Los fuegos árticos llenan los cielos con hollín

En junio y julio de 2019, más de 100 incendios forestales intensos y de larga duración ardieron dentro del Círculo Polar Ártico y esto tiene graves consecuencias

Francisco Martín León Francisco Martín León 02 Ago 2019 - 01:00 UTC
Imagen de la concentración de partículas de carbono negro para el 26 de julio de 2019. NASA

La mayoría de ellos ardieron en Alaska y Siberia, aunque algunos se desataron incluso en Groenlandia. A medida que estos incendios elevaban gruesas columnas de humo en los cielos, también lanzaban megatones de pequeñas partículas dañinas al aire.

La animación anterior muestra la concentración de partículas de carbono negro, comúnmente llamado hollín, alrededor del Ártico del 1 al 29 de julio de 2019. Los datos de carbono negro provienen del modelo de procesamiento directo GEOS (GEOS-FP), que asimila datos de satélites y aviones y sistemas de observación terrestres. Para simular el carbono negro, los modeladores incluyen observaciones satelitales de aerosoles e incendios. GEOS-FP también ingiere datos meteorológicos como la temperatura del aire, la humedad y los vientos para proyectar el comportamiento del penacho.

El carbono negro puede dañar a los humanos y a otros animales al ingresar a los pulmones y al torrente sanguíneo; también juega un papel en el calentamiento global.

En la animación de arriba, aparece un estallido de emisiones de hollín sobre Alaska a principios de julio, y la imagen en color natural a continuación (adquirida por el satélite Aqua de la NASA) muestra un espeso humo de incendios forestales que se arremolina sobre el estado el 8 de julio de 2019. Hasta ahora en 2019, se han reportado casi 400 incendios en Alaska.

Incendios forestales que se arremolina sobre Alaska el 8 de julio de 2019

La tercera imagen muestra humo de los incendios forestales sobre Rusia el 24 de julio de 2019; aparece como otra irrupción de carbono negro en la animación. La imagen fue adquirida por el Visible Infrared Imaging Radiometer en el satélite Suomi NPP. La capa de humo creada por múltiples incendios se extiende a través de más de 4.5 millones de kilómetros cuadrados de Asia central y norte, actuando como una nube delgada que bloquea la luz solar.

Incendios forestales sobre Rusia el 24 de julio de 2019

"Un incendio aquí y allá no es gran cosa, en cuanto al tiempo local inmediato y los impactos climáticos", dijo Santiago Gassó, un científico atmosférico en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. "Pero cuando hay tantos incendios que emiten continuamente, el humo permanece en la atmósfera durante tanto tiempo que puede cambiar los perfiles de temperatura durante varios días y tiene un impacto meteorológico y climático".

Los científicos tienen una fuerte evidencia de que el carbono negro puede acelerar la fusión en el Ártico. El hollín oscuro absorbe fácilmente la luz solar y calienta la atmósfera. También puede caer sobre hielo o nieve, lo que oscurece la superficie, reduce la reflectividad y atrapa más calor.

Los incendios en el Ártico también han liberado grandes cantidades de dióxido de carbono este verano, según datos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus, que incluye algunas observaciones de los instrumentos del Espectrorradiómetro de Imágenes de Resolución Moderada de la NASA. Los incendios del Ártico emitieron 50 megatones de CO2 en junio de 2019, equivalente a las emisiones anuales totales de Suecia y más de los últimos ocho junios combinados. Los datos preliminares sugieren que julio de 2019 también registró el CO2 más alto en la última década más o menos.

¿Por qué se esta liberando tanto carbono?

Una razón por la que se ha liberado tanto carbono a la atmósfera es porque muchos de los incendios se están quemando a través de turberas. La turba está hecha de materia orgánica descompuesta y es una gran fuente de carbono natural. Gracias a las altas temperaturas (junio de 2019 fue el junio más caluroso registrado), las turberas congeladas se están secando y se están volviendo altamente inflamables.

Los simples rayos han causado incendios masivos de turba, que tienden a arder más tiempo que los incendios forestales regulares. Los investigadores temen que el aumento de CO2 de los incendios del Ártico caliente aún más la atmósfera, lo que provocará suelos de turba más secos y, en consecuencia, más incendios.

Imágenes de NASA Earth Observatory de Lauren Dauphin, utilizando datos GEOS-5 de la Oficina Global de Modelado y Asimilación de la NASA GSFC, datos VIIRS de la NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview, y la Asociación Nacional de Orbita Polar Suomi, y datos MODIS de la NASA EOSDIS / LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Kasha Patel.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con incendio, Ártico, Turba, en 02 Ago 2019 por Francisco Martín León
Publicidad