Migraciones de aves analizadas por radar

 

4.700 millones de aves salen de EE. UU. para pasar el invierno en los trópicos cada otoño

 

 



Los científicos de la Universidad de Cornell utilizaron una combinación de computación en la nube y estaciones de radar para contar la cantidad de aves que salen y regresan a los Estados Unidos cada año durante las migraciones de otoño y primavera. Los investigadores también rastrearon el movimiento de las aves durante el invierno  de los EE. UU. continentales

De 2013 a 2017, un promedio de 4 mil millones de aves se trasladó al sur de Canadá a los EE. UU. cada otoño, mientras que otras 4,7 mil millones cruzaron la frontera sur, en dirección a los trópicos. En la primavera, 3.500 millones de aves volaron hacia atrás a través de la frontera sur. Un promedio de 2.6 mil millones regresó a Canadá.

Los nuevos datos permitieron a los científicos calcular una tasa de rendimiento anual para cada subconjunto de migradores. Durante el estudio de cinco años, el 76 por ciento de las aves que invernan en los trópicos regresaron a los Estados Unidos. Las aves que invernan en los EE. UU. tuvieron una tasa de retorno de solo el 64 por ciento.

“Contrario al pensamiento popular, las aves que invernan en los trópicos sobreviven mejor el invierno que las aves que invernan en los EE. UU.”, dijo en un comunicado de prensa Andrew Farnsworth, líder del programa de aeroecología en el Cornell Lab of Ornithology. “Eso es a pesar del hecho de que las aves invernales tropicales migran de tres a cuatro veces más lejos que las aves que se quedan en los EE. UU.”

Los investigadores de Cornell diseñaron modelos sofisticados para analizar imágenes de radar y diferenciar entre diferentes biomasas. Los algoritmos mostraban que gorriones, petirrojos americanos y juncos de ojos oscuros cruzaban con mayor frecuencia la frontera norte, criando en Canadá e invernando en las currucas de los EE. UU., las oropéndolas y tangaras cruzaban con mayor frecuencia la frontera sur.

Gorriones, petirrojos y juncos vuelan distancias de migración más cortas, mientras que las currucas, oropéndolas y tangaras migran distancias más largas.

Las diferencias en la tasa de retorno sugieren que las aves se enfrentan a un mayor número de peligros en los EE. UU. durante el invierno.

“Todas las aves necesitan hábitats adecuados con suficientes recursos para sobrevivir durante el invierno”, dijo Ken Rosenberg, científico de conservación en el Cornell Lab. “Las aves que invernan en los EE. UU. pueden tener más alteraciones en el hábitat y más edificios en los que chocar, y es posible que no estén adaptadas para eso”.

La investigación sugiere que las aves que pasan el invierno en EE. UU. tienen un mejor éxito reproductivo, lo que compensa la mayor tasa de mortalidad. Las aves que invernan en los trópicos producen menos crías, pero más adultos sobreviven el invierno para reproducirse nuevamente en la primavera siguiente.

El nuevo estudio, publicado el lunes en la revista Nature Ecology and Evolution, sugiere que las ventajas de los trópicos podrían desaparecer sin la mejora de los esfuerzos de conservación.

“Los migrantes de larga distancia parecen apostar por tener una alta supervivencia en los trópicos, y por lo tanto son más sensibles a lo que ocurre con sus áreas de invernada”, dijo Adriaan Dokter, un becario postdoctoral en el Cornell Lab. “Incluso una pequeña disminución en la supervivencia debido a los cambios en sus hábitats tropicales podría causar un descenso precipitado”.

Los científicos de Cornell detallaron su capacidad para predecir las migraciones de aves con hasta siete días de anticipación mediante el análisis de imágenes de radar.

Estudios previos sugieren que las migraciones de aves se producen cada vez más temprano a medida que el planeta se calienta, un fenómeno que podría causar problemas a las aves que dependen de los recursos alimentarios estacionales.

 

Referencia

Seasonal abundance and survival of North America’s migratory avifauna determined by weather radar. Adriaan M. Dokter, Andrew Farnsworth, Daniel Fink, Viviana Ruiz-Gutierrez, Wesley M. Hochachka, Frank A. La Sorte, Orin J. Robinson, Kenneth V. Rosenberg &Steve Kelling

Nature Ecology & Evolutionvolume 2, pages1603–1609 (2018)

https://www.nature.com/articles/s41559-018-0666-4?WT.feed_name=subjects_systems-biology

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *