Dana: fase activa mediterránea e interacción subtropical

La depresión aislada de niveles altos, dana, de estos días, 24-28 de agosto de 2019, se dirige al Mediterráneo después de atravesar la Península dejando importantes precipitaciones e inundaciones locales en el interior

Francisco Martín León Francisco Martín León 27 Ago 2019 - 03:00 UTC
Secuencia de imágenes de vapor de agua y campos de geopotencial (línea roja gruesa) en 300 hPa e isotacas (en amarillo y línea gruesa) desde 26 agosto 2019 00 UTC al 27 de agosto de 2019 00 UTC. EUMETRAIN

En su evolución durante el día 26 de agosto, la dana comenzó a tener reflejo en superficie sobre el mediodía en su vertical de niveles altos, estrictamente hablando sería ya una baja fría aislada, BFA, de niveles altos. Realmente lo que tenemos en fase de dana o de BFA es una borrasca simple y llanamente que se ha aislado de la circulación madre polar, en este caso. Por comodidad seguiremos hablando en esta fase de dana.

Mientras tanto, la dana había generado un entorno favorable para el desarrollo de tormentas y convección organizada en el interior peninsular. Los ingredientes están en el mismo instante y lugar para la convección y las tormentas profundas organizadas, a saber: mecanismos de disparo, mucha humedad, mucha inestabilidad y cizalladura del viento adecuada.

Notar como el chorro o jet polar, en este caso, se está desplazando hacia el cuadrante este de la dana, en su flanco delantero, mientras que el trasero se debilita y desaparece.

Nuevos “actores” se unen en la tarde noche

Cuando el calentamiento diurno desaparece (hay que recordar que estamos aún en agosto) gran parte de la convección remite y quedan los focos convectivos más organizados que son capaces de autorregenerarse. Pero dos actores aparecen de nuevo en escena en esta situación: una baja en niveles bajos de origen orográfico y una irrupción subtropical venida desde el norte de África.

Ambos sistemas aportan humedad e inestabilidad, así como un forzamiento adicional y focalizado en ciertas áreas para el desarrollo y mantenimiento de tormentas fuertes en zonas del Mediterráneo.

- La baja mesoescalar en capas inferiores aporta un flujo de aire cálido y húmedo en determinadas zonas
- La irrupción subtropical aporta más humedad e inestabilidad centrada en niveles medios-altos.

Hay que hacer notar que en determinadas ocasiones en esta banda subtropical viene con convección embebida ya desde Marruecos y Argelia, y, en determinadas ocasiones, con convección organizada (SCM y CCM) que salta al sureste peninsular y Baleares.

Ambos sistemas se aprecian en las imágenes y datos mostrados para el 27 de agosto a las 00 UTC. Los dos contribuyen al aumento del agua precipitable e inestabilidad en la zona.

Imagen de vapor de agua del 27 de agosto de 2019 a las 00 UTC. Campos de geopotencial (línea roja gruesa) en 300 hPa e isotacas (en amarillo y línea gruesa) del modelo HRES-ECMWF. EUMETRAIN
Imagen infrarroja junto con los datos de radar en escala de colores del 27 de agosto de 2019 a las 00 UTC. Campo de presión en superficie (con la baja mesoescalar "L" de 1010 hPa y en rojo) y la CAPE en líneas amarillas y rojas del modelo HRES-ECMWF. EUMETRAIN

Afortunadamente, la dana pasará rápido sobre el este peninsular y Baleares. Será historia a últimas horas del día 28 cuando pase al Mediterráneo central ya muy debilitada.

Puedes ver dos entradas anteriores de esta dana en la RAM:

Fase Inicial

Fase de aislamiento activo

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con DANA, Baja mesoescalar, BFA, borrasca fría aislada, en 27 Ago 2019 por Francisco Martín León
Publicidad