tiempo.com

El río Po se seca

Zonas del norte de Italia están sufriendo una sequía sin precedentes y uno de sus ríos más importantes se está secando y las perspectivas no son buenas a corto y medio plazo

Animación de Copernicus Sentinel-2 mostrando una parte del valle del Po. Ver texto para detalles

Esta animación de Copernicus Sentinel-2 muestra una parte del valle del Po, cerca de Piacenza, y revela cómo el río se ha reducido significativamente entre junio de 2020 y junio de 2022.

Sequía y el río con los niveles muy bajos de agua

Extendiéndose desde los Alpes en el noroeste hasta el Mar Adriático en la costa este, la vasta vía fluvial es una fuente vital de agua para varias regiones. Se utiliza para beber agua, nutre grandes extensiones de tierra agrícola y produce energía hidroeléctrica en el norte de Italia.

El agua en el valle del Po ahora ha caído a niveles mínimos históricos, en parte como resultado de la falta de lluvia que ha estado sufriendo el norte de Italia, así como de las altas temperaturas y la falta de nieve en las montañas que alimentan el río. Muchas de estas áreas han estado sin lluvia durante más de 110 días, según el Observatorio del Río Po.

El río Po es normalmente una amplia extensión de agua turbia (como se ve en la adquisición de junio de 2020), pero ahora se ha secado con grandes extensiones de arena expuestas (como se ve en la adquisición de junio de 2022).

Imagen reciente de una de las zonas del Po mostrando la casi ausencia de agua en el río. Water News Global

El valle del Po es la zona agrícola más importante del país, ya que produce alrededor del 40 % de los alimentos de Italia, incluidos el trigo, el arroz y los tomates. Con la sequía en curso, los agricultores luchan por mantener los cultivos irrigados y se ha pedido a muchas ciudades del valle del Po que racionen el agua durante la noche en medio de la sequía.

Benjamin Koetz, Jefe de la Oficina de Iniciativas Sostenibles de la ESA, dijo: “Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la agricultura consume hasta el 70 % del agua dulce y, considerando la creciente escasez de agua, el uso del agua debe ser más eficiente en este sector. . Para ello, la ESA está preparando la Misión de Monitoreo de la Temperatura de la Superficie Terrestre como parte de las Misiones de Expansión Copernicus que nos permitirá monitorear la evapotranspiración de los cultivos a nivel de campo y, con ello, apoyar prácticas de riego sostenibles”.

Según los nuevos resultados publicados por un proyecto financiado por la ESA llamado CAREHeat, el mar Mediterráneo está sufriendo actualmente una ola de calor marino con temperaturas en mayo de 2022 4 °C más altas que el promedio del período 1985-2005. Según los hallazgos, la temperatura del agua superficial alcanzó picos de más de 23°C.

El proyecto, que cuenta con la participación de agencias de investigación italianas como la Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible (ENEA) y el Consejo Nacional de Investigación (CNR), busca desarrollar estrategias para identificar olas de calor marinas y determinar su efecto. sobre los ecosistemas marinos y actividades económicas como la pesca.

ESA

Esta entrada se publicó en Noticias en 09 Jul 2022 por Francisco Martín León