BREVES NOTAS CLIMÁTICAS DE LA CARA NORTE DE LOS MONTES DE TOLEDO

 

Por David López-Rey Lumbreras
[email protected]

Generalidades

Exceptuando la obra de Fernando Aranda Alonso “Notas sobre el clima de Toledo”, que aborda el comportamiento atmosférico en la Ciudad Imperial, el estudio climático de la provincia (y no digamos ya nuestra comarca) ha sido un campo de investigación muy poco fértil en cuanto a publicaciones dedicadas exclusivamente a este terreno.

En este artículo no se pretende hacer un exhaustivo análisis sobre la Climatología toledana, sino un breve resumen de la riqueza climática de nuestra zona monteña.

Poco más de dos centenares de pueblos forman el término provincial, y de ellos casi 90 cuentan en la actualidad con estación meteorológica. Es más, algunos pueblos, como Villafranca de los Caballeros, cuentan con más de un observatorio. Principalmente estas estaciones sólo son pluviométricas, es decir, sólo miden lluvia (ya sea en forma líquida o sólida), y unas 30 además miden temperaturas (estaciones termopluviométricas).

En líneas generales, el clima toledano se caracteriza por su sequedad en las precipitaciones y temperaturas muy extremas, llegando las máximas absolutas a superar los 40º en verano y las mínimas absolutas hasta los –10ºC en situaciones de olas de frío.

Factores que definen el clima de un lugar

Podemos resaltar cuatro: la altitud, la proximidad al mar, el relieve próximo y la latitud. Brevemente, comentaremos cada una de estas causas.

La altitud. Todos sabemos que cuanto más ascendemos en una montaña, en la cima la temperatura es más baja (en condiciones atmosféricas normales) que en su falda. Ello es debido a que en altura hay menor presencia de aire, por lo tanto aunque la falda y la cima de una montaña reciban prácticamente la misma cantidad de calor proveniente del Sol, la menor densidad de aire facilita la emisión de calor, con la consecuente bajada de temperatura. A esto hay que añadir que la principal fuente de calor de la atmósfera es la radiación que emite el terreno; con lo cual es más fácil que se caliente una capa próxima al suelo, que una que esté a una cierta altura.

La proximidad al mar (continentalidad). El agua es un excelente regulador de temperatura. Supongamos que medimos con un termómetro la temperatura que tiene una determinada masa de agua (un mar, un lago o un río) y la comparamos con la que tiene el aire, observaremos que la primera es más uniforme que la segunda. Debemos echar mano de la Termodinámica para explicar este fenómeno. Una de las características térmicas de un cuerpo (bien sea sólido, líquido o gas) es el ritmo con que absorbe o pierde calor, llamado calor específico. Pues bien, el agua tiene un calor específico mayor que el aire, lo que quiere decir que retiene más el calor que aquel.

El relieve próximo. Resulta curioso que uno de los lugares más lluviosos de España está en Cádiz, más concretamente en el pueblo de Grazalema (cada año caen, por término medio, 2090 l/m2). Este municipio se encuentra en una especie de callejón formado por unas sierras, cuya “bocacalle” desemboca frente a los vientos del SW, los famoso ábregos o llovedores. De tal forma que cuando este viento sopla, se encajona sobre Grazalema y al ser obligado a ascender, se enfría y facilita así la precipitación. Por tanto que un pueblo esté resguardado de un tipo de viento o desnudo de montañas, determina claramente su seña climática.

La latitud. Este elemento tiene doble juego. Todos sabemos que el Sol a mediodía en invierno está más bajo que en verano. Así pues, en la estación estival los rayos solares inciden sobre el suelo con gran inclinación, “con más fuerza”, que en el mes de Diciembre, facilitando así el calentamiento del aire próximo al suelo. Y por otra parte, la latitud determina la duración del día y de la noche a lo largo de todo el año: mientras en el Ecuador tienen 12 horas de luz y otras 12 de noche en cualquier día del año, en los Polos sufren 6 meses de sol continuo y otros 6 meses de absoluta oscuridad, con los consecuentes contrastes térmicos asociados. Debido a la poca extensión de nuestra provincia, este factor no tiene gran relevancia.

Apuntes sobre la geografía de la zona

Los Montes de Toledo es una desgastada y vetusta cordillera que se extiende desde Extremadura hasta La Mancha. Tiene su origen en el Carbonífero, más concretamente en su etapa del Herciano (entre 600 y 500 millones de años). Por aquella época se produjeron las glaciaciones por lo que el clima en esta región de la Península era lluvioso y húmedo como lo confirman los numerosos riachuelos y torrentes, ya todos en fase de senectud, que la forman. Así mismo, los numerosos fósiles hallados como trilobites y ammonites, animales acuáticos prehistóricos, dan otra prueba de su antiguo clima.

