martín León 19 Sep 2019 - 01:00 UTC
Masivos incendios en Borneo. NASA

Muchas escuelas han cerrado y varios aeropuertos han cancelado, desviado o retrasado los vuelos en las últimas semanas debido a que el humo permaneció en las dos islas, según informes de prensa.

El sensor MODIS en el satélite Terra de la NASA capturó esta imagen de Borneo el 15 de septiembre de 2019. El humo se cernía sobre las islas y ha activado alertas de calidad del aire y advertencias sanitarias en Indonesia y países vecinos. Muchos de los incendios ardían en Kalimantan, que es conocido por tener extensos depósitos de turba, que están formados por una mezcla de materiales vegetales parcialmente descompuestos formados en humedales.

Los satélites han detectado evidencia de incendios en esta región durante gran parte de agosto, pero el número y la intensidad de los incendios aumentaron en la primera semana de septiembre.

Los incendios son una ocurrencia común en Kalimantan en septiembre y octubre porque los agricultores queman los escombros y restos agrícolas y madereros para despejar el camino para los cultivos y el ganado. En Kalimantan, la intención es a menudo preparar la tierra para nuevas plantaciones de palma aceitera y pulpa de acacia.

El sensor Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 adquirió la imagen a continuación, que muestra incendios en varias áreas de palma aceitera en el sur de Borneo. Las observaciones de infrarrojos de onda corta se han superpuesto en una imagen en color natural para resaltar la ubicación de los incendios activos.

Imagen de OLI-Landsat 8 con detalles de los incendios

El siguiente mapa muestra datos de carbono orgánico del modelo de procesamiento directo GEOS (GEOS-FP), que asimila información de satélites, aviones y sistemas de observación terrestres. Para simular carbono orgánico, los modeladores utilizan observaciones satelitales de aerosoles e incendios. GEOS-FP también ingiere datos meteorológicos como la temperatura del aire, la humedad y los vientos para proyectar el comportamiento del penacho. En este caso, el humo se ha mantenido relativamente cerca de la fuente de los incendios porque los vientos generalmente han sido suaves.

GEOS FP, al igual que otros modelos del tiempo y climáticos, utiliza ecuaciones matemáticas que representan procesos físicos para calcular lo que sucede en la atmósfera. El modelo calcula la posición y concentración de las columnas de carbono orgánico cada cinco minutos. El modelo ingiere nuevos datos de aerosoles a intervalos de tres horas, nuevos datos meteorológicos a intervalos de seis horas y nuevos datos de incendios a diario.

Los mapas de turba disponibles a través del Center for International Forestry Research’s Borneo Atlas indican que muchos de los incendios ardían en áreas cercanas o cubiertas con turba, una mezcla de material vegetal parcialmente descompuesto formado en humedales. Los incendios de turba tienden a ser difíciles de extinguir, y a menudo arden bajo la superficie durante meses hasta que llegan las lluvias.

Imagen de los datos de carbono orgánico del modelo de procesamiento directo GEOS (GEOS-FP). Ver texto para detalles

Los incendios de turba liberan grandes cantidades de gases y partículas, incluidos dióxido de carbono, metano y partículas finas (PM2.5). El dióxido de carbono y el metano son potentes gases de efecto invernadero que calientan el clima. PM2.5 es una mezcla de partículas finas conocidas por tener efectos negativos para la salud.

Daños para la salud

Se cree que PM2.5, incluidos los tipos de aerosoles llamados carbono orgánico y carbono negro, son especialmente dañinos porque las partículas son lo suficientemente pequeñas como para ingresar a los pulmones y al torrente sanguíneo. La investigación en salud vincula la exposición al carbono negro con enfermedades respiratorias, problemas cardíacos y muertes prematuras. La evidencia también apunta cada vez más a la toxicidad de los aerosoles orgánicos, aunque los efectos sobre la salud están menos estudiados que algunos otros tipos de partículas.

Como lo ha hecho en temporadas pasadas de incendios, el científico del Instituto Goddard de la NASA para Estudios Espaciales, Robert Field, ha estado siguiendo la progresión de la temporada de incendios en Indonesia. “Realmente están en medio de otro gran evento ahora. Es una reminiscencia de 2015, aunque la acumulación de humo comenzó unas semanas más tarde este año debido a las lluvias a mediados de agosto ", dijo Field, que está trabajando en un proyecto para comprender mejor cómo diversas variables meteorológicas afectan la probabilidad de quemar la vegetación.

Como parte de ese esfuerzo, también está trabajando en un proyecto de ciencias aplicadas de la NASA para integrar más mediciones de precipitación basadas en satélites en un sistema de monitoreo de peligro de incendio utilizado por la Agencia Meteorológica, Climatológica y Geofísica de Indonesia.

"El recuento de incendios de los satélites MODIS y VIIRS no ha sido tan alto como en 2015 debido al inicio tardío, pero los aumentos diarios de la actividad ahora son comparables a 2015", dijo Field. "Sin embargo, vale la pena tener en cuenta que muchos de estos incendios están ardiendo bajo tierra o en áreas con humo tan espeso que los satélites no pueden detectarlos".

Durante los dos últimos años de grandes incendios en Indonesia (1997 y 2015), las condiciones de El Niño causaron sequías que fueron factores importantes para exacerbar los incendios. En 2019, las condiciones de El Niño fueron neutrales, sin embargo, una oscilación de las temperaturas de la superficie del mar llamada Dipolo del Océano Índico parece ser responsable de las condiciones secas de este año, explicó Field.

Imágenes de NASA Earth Observatory de Joshua Stevens, utilizando datos Landsat del Servicio Geológico de EE. UU., Datos GEOS-5 de la Oficina de Modelación y Asimilación Global de la NASA GSFC y datos MODIS de NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con incendio, incendio forestal, Turba, Borneo, Indonesia, Partículas PM2.5, PM2.5, en 19 Sep 2019 por Francisco Martín León
Publicidad