Un megavolcán y la Tierra "bola de nieve"

Hace 580 millones de años la Tierra era una bola de nieve ¿Qué causó este evento?

Francisco Martín León Francisco Martín León 24 Abr 2019 - 22:15 UTC
La Tierra "bola de nieve" cubierta por una capa de hielo y nieve

Un evento volcánico importante podría haber desencadenado una de las glaciaciones más grandes en la historia de la Tierra: la glaciación de Gaskiers, que convirtió a la Tierra en una bola de nieve gigante hace aproximadamente 580 millones de años.

Investigadores de la Universidad de Heidelberg y colegas de México han descubierto restos de una enorme área ígnea tan grande como resultado de los vastos flujos de lava.

En ese momento, se extendió a lo largo de tres continentes, que hoy en día comprende la corteza terrestre en partes de México, América del Norte y el norte de Europa. Las erupciones basálticas deben haber cubierto un área de al menos mil kilómetros de diámetro. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista "Geophysical Research Letters".

El volcanismo es un proceso natural que libera el gas de efecto invernadero dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. La meteorización de las rocas de silicato en la superficie de la Tierra atrapa el CO2 atmosférico y lo secuestra en rocas de carbonato.

"Eso garantiza la estabilidad a largo plazo de las condiciones de la superficie templada de la Tierra en comparación con el ambiente hostil de sus vecinos cósmicos, Venus caliente y Marte frío", explica el Prof. Dr. Axel K. Schmitt, del Instituto de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Heidelberg. Sin embargo, se sabe que las perturbaciones de este equilibrio han ocurrido a lo largo de la historia de la Tierra. "Al final del Proterozoico Eón, hubo tres glaciaciones globales. Desde el espacio, la Tierra se habría parecido a una bola de nieve", agrega el geocientífico.

Los derrames volcánicos extremos que resultan en las llamadas grandes provincias ígneas podrían ser responsables de estas glaciaciones globales de la Tierra de “bola de nieve”.
Cuando las masas terrestres continentales se rompen, se produce una irrupción global volcánica que también libera cantidades masivas de CO2 a la atmósfera, lo que puede causar el calentamiento global a corto plazo. Entonces, sin embargo, la roca de lava comienza a capear.

"El proceso de meteorización es especialmente intenso en las latitudes tropicales. En escalas de tiempo de millones a decenas de millones de años, las rocas meteorizadas pueden secuestrar suficiente dióxido de carbono para sumergir el clima de la Tierra en una edad de hielo extrema", explica el Profesor Schmitt.

El equipo germano-mexicano que incluyó investigadores del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensayos (CICESE) estudió rocas de diques basálticos de Novillo Gneiss en el estado mexicano de Tamaulipas. Estos diques son las raíces de los flujos de lava que han sido erosionados durante mucho tiempo.

El equipo de investigación demostró que las rocas de dique de México son indistinguibles en sus elementos traza y composiciones isotópicas a las rocas datadas de Canadá y Noruega. Además, el equipo de Heidelberg tuvo éxito en la recuperación de granos minerales microscópicos de baddeleyita de las muestras mexicanas.

La baddeleyita cristaliza exclusivamente en magma y, por lo tanto, es un indicador confiable para el momento del volcanismo. En este caso, con la ayuda de una microonda de iones de alta resolución espacial en el Instituto de Ciencias de la Tierra, se determinó que el mineral raro tenía 619 millones de años.

Según el profesor Schmitt, esta fecha coincide perfectamente con el momento en que se formaron las rocas encontradas en Canadá y Noruega. Los investigadores especulan que los efectos climáticos a largo plazo de esta gran provincia ígnea llevaron a la glaciación de Gaskiers aproximadamente 40 millones de años después.

Referencia

Coeval Early Ediacaran Breakup of Amazonia, Baltica, and Laurentia: Evidence From Micro‐Baddeleyite Dating of Dykes From the Novillo Canyon, Mexico. Bodo Weber, Axel K. Schmitt, Alejandro Cisneros de León and Reneé González‐Guzmán. Geophisical Researsh Letters. February 2019.

https://doi.org/10.1029/2018GL079976

Esta entrada se publicó en Noticias en 24 Abr 2019 por Francisco Martín León
Publicidad