Las emisiones de metano continúan aumentando

La cantidad de metano en la atmósfera de la Tierra sigue aumentando. Esa es la conclusión de dos nuevos estudios del Global Carbon Project

Cambios en las emisiones de metano de 2017 en comparación con el promedio 2000–2006 y ordenados por región

Los investigadores sintetizaron todos los datos conocidos sobre metano a partir de inventarios de emisiones, mediciones atmosféricas y modelos para armar un "balance o estimación del metano" global que detalla qué procesos agregan el gas a la atmósfera y cuáles lo eliminan.

Descubrieron que las emisiones globales del potente gas de efecto invernadero totalizaron 576 millones de toneladas métricas por año durante la década de 2008 a 2017, un aumento del 9 por ciento en comparación con la década anterior.

El rápido crecimiento se basa en el aumento de la concentración atmosférica del gas que ha estado ocurriendo durante más de un siglo. (Las emisiones se estabilizaron brevemente entre 2000 y 2006.) Las concentraciones de metano ahora superan las 1875 partes por mil millones, aproximadamente 2.5 veces más que en la atmósfera en la década de 1850.

Los científicos del clima estiman que el gas es responsable de aproximadamente una cuarta parte del calentamiento global que ha sucedido desde entonces.

La figura anterior muestra los cambios en las emisiones de metano de 2017 en comparación con el promedio 2000–2006 y ordenados por región. Las estimaciones se compilaron mediante métodos "de arriba hacia abajo", basados en observaciones satelitales y terrestres, y métodos "de abajo hacia arriba", que resumen todas las fuentes individuales de inventarios y modelos globales. Se utilizan los dos enfoques independientes y se comparan entre sí como una forma de ver qué tan bien se entiende el presupuesto de metano. En ambos casos, los aumentos en las emisiones de metano en las últimas dos décadas fueron generalizados y estadísticamente significativos.

Fuentes del metano

"El aumento fue impulsado principalmente por las actividades humanas, especialmente la agricultura y los combustibles fósiles", explicó Benjamin Poulter, científico de la NASA y coordinador de las estimaciones de emisiones de metano de humedales para el Proyecto Global de Carbono. "Las actividades específicas que vinculamos a los mayores aumentos fueron la cría de ganado, la minería del carbón, la eliminación de residuos en vertederos y la producción de gas y petróleo".

A lo largo de los años de estudio, los humedales contribuyeron con el 30 por ciento de las emisiones mundiales de metano, y las actividades de petróleo, gas y carbón representaron el 20 por ciento.

La agricultura, incluida la fermentación entérica y el manejo del estiércol, representaba el 24 por ciento de las emisiones, y los vertederos comprendían el 11 por ciento. El 64% de las emisiones provino de regiones tropicales de Sudamérica, Asia y África, con regiones templadas que representan el 32% y el Ártico con el 4%.

Los ecosistemas de latitudes altas son particularmente vulnerables al cambio climático. Grandes cantidades de carbono se almacenan en suelos congelados (permafrost) y en la vegetación forestal del Ártico. A medida que se descongela, el suelo con acumulación de agua se convierte en un entorno ideal para la producción de metano. "Sin embargo, todavía tenemos que detectar emisiones anormales de metano en regiones de latitudes más altas", dijo Poulter, "a pesar de descongelar el permafrost y las temperaturas récord del aire año tras año".

Existe evidencia de que cantidades importantes de carbono del descongelamiento del permafrost pueden estar ingresando a los ríos como carbono disuelto en lugar de emitirse a la atmósfera como metano. Además, el calentamiento a altas latitudes puede estar secando los ecosistemas del Ártico, haciendo que el carbono abandone el suelo como dióxido de carbono en lugar de metano.

El Estudio de Vulnerabilidad del Ecosistema Boreal del Ártico de la NASA / Arctic Boreal Ecosystem Vulnerability Study (ABoVE) es un esfuerzo importante para mejorar nuestra comprensión de cómo el cambio climático está afectando las emisiones de metano del Ártico. Por ejemplo, los investigadores de ABoVE recientemente hicieron observaciones hiperespectrales en el aire que confirmaron la existencia de millones de fuentes de metano alrededor de pequeños estanques y lagos en Alaska y el oeste de Canadá.

La fotografía de arriba muestra un lago de agua dulce en Fairbanks, Alaska, que los investigadores de ABoVE visitaron en 2016. El lago mostró signos de descongelación del permafrost debajo de la superficie, incluidos los "árboles borrachos" que se volcaron cuando el suelo se movió alrededor de sus raíces.

El video de arriba es una visualización de datos que destaca varias fuentes diferentes de emisiones de metano producidas en todo el mundo y durante todo el año. Fue creado utilizando los resultados de un sistema de modelado desarrollado y mantenido por la Oficina de Modelado y Asimilación Global de la NASA. Tenga en cuenta que la altura de la atmósfera y la topografía de la Tierra se han exagerado verticalmente aproximadamente 50 veces más de lo normal para mostrar la complejidad del flujo atmosférico.

Imagen de NASA Earth Observatory por Lauren Dauphin, utilizando datos de Jackson, R. et al. (2020). Fotografía cortesía de NASA / Kate Ramsayer. Animación cortesía del Estudio de Visualización Científica de la NASA. Historia de Adam Voiland.

NASA Earth Observatory

Esta entrada se publicó en Noticias en 21 Jul 2020 por Francisco Martín León