Récord más bajo en la extensión del hielo en el mar de Bering

El 9 de marzo de 2019, terminado el invierno climatológico y cuando el máximo del hielo marino aún no se alcanza en la escala ártica, el Mar de Bering registró su extensión de hielo más baja desde 1978 para febrero y marzo, período climático de mayor extensión, con apenas el 21% de la superficie media (1981-2010)

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 13 Mar 2019 - 23:15 UTC

Este tiempo de principios de la primavera está dejando aguas abiertas en las costas occidentales de Alaska, lo que tiene graves consecuencias para el medio ambiente y las poblaciones locales.

El Mar de Bering registró su extensión de hielo más baja desde 1978

Hielo muy dependiente de las condiciones atmosféricas

En promedio, la extensión del hielo continúa hasta finales de marzo hasta principios de abril, pero esta extensión es extremadamente variable de un año a otro, mucho más que en muchas otras regiones del Ártico.

Extensión del hielo marino el 11 de marzo de 2019, línea roja: extensión normal 1981-2010. NSIDC

Este excelente hielo marino anual en el Pacífico Norte depende de las condiciones del océano y sus condiciones meteorológicas extremadamente variables. Por lo tanto, no es infrecuente ver que la masa de hielo regrese en el medio del invierno antes de volver a extenderse, a medida que cambia el tiempo. Ya estamos viendo que estos días comienzan una recuperación en el hielo con condiciones meteorológicas más favorables.

Por otro lado, la magnitud de la caída del paquete de hielo en el mes anterior fue extremadamente fuerte, y su extensión actual es históricamente baja, como consecuencia de una notable circulación atmosférica a escala global en el contexto del calentamiento global.

Consecuencias de un mes excepcional de febrero

Este final del invierno (finales de enero y febrero) ha estado marcado en la región por un fenómeno que también se conoce en Europa: un bloqueo atmosférico a gran escala ocurrió entre fines de enero y febrero en el norte.

La costa oeste de Alaska experimentó temperaturas extremadamente suaves (¡anomalías de +8 grados en el Nome de Alaska!), mientras que febrero fue notablemente duro desde la costa del Pacífico hasta las Grandes Llanuras con registros absolutos de frío y nevadas.

Esta circulación atmosférica persistente está relacionada con la intensa situación de bloqueo experimentada a fines de febrero, que causó muchos registros de temperaturas suaves y mucha luz solar en Europa occidental, así como borrascas invernales en la parte oriental de la cuenca mediterránea.

De hecho, vastas ondas planetarias que se propagan en un amplio espesor de la atmósfera se han reforzado a fines del invierno (las llamadas ondas de gravedad de Rossby) y han fomentado la persistencia de este tipo de bloqueo en latitudes medias.

Este notable patrón no es nuevo, pero en el contexto del calentamiento global en curso, es cada vez más probable que produzca situaciones excepcionales.

Anomalías promedios de geopotencial de febrero en el hemisferio norte en comparación con los promedios climáticos, revelando las zonas de bloqueo anticiclónico (en rojo) a lo largo del paralelo 40-50. Météo-France

12 marzo 2019

Météo-France

Nota de la RAM: Se ha complementado el artículo original con otras imágenes complementarias

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con calentamiento del mar, Aumento nivel del mar, Mar de Bering, en 13 Mar 2019 por Francisco Martín León
Publicidad