Las olas de calor del año 2003: ¿Una señal de la tendencia térmica en los futuros veranos?

 

RAM


Anomalía térmica a 2 metros (ºC) en el verano de 2003 respecto a las valores climáticos del ERA-40 (periodo 1958-2001, ver detalles del proyecto al final). Fuente Newsletter 99-2003 ECMWF.

El verano del 2003 fue uno de los más cálidos y secos de los últimos tiempos en muchas regiones de Europa. Las temperaturas máximas extremas alcanzadas en Francia, Suiza, Alemania, Italia, España Inglaterra, etc., junto con las secas condiciones medioambientales, produjeron miles de muertos por una de las olas de calor más adversas que se recuerdan.

Las condiciones anticiclónicas, casi generalizadas y persistentes, se prolongaron casi desde Mayo hasta finales de Agosto. El anticiclón de las Azores y la ZCIT (Zona de Convergencia Inter Tropical) se desplazaron hacia el norte y una masa de aire cálido y seco se situó sobre gran parte de Europa y el Mediterráneo. Mientras, las borrascas extratropicales se desplazaban más al sur en el Atlántico para tomar, posteriormente, un desplazamiento por encima de Irlanda hacia los países escandinavos en el flujo de los suroestes. El periodo de Abril-Agosto de 2003 destaca con una máxima anomalía anticiclónica en la zona analizada, tanto en superficie como a 500 hPa.

La situación anticiclónica pertinaz hacía que las temperaturas máximas diurnas alcanzaran records históricos, la mínimas nocturnas se elevaban llegando a valores muy llamativos (27, 6 ºC en Weinbiet, Alemania) y las condiciones de sequedad fomentaban los incendios forestales. Lo peor de todo fue la elevada mortandad de seres humanos en este episodio de calor.

La presencia de un anticiclón pertinaz no puede explicar por si solo la presencia de tal adversa ola de calor. Otros factores debieron actuar de forma sinergética. En Francia, por ejemplo, se observó importantes subsidencias que inhibían la formación de nubes de desarrollo vertical en la época estiva acompañada de advecciones cálidas.


Temperatura máxima registrada en el sinop de Milán ( norte de Italia) durante el verano del 2003 (línea roja). La línea verde representa los valores climatológicos del periodo 1961-1990. Fuente, Newsletter 99-2003 del ECMWF.

En promedio las anomalías de temperatura en Europa estuvieron comprendida entre los 4.2 º en Junio, 3,8 en Agosto y 2 º en Mayo y Julio. Las anomalías más extremas se dieron en Francia y Suiza donde se alcanzaron más de 5º C en amplias zonas. En conjunto 2003 fue el verano más cálido desde 1864 en Suiza, sur de Alemania y este de Francia.

En otro orden de cosas, la Organización Mundial para la Salud, OMS, estimó en más de 15 000 muertos el número de personas fallecidas directamente por los efectos de las olas de calor en este periodo en los países europeos, destacando en números, Francia, Portugal e Italia. Otras fuentes apuntan a que el número de fallecimientos directos o indirectos por la ola de calor pudo ser aún mayor.

Los incendios de amplias zonas forestales en diversos países, perdidas agrícolas y ganaderas, apagones de luz en grandes ciudades, deshielo marcado en zonas altas de los Alpes, etc., fueron otras de las tantas consecuencias de la o las olas de calor sufridas por gran parte de Europa en el verano de 2003.

Futuras tendencias térmicas

Varios proyectos europeos sobre el clima futuro y modelos climáticos tratan de analizar si este tipo de situaciones adversas se pueden repetir en este siglo y, en particular, si la tendencia apunta a un aumento de estas condiciones tan adversas.

La vía para responder a esta pregunta se realiza gracias al uso combinado de los modelos climáticos globales acoplados atmósfera-océano y a los modelos regionales anidados (como son los proyectos MICE, STARDEX, PRUDENCE, entre otros).

Las figuras mostradas a continuación corresponden al Modelo regional del Centro Hadley de Inglaterra versión 3P, HadRM3P, forzado por el modelo global que se pasa en dicho centro, el HadAM3P, integrado hasta el año 2100 y de acuerdo con el escenario del IPCC SRES A2, donde se tienen en cuenta unas posibles condiciones de emisiones de aerosoles y concentraciones de gases efecto invernadero determinadas.

Las salidas se corresponden con el número de días donde las temperaturas máximas a 2 metros, T2m, superan los 30 º en el área afectada por la ola del verano de 2003. Estos pueden llegar a ser de entre 35-48 días. Otros modelos dan entre los 20-64 días. Los resultados señalan que existe una tendencia a un aumento de situaciones térmicamente adversas en la zona europea analizada. Respecto a la precipitación, el número de episodios raros o extremos aumentará en condiciones que apuntan a una mayor presencia de días secos.


Incremento del número de de días en verano (Junio-Agosto) con un máximo de T2m que exceda de 30º C en el periodo 2070-2099 calculado respecto al periodo climático de control 1960-1989, en simulaciones con el modelo climático regional HardRM3P. b) igual que “a” pero para días secos, definidos como días del modelo don de la lluvia acumulada está por debajo de los 0.5. Fuente, revista Weather. Vol. 59 No. 8.


El verano tan tórrido vivido en el 2003, y las inundaciones sufridas en Europa central durante el 2002, podrían parecer como unas de las consecuencias de los efectos del calentamiento climático global, pero esto no es del todo cierto y esta afirmación debe ser matizada. Europa ha sufrido graves inundaciones y periodos de calor, posiblemente tan intensos, o más, en la época posintrumental. Nuestro corto periodo de tiempo con datos registrados instrumentalmente es solo de unos unos cientos de años y la rareza de los fenómenos extremos no permite afirmar, a ciencia cierta, que el verano del 2003 es una consecuencia del calentamiento global.

Los modelos climáticos prevén una tendencia hacia un aumento de días más cálidos y secos en promedio bajo ciertos escenarios o condiciones de contorno de emisiones de gases invernadero. El verano del 2003 puede ser un vivo ejemplo de lo que puede acontecer en un futuro cercano si no tomamos medidas adecuadas para evitarlo.

Bibliografía

– Newsletter del ECMWF Nº 99. Autumn/Winter 2003. The exceptional warm anomalies of summer 2003.

http://www.ecmwf.int/publications/newsletters/pdf/99.pdf

– The 2003 European summer heatwaves and drought- synoptic diagnosis and impacts, 2004. A.H. Fink, T. Brücher, A. Krugër, G. C., Leckebusch, J. G Pinto and U Ulbrich. Weather, Vol. 59 No. 8, 209-215.

– Factors contributing to the summer 2003 European heatwave, 2004. E. Black, M. Blackburn, G. Harrison, B. Hoskins and J. Methven. Weather, Vol. 59 No. 8, 217-223.

El verano del 2003 en España según el INM

Junio trae nuevos máximos históricos de temperatura

http://www.inm.es/web/izq/noticias/archivo/efemjun03.html

Julio vuelve a batir máximos de temperatura

http://www.inm.es/web/izq/noticias/archivo/olacalorjulio03/olacalorjulio03.html

Características generales del año 2003

http://www.inm.es/web/sup/ciencia/divulga/pdf/caracteristicas.pdf

http://www.inm.es/web/sup/ciencia/divulga/olacalor2003/olacalor2003.html

¿Qué es el proyecto ERA-40?

http://www.ecmwf.int/research/era/Project/index.html

http://badc.nerc.ac.uk/data/ecmwf-e40/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *