De la sequía al diluvio en California: 188.000 personas evacuadas

Después de que la sequía extrema y la escasez de agua plagaron California por años, una serie de borrascas  de invierno empujó los embalses en el valle de Sacramento hasta sus límites en enero y febrero de 2017.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 13 Feb 2017 - 21:29 UTC

Los ríos y los embalses están llenos en todo California. El conjunto de sensores VIIRS del satélite  Suomi NPP capturó esta imagen de color natural de los canales llenos de sedimentos en el Valle de Sacramento el 11 de febrero de 2017. Para la comparación, la segunda imagen muestra la misma área el 9 de noviembre de 2016 antes de que el tiempo húmedo llegara. Grandes cantidades de agua se han agrupado en el Yolo Bypass, un área de almacenamiento de agua diseñada para minimizar las inundaciones en Sacramento.

Los sedimentos que se agitaron durante las inundaciones han convertido las vías navegables de todo el norte de California, incluyendo la bahía de San Pablo y la bahía de Suisun, una sombra oscura de color marrón.

Con estaciones meteorológicas en el norte de Sierra Nevada registrando altos niveles de precipitación para el año agua 2016-2017, los niveles están muy por encima del promedio histórico en el Valle de Sacramento y en otras partes de California. Al 11 de febrero de 2017, el Lago Oroville llagaba al 151 por ciento de la media histórica. El Lago Folsom estaba en el 144 por ciento, el Lago Shasta en el 138 por ciento, el Depósito de Don Pedro en el 141 por ciento y el Lago McClure en el 182 por ciento.

En la presa de Oroville, la situación se volvió grave el 7 de febrero de 2017, cuando un gran agujero apareció en el vertedero de hormigón principal, una parte de los administradores de presas utilizan para liberar el exceso de agua de manera controlada.

El agujero limitaba la cantidad de agua que las autoridades pudieron liberar de manera segura a través del vertedero, por lo que los niveles de agua en el embalse continuaron aumentando. Unos días más tarde, el agua comenzó a fluir sobre un aliviadero de emergencia que nunca antes había sido utilizado. Cuando el vertedero comenzó a mostrar signos preocupantes de erosión el 12 de febrero, las autoridades ordenaron la evacuación de 188.000 personas que vivían río abajo.

[youtube]https://youtu.be/bephol1Ormg[/youtube]

Los niveles del Lago Oroville han disminuido desde la orden de evacuación y el riesgo de una falla catastrófica ha disminuido. Pero los administradores siguen preocupados porque las lluvias previstas para esta semana podrían elevar los niveles de agua de los embalses y tensionar los vertederos de nuevo.  Desde las 11 de la mañana del 13 de febrero, la orden de evacuación seguía en vigor.

Fuente: NASA - NOAA

Esta entrada se publicó en Noticias en 13 Feb 2017 por Francisco Martín León
Publicidad