El calentamiento del Ártico responsable de tiempo extremo

Los nuevos modelos sugieren un calentamiento de las zonas árticas, que incluye períodos de frío en el invierno y olas de calor en el verano

Francisco Martín León Francisco Martín León 30 Jul 2019 - 01:00 UTC
Un Ártico que se calienta podría generar ondulaciones más amplias y persistentes de la corriente en chorro

Varios científicos han sugerido previamente un vínculo entre el calentamiento del Ártico y el tiempo extremo, y hay otro estudio que confirma este hecho.

La investigación más reciente utilizó un modelo climático de última generación y un algoritmo de aprendizaje automático diseñado para comprender la química del ozono para simular el comportamiento de la corriente en chorro.

"Hemos desarrollado un algoritmo de aprendizaje automático que nos permite representar la capa de ozono como un elemento interactivo en el modelo y, al hacerlo, reflejar las interacciones de la estratosfera y la capa de ozono", dijo Erik Romanowsky, un investigador atmosférico en el Alfred Wegener Institute.

Calentamiento del Ártico y la corriente en chorro

La simulación mostró que a medida que el Ártico se calienta, la corriente en chorro disminuye su velocidad y es menos probable que tome un camino recto y paralelo al ecuador, en otras palabras se generan ondas o meandros.

El modelo climático actualizado determinó que una combinación de fusión del hielo marino y las ondas atmosféricas están ayudando a calentar la estratosfera ártica, donde se encuentra la corriente en chorro que separa el aire polar fríos del ecuatorial-tropical más cálido.

El aire fresco del Ártico es el motor de la corriente en chorro. A medida que la estratosfera ártica se calienta, los vientos de la corriente en chorro disminuyen y la corriente forma ondas.

Durante el invierno, la holgura permite que grandes masas de aire del Ártico penetren más al sur, causando peligrosos episodios de frío y olas de frío. En el verano, las ondas de mayor amplitud permiten que el aire caliente se desplace hacia el norte generando episodios de altas temperaturas y olas de calor.

Sin los efectos mediadores del aire frío del Ártico, las olas de calor pueden durar semanas en América del Norte y Europa. El bloqueo de la corriente en chorro también puede hacer que los patrones meteorológicos extraños se prolonguen por más tiempo de lo habitual.

Los científicos publicaron sus hallazgos en la revista Scientific Reports. Los resultados del artículo se hacen eco de las conclusiones de estudios anteriores, que predijeron que los inviernos norteamericanos serán más cálidos y más fríos en el futuro.

"Después del uso exitoso del aprendizaje automático en este estudio, ahora estamos empleando por primera vez inteligencia artificial en modelos climáticos, ayudándonos a llegar a sistemas de modelos climáticos más realistas", dijo el científico climático Markus Rex. "Esto tiene un tremendo potencial para futuros modelos climáticos, que creemos que proporcionarán proyecciones climáticas más confiables y, por lo tanto, una base más sólida para la toma de decisiones políticas".

Referencia

The role of stratospheric ozone for Arctic-midlatitude linkages. Erik Romanowsky, Dörthe Handorf, Ralf Jaiser, Ingo Wohltmann, Wolfgang Dorn, Jinro Ukita, Judah Cohen, Klaus Dethloff & Markus Rex. Scientific Reports volume 9, Article number: 7962 (2019)

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ártico, Calentamiento del Ártico, Calentamiento ártico amplificado, en 30 Jul 2019 por Francisco Martín León
Publicidad