El hielo ártico se funde masivamente por una ola de calor

La irrupción masiva de aire muy cálido venido desde el sur de Europa, y que ha afectado a Escandinavia, podría generar un deshielo masivo en zonas árticas, especialmente en las zonas de Groenlandia y áreas marítimas de alrededor

Francisco Martín León Francisco Martín León 30 Jul 2019 - 03:30 UTC
El hielo ártico (marino y continental) podría sufrir un deshielo masivo a finales de julio y principios de agosto de 2019 por la irrupción de una masa de aire muy cálida.

El aire cálido que ha dejado temperaturas históricas en amplias zonas del norte de Europa (más de 30 y 35 ºC en amplias zonas escandinavas) se dirige, a finales de julio y principios de agosto, hacia las regiones de Groenlandia y el mar Ártico del Atlántico Norte. Y todo esto coincidiendo con mínimos históricos previos en la extensión del hielo marino ártico.

No hay que olvidar que las altas temperaturas y el tiempo seco en zonas terrestres árticas ha generado una vasta cantidad de fuegos e incendios forestales que no ha tenido precedentes hasta ahora: desde Siberia a Alaska, pasando por Groenlandia y Canadá.

Temperaturas máximas sorprendentemente cálidas en Escandinavia para el día 27 de julio de 2019. Meteociel.fr

El tiempo en el Ártico influye en otras regiones del mundo

Las irrupciones de aire cálido en el Ártico ya se han producido otras veces por la presencia de borrascas activas venidas del sur que inyectaban aire cálido en latitudes muy altas o por la presencia de dorsales acusadas que en su ramal ascendente transporta aire muy cálido y seco, como está ocurriendo estos días y en los venideros, pero esta vez de forma amplia e intensa.

Mapa medio de las anomalías de temperaturas a 2 m para los tres próximos días comenzando el 29 de julio. ClimateReanalyzer

Y esto es preocupante ya que el Ártico se está calentando más deprisa que otras regiones del mundo. Esto conlleva una pérdida del hielo marino ártico, que a su vez deja más zonas abiertas de aguas para que se puedan calentar a un más y no reflejar la energía solar que se reflejaría si hubiera hielo. Este efecto de retroalimentación genera un Ártico menos frío, y menos contraste térmico entre las zonas polares y tropicales. El resultado es la presencia de una corriente en chorro más débil y con más meandros (un jet polar muy ondulado) amplificados y estancados que conduce a irrupciones frías hacia el sur y cálidas hacia el norte, tiempo extremo a fin de cuentas.

Anomalías de temperatura a 850 hPa de hasta 12 ºC según el modelo HRES-ECMWF para el día 30 de julio de 2019 a las 12 UTC. Meteociel.fr

Masiva fusión de hielo ártico

Con este escenario de un mundo más cálido, y con irrupciones de aíre cálido y seco en zonas árticas, se tiene estos días una masiva irrupción de aire venido del sur sobre Groenlandia y el mar ártico con temperaturas que sobrepasen los 10-15 ºC en zonas cubiertas por el hielo, ya fino y delgado de por si en este verano de 2019.

Mapas sobre la fusión del hielo en Groenlandia. NSIDC

La tendencia a la disminución del hielo ártico en zonas terrestres y marítimas puede ser muy excepcional en estos días del verano en el hemisferio norte con anomalías de temperaturas muy altas y persistentes.

Evolución temporal del hielo marino ártico por meses y años, así como valores medios. 2019 en azul. NSDIC

Más información sobre el hielo marino ártico y Groenlandia en https://nsidc.org/

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ártico, Ártico cálido, ola de calor, deshielo, en 30 Jul 2019 por Francisco Martín León
Publicidad