Balance de junio 2021 en España: húmedo y cálido

Junio ha tenido grandes cantidades de lluvias que han regado la mayoría de nuestras regiones, con valores muy importantes en el extremo norte. Aún sin tener temperaturas extremas, sí han sido lo suficientemente elevadas para dejar un mes cálido.

Tormenta junio
Los aguaceros tormentosos han sido muy importantes en junio, por ejemplo en Badajoz ha llovido el 323% de su valor normal para este mes.

Este junio que acaba de terminar ha sido un mes típicamente de inicio de verano, con alternancia en los valores termométricos, aunque han terminado con una media superior a la normal. Las precipitaciones han sido superiores a lo habitual, abundantes en el tercio norte y en el resto de las comarcas la mayoría en forma de chubascos tormentosos desigualmente repartidos.

Por decenas, la primera se inició fresca, dando la última helada de la temporada y con cierta inestabilidad, registrando precipitaciones bien repartidas, con la excepción del extremo suroeste peninsular. Después hubo una situación anticiclónica que hizo que las temperaturas ascendiesen, superándose ya los 40 ºC y casi cesasen las lluvias.

La segunda decena estuvo caracterizada por la DANA que afectó a gran parte del país entre los días 16 y 20, con descenso de las temperaturas, excepto en el área mediterránea, donde ascendieron. Las precipitaciones fueron importantes, sobre todo en el tercio norte peninsular. Nuevamente la excepción fueron los litorales catalán y de Andalucía occidental, a los que se sumaron ambos archipiélagos, donde apenas hubo precipitaciones.

Finalmente, junio terminó con un episodio claro de estabilidad, valores termométricos en ascenso general y disminución de las precipitaciones hasta casi desaparecer.

Temperaturas elevadas

Las máximas han sido superiores a los valores habituales de este mes en casi todo el país. Las excepciones las encontramos en la cornisa cantábrica, puntos del suroeste peninsular y pequeñas áreas del centro-norte peninsulares, donde han sido inferiores.

El dominio anticiclónico en partes de la primera y tercera decena ha provocado valores elevados en muchas comarcas, solo compensados en una pequeña parte durante los días en los que la DANA de mediados de mes estuvo más activa. En estaciones de AEMET, el valor más alto mensual se alcanzó en Andújar (Jaén) el día 10, con 40,5 ºC. Destacar lo pronto que se llegó a la barrera de los 40 ºC en el sur de la Península.

El día 10 de junio se superó la barrera de los 40 ºC en el sur de la Península, realmente pronto.

Los valores nocturnos también se pueden considerar superiores a lo normal en la mayoría de las regiones, solo el refrescamiento producido en los días de la DANA de mediados de mes ha impedido que las mínimas hayan sido mucho más elevadas que la media. En estaciones de AEMET, que no son de alta montaña, el valor más bajo mensual se produjo el día 4, en Sanabria, Zamora, con -0,1 ºC, que podemos considerar la última helada de esta temporada, en 2020 se produjo el día 9.

En este mes ha habido varios récords en lo referente a los valores termométricos, en el caso de la temperatura máxima relativa más alta se ha producido en el aeropuerto de la isla de La Palma, en las Canarias, el día 9, con 29,2 ºC y en el de la temperatura mínima absoluta más alta, tenemos dos observatorios, en los aeropuertos de Almería, el día 12, con 25,2 ºC, noche ecuatorial y en el de Palma de Mallorca, el día 17 con 22,9 ºC, noche tropical.

Alcazaba y Murallas del Cerro de San Cristóbal, Almería.
Las temperaturas mínimas han sido elevadas, en particular en el área mediterránea, por ejemplo, en el aeropuerto de Almería se ha batido el valor de temperatura mínima absoluta más alta, con 25,2 ºC. Imagen de la Alcazaba y Murallas del Cerro de San Cristóbal, Almería.

Precipitaciones abundantes

Mes más húmedo de lo normal si consideramos el conjunto del país, aunque con cantidades irregularmente repartidas, tanto geográficamente como temporalmente. Mientras que ha llovido mucho en el extremo septentrional de la Península, con puntos que han superado los 200 l/m2 en el Cantábrico oriental, por el contrario, en comarcas de Andalucía occidental y de Cataluña apenas han caído 10 l/m2 y en especial en una pequeña área de la provincia de Huelva, donde prácticamente no ha llovido en todo junio, así como ha sucedido en gran parte del archipiélago canario.

En porcentaje, ha habido zonas de la cornisa Cantábrica, del sudeste peninsular y puntos aislados de la provincia de Badajoz y del centro-norte de la Península, donde la precipitación ha superado el 200% de su valor normal. Por el contrario, en el litoral de las provincias de Gerona, Barcelona y Huelva, las precipitaciones fueron muy escasas, inferiores al 25% de lo normal. En el archipiélago balear la lluvia ha sido también superior a la media, mientras que en el canario ha sido ligeramente inferior.

La actividad tormentosa durante varios períodos de junio provocó chubascos muy fuertes acompañados tormenta y de granizo, todo lo cual ha provocado daños en los cultivos y algunas inundaciones locales, como por ejemplo la sufrida en el centro de Madrid en la tarde del día 16.

En este mes se han batido varios récords en observatorios principales de precipitación máxima absoluta o relativa en un día, destacando la medición en Madrid, Retiro, el día 16 con 40,4 l/m2, batiendo el valor absoluto anterior que databa de 1921, con 32,8 l/m2.

Consideraciones finales

Ya ha empezado el verano, por tanto el período más seco en todo el país. En situación atmosférica normal, los únicos aportes que podemos esperar hasta la llegada de los temporales atlánticos de lluvia allá a finales de septiembre o principios de octubre, son debidos a situaciones que provocarán tormentas con aguaceros de distinta intensidad y repartidos desigualmente.

En este momento nos encontramos con zonas de Cataluña, de Andalucía occidental y de ambos archipiélagos que apenas superan el 60% de su valor medio de precipitación total acumulada en el año hidrológico. Lo que provoca que el porcentaje de humedad del suelo sobre su capacidad máxima esté a un escasísimo 10% en puntos de los valles del Ebro, del Tajo, del Guadiana y del Guadalquivir, así como en todo el archipiélago canario.

En lo referente a nuestras presas, el agua embalsada, a fecha de 29 de junio, es del 56,99% de su capacidad máxima, lo que supone un 6,5% inferior a la misma fecha del año pasado y nos encontramos por debajo de la media de los diez últimos años, en este caso algo más del 12%. Deberíamos de tener mucho cuidado si no queremos entrar en un duro período de sequía.