Aumento de rayos por efectos del ser humano

Las descargas eléctricas no destellan por igual en la Tierra. El fenómeno ocurre más a menudo sobre la tierra que sobre los océanos, y más a menudo en las áreas más cercanas al ecuador que en las latitudes medias y altas. Pero el ser humano puede interferir en este proceso.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 21 Dic 2017 - 22:59 UTC

De acuerdo con una investigación reciente dirigida por Joel Thornton, un científico atmosférico de la Universidad de Washington, los humanos también pueden afectar a las descargas en las nubes de tormentas.

La conexión entre el ser humano y rayos es visible a lo largo de dos de las rutas marítimas más transitadas del mundo en el Océano Índico y el Mar del Sur de China. El mapa superior muestra las emisiones de partículas del escape del barco (naranja), calculadas a partir de una base de datos de tráfico de embarcaciones marítimas en la región.

El segundo mapa muestra la densidad promedio de un rayo por año entre 2005 y 2016, según lo detectado por World Wide Lightning Location Network (WWLLN). Las bandas estrechas de color violeta claro indican dónde se produjeron los aumentos en los rayos.

Los investigadores encontraron que, en promedio, la frecuencia de los rayos sobre las rutas es el doble de lo que ocurre en las regiones inmediatamente adyacentes a esas líneas. "Ha sido una sorpresa encontrar esta característica en los datos y hacer que sea tan claramente pronunciada", dijo Thornton.

Señala que la idea de partículas de aerosoles que influyen en la intensidad de la tormenta y los rayos ha sido discutida durante más de una década, pero que no ha habido consenso en que el efecto sería importante. "Nuestro descubrimiento proporciona uno de los ejemplos más claros de una perturbación humana en las partículas de aerosoles y los rayos en una región que de otro modo sería limpia".

El WWLLN es un tesoro de datos, con sensores terrestres que registran los rayos en todo el planeta. El trabajo de Katrina Virts, una científica atmosférica en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA, recientemente hizo que la red fuera aún más valiosa. Al reprocesar la climatología global de los rayos, pudo aumentar la resolución por un factor de cinco. La ubicación de los rayos se puede determinar ahora dentro de 10 kilómetros cuadrados.

Los mapas de alta resolución de Virts llevaron a Thornton y sus colegas a seguir la hipótesis de que los escapes de los barcos estaban realzando o aumentando los rayos. El equipo comparó los datos de rayos en la superficie observados en las rutas marítimas del Océano Índico con los datos del sensor Lightning Imaging en el satélite Misión de medición de precipitaciones tropicales (TRMM).

También utilizaron datos de radar de TRMM para comprobar si ciertas partes de las nubes de tormenta contenían más gotas de líquido en medio del vapor de agua y las partículas de hielo. Tal aumento ocurriría si las partículas en el escape de los barcos estuvieran cambiando la estructura de la nube en el área.

"Nuestros resultados indican que las partículas de escape del barco están, de hecho, transformando lo que sería una tormenta de lluvia tropical en una tormenta, desde ningún rayo hasta una tormenta con rayos", dijo Thornton. "Las partículas están aumentando el desarrollo vertical de las tormentas eléctricas para tener incluso más rayos de lo que tendrían de otra manera".

Referencias


Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, usando datos de Thornton, Joel A., et al. (2017). Historia de Kathryn Hansen.

Instrumento (s): Medición in situ,

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con rayo, aerosoles, Influencia humana, en 21 Dic 2017 por Francisco Martín León
Publicidad