tiempo.com

La erupción del volcán Hunga Tonga: ¿consecuencias sobre el clima?

¿Tendrá consecuencias para el clima de la Tierra la erupción submarina del del volcán Hunga Tonga-Hunga Haʻapai del 15 de enero de 2022?

La caldera del volcán Tambora hoy. Fuente: Wikipedia.

En la historia de la Tierra, la actividad volcánica siempre ha sido un elemento determinante para el clima y en ocasiones también para su cambio. De hecho, las erupciones volcánicas más grandes de la historia han podido provocar una caída en la temperatura global de la Tierra. ¿Ocurrirá lo mismo con la reciente erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Haʻapai?

Descripción general de las erupciones históricas

En 1815, hacia el final de la Pequeña Edad de Hielo (1300 – 1850), la erupción de un volcán en Indonesia (Tambora) liberó una gran cantidad de dióxido de azufre en el aire. El año siguiente, 1816, se considera "el año sin verano". Se registraron heladas y nevadas a fines de la primavera y principios del verano en el noreste de los Estados Unidos y el norte de Europa.

La erupción más importante de la historia reciente, en Filipinas