tiempo.com

Las olas de calor y la contaminación de ozono

Los científicos de Copernicus advierten sobre una contaminación de ozono muy alta a medida que continúa la ola de calor en Europa

El ozono en capas muy altas nos protege de la radiación solar, pero en capas bajas sus efectos son nocivos para la salud humana. Imagen de Climate Central

Los científicos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus predicen niveles muy altos de contaminación por ozono superficial en una gran región de Europa a medida que aumentan las temperaturas. Mientras tanto, los incendios forestales han ido en aumento en el sur de Europa.

Los científicos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS) advierten que los niveles muy altos de contaminación por ozono en el sur de Europa causados por la ola de calor ahora podrían afectar las regiones del noroeste en los próximos días. La predicción se produce después de que se experimentara una contaminación por ozono superficial extremadamente alta en el oeste y el sur de Europa, particularmente en la península Ibérica y partes del norte de Italia.

Los pronósticos de conjuntos regionales CAMS de la concentración máxima diaria de ozono en la superficie en toda Europa se iniciaron el 19 de julio de 2022 y son válidos para el 19 y el 22 de julio. Crédito: Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus

CAMS, que es implementado por el Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos a Medio Plazo en nombre de la Comisión Europea con fondos de la Unión Europea, continúa monitoreando las concentraciones de ozono en la superficie luego del aumento en los niveles causado por la ola de calor, junto con los devastadores incendios forestales.

El ozono en capas bajas

A mediados de julio, los valores máximos diarios de ozono superficial, que alcanzan su punto máximo durante la mitad del día, alcanzaron niveles nocivos para la salud en Portugal, España e Italia, con algunos lugares que midieron más de 200 μg/m3.

Si bien se pronostica que las concentraciones disminuirán en la península Ibérica, han aumentado a niveles superiores a 120 μg/m3 en el norte y el oeste de Europa desde el 18 de julio, ya que la ola de calor trajo temperaturas récord. Se prevé que alcancen su punto máximo entre el 18 y el 20 de julio antes de disminuir.

El ozono en la superficie de la Tierra es un contaminante clave del aire que puede afectar la salud humana, la agricultura e incluso los ecosistemas.

El ozono (O3) es un gas reactivo dentro de dos capas de la atmósfera, la estratosfera (entre altitudes de aproximadamente 15 y 50 km) y la troposfera (hasta aproximadamente 15 km de altitud). La conocida capa de ozono en la estratosfera protege la vida en la Tierra de la radiación ultravioleta del sol. Sin embargo, en altitudes más bajas, juega diferentes roles como un importante gas de efecto invernadero, en la regulación de la composición atmosférica y como un componente del contaminante del aire donde es uno de los principales elementos del smog urbano. Como es un gas secundario formado por la interacción de la luz solar con compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno emitidos por combustibles fósiles y otras fuentes artificiales, es fundamental reducir las emisiones.

Mark Parrington, científico sénior del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS), comenta: “Los impactos potenciales de una contaminación de ozono muy alta en la salud humana pueden ser considerables tanto en términos de enfermedades respiratorias como cardiovasculares. Los valores más altos pueden provocar síntomas como dolor de garganta, tos, dolor de cabeza y un mayor riesgo de ataques de asma. La Clean Air Alliance estima que la contaminación por ozono causa aproximadamente un millón de muertes adicionales por año. Por eso es crucial que controlemos los niveles de ozono en la superficie”.

Los incendios forestales continúan arrasando partes del suroeste de Europa

Además del aumento de la contaminación por ozono, la ola de calor europea también está exacerbando la escala y la intensidad de los incendios forestales que actualmente arrasan el sur de Europa, especialmente en el suroeste de Francia, España y Portugal.

Las regiones más afectadas hasta la fecha incluyen la región de Gironde al sur de Burdeos, Extremadura y Galicia en España y partes de Portugal. Las condiciones secas de yesca y el calor extremo están exacerbando el riesgo de incendios forestales y los pronósticos de peligro de incendio del ECMWF, disponibles a través del Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus, advierten que una gran proporción de Europa occidental está en "peligro extremo de incendio" con algunas áreas de "peligro de incendio muy extremo". Además, el sistema CAMS GFAS se basa en observaciones satelitales de ubicaciones de incendios forestales y Fire Radiative Power (FRP), una medida de intensidad utilizada para estimar las emisiones de contaminantes del humo.

Las emisiones totales estimadas de carbono de incendios forestales en España entre el 1 de junio y el 18 de julio ya son más altas que los totales de junio a julio de 2003 a 2021 en el conjunto de datos CAMS GFAS.

Emisiones totales estimadas de carbono de incendios forestales. Fila superior: Estimaciones CAMS de potencia radiativa de incendios para Francia, España y Portugal. Fila inferior: sistema CAMS GFAS que muestra las emisiones de carbono de incendios forestales para los mismos países en junio y julio. Crédito: Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus.

19 julio 2022

Copernicus

Esta entrada se publicó en Actualidad en 20 Jul 2022 por Francisco Martín León