Haciendo un esbozo, se pueden distinguir, de poniente a levante, las siguientes sierras en dos hileras: Altamira, La Majana, Corral de Cantos, El Castañar y Los Yébenes; y paralelamente, El Pocito, El Chorito y La Calderina. La cota de mayor altura es el pico de Rocigalgo (1447m) en la sierra Fría, perteneciente a la de La Majana.

Dada su escasa altura, los Montes de Toledo apenas representan una frontera climática natural. Tan sólo con los temporales del suroeste se observan discrepancias importantes en las precipitaciones.

En cuanto a la hidrografía, son pocos los arroyos que tienen caudal a lo largo del año. Destacan, de oeste a este, los arroyos: Gébalo, Pusa, Cedena, Torcón, Guajaraz y Algodor en la vertiente del Tajo; y Estena, Estenilla, Bullaque y Valdehornos que arrojan sus aguas al Guadiana.

Para este estudio, se han tomado como ejemplos: Toledo, Polán, San Martín de Montalbán, Navahermosa y Los Navalucillos, todos ellos pertenecientes a la provincia de Toledo.


ÁREA DE ESTUDIO


Distribución espacial de las precipitaciones

La provincia de Toledo tiene una gran riqueza climática, puesto que hay grandes contrastes entre unas comarcas y otras. En cuanto a la pluviometría, podemos ver unos máximos de lluvia en la Sierra de Gredos y en la zona más occidental de la Jara con cantidades de más de 900 litros por metro cuadrado en un año (l/m2 año). Por otra parte, los mínimos de pluviosidad se dan en la comarca de la Mancha y en la zona más oriental de los Montes de Toledo, cuyos totales de lluvia al cabo del año pueden no llegar a los 400 l/m2 año.

Nota aclaratoria

A partir de aquí todas las cantidades de lluvia se refieren a precipitación media anual y todas las temperaturas a la temperatura media anual, salvo se indique expresamente lo contrario.

Toledo

Comenzamos nuestro viaje climático desde la capital. Se trata de una de las localidades más secas de toda la comarca, con unos 375 l/m2 año. Los meses más lluviosos son abril y noviembre con precipitaciones medias de 44.1 y 44.6 l/m2; el más seco corresponde a Agosto con poco más de 9 l/m2.

El mes más caluroso es julio con 25.9ºC y el más frío es enero con 6.5ºC. La temperatura media anual se sitúa en los 15ºC.

Polán

Apenas a 15 kilómetros al SW de la capital, nos encontramos con Polán. Su clima, en valores medios, difiere poco al de aquélla. Las lluvias son ligeramente más elevadas que las de Toledo, con casi 380 l/m2 año. El mes de mayo es el más lluvioso con 56.5 l/m2, mientras que en el lado opuesto está julio con 3.5 l/m2 año. Como se podrá comprobar con algunos pueblos, por regla general, el mes de abril suele ser el más lluvioso en esta zona toledana; el que Polán tenga el máximo en mayo es debido a que su serie es corta (de 10 años, 1993-2002) y en este periodo sobresalió el mes de mayo de 1998 debido a su abundancia de lluvia, lo que ha hecho que la estadística dé a este mes el máximo de precipitación (confiamos que este pico se vaya suavizando con el paso de los años).

Las temperaturas son ligeramente más altas, siendo julio el mes de mayores temperaturas con 26.9ºC y su antagonista es enero con 6.4ºC. La temperatura media del año está en los 15.9ºC.


San Martín de Montalbán

Siguiendo en dirección SW, a otros 15 kilómetros nos encontramos con el pueblo de San Martín de Montalbán. Las lluvias en esta localidad son muy parecidas a las de Polán en cuanto a valores medios anuales. Los meses en los que las nubes dejan mayor cantidad de agua es abril con 67 l/m2; mientras que son las tormentas de julio las que dejan menor cantidad con casi 9 l/m2.

Las temperaturas siguen la misma pauta que en los casos anteriores. Julio es el mes de mayor temperatura media (25.8ºC), mientras que enero es el de menor (5.3ºC). La temperatura media del año, es ligeramente más baja que en Polán y Toledo, sin duda influenciada por su mayor proximidad a los Montes.


Navahermosa

Los navahermoseños tiene un clima con claros tintes monteños: sus lluvias son más abundantes (pasan de los 500 l/m2 año) y las temperaturas son notablemente más bajas. Los pluviómetros de este municipio recogen más lluvia en el mes de abril (68.5 l/m2) mientras que es julio cuando menos (unos 9.5 l/m2). La precipitación media de Navahermosa supera ya la barrera de los 500 l/m2 año (llegan, por término medio a los 508 l/m2 año).

Los termómetros del pueblo llegan hasta los 25.7ºC en el mes de julio y bajan hasta los 6.2ºC en los mese de enero y diciembre. Su temperatura media anual está en los 14.8ºC.

Los Navalucillos

Acabamos nuestro recorrido meteorológico en el pueblo más lluvioso de toda la comarca de los Montes de Toledo. Si en Navahermosa llegaban hasta los 508 l/m2 año, en Los Navalucillos se alcanzan los 555 l/m2 año. El mes de mayor pluviosidad es abril con 72 l/m2 y el de menor es julio con casi 9 l/m2.

Los termómetros oscilan entre los 25.3ªC de julio y los 5.7ºC de enero, siendo la temperatura media anual de 14.4 (más baja aún que en Navahermosa).

De forma gráfica.-
Si se representan la altitud de cada observatorio frente a la precipitación media recogida, se ve claramente que hay una íntima relación entre ambas variables. Como era de esperar a mayor altitud, mayor cantidad de precipitación.

Yendo un poco más lejos, se puede intentar ajustar estos datos a una recta. Es decir, ver si entre ambos parámetros hay una relación lineal. Usando las matemáticas, los resultados dicen que el 80% de los puntos se rigen por esa ley lo cual es un resultado aceptable dada la complejidad del terreno.

OBSERVATORIO ALTITUD PRECIPITACIÓN
Toledo 516 374
Polán 648 380
San Martín 654 380
Navahermosa 735 508
Los Navalucillos 740 555

Comentarios finales

De esta forman tan sencilla se ha intentado acercar el estudio climático de los Montes de Toledo al público general.

Ni que decir tiene que aquí sólo se han dado unos matices muy generales (quizá demasiado) para dar una idea global del comportamiento atmosférico en esta región. Sin embargo, creo que ha quedado claro la gran diversidad climática de nuestra zona al contar en ella con multitud de relieves y escenarios geográficos.

Por último he de agradecer a esos colaboradores del Instituto Nacional de Meteorología, a los cuales pertenezco, por su tesón y rigurosidad en la medida de las distintas variables meteorológicas de sus pueblos, que, gracias a ellos y desde su anonimato, estas notas han podido ser confeccionadas.

David LÓPEZ-REY LUMBRERAS

Bibliografía

ARANDA ALONSO, Fernando.- “Observaciones sobre el clima de Toledo”. Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos (I.P.I.E.T.). Toledo, 1982.

LÓPEZ-REY LUMBRERAS, David.- “Los distintos climas de la provincia de Toledo”. Notas de conferencia del mismo título. Polán, 2003.

INSTITUTO NACIONAL DE METEOROLOGÍA.- Base de datos del Centro Meteorológico de Madrid y Castilla-La Mancha.

 

6 pensamientos en “BREVES NOTAS CLIMÁTICAS DE LA CARA NORTE DE LOS MONTES DE TOLEDO

  1. Ana

    Buenos días os agradecería mucho,saber los datos de lluvia recogidos desde final de 2009 hasta ahora en la localidad de Polán, o lo más aproximado posible.
    Muchas gracias, un saludo.

  2. cristobal

    Hola, me llamo Cristóbal y me gustaría saber el tiempo que hizo, los fines de semana de Abril y Mayo de 2010, en Almorox (Toledo). Gracias

  3. jesus rey marcos

    Os agradecería datos sobre pluviosidad en la comarca de Villatobas en el mes de septiembre de 2009.

  4. Mari Cruz Garcia

    hola, me gustaria saber las lluvias caidas durante el mes de junio de 2009 en toledo.
    muchas gracias

  5. carmen

    hOLA, me gustaría saber los datos recogidos por el observatorio de Toledo de las lluvias de todo el año 2008 hasta junio de 2009.

    Muchas Gracias

  6. lidia

    hola!me gustría saber de que año son estos datos exactamente, por que me gustaría saber los datos de la lluvia recogidos por el observatorio de Toledo, Murcia, Guadalajara y A Coruña durante los siguientes años : desde 1997 hasta 2005.
    Os agradecería mucho que me aydáseis de veras.
    Muchas gracias.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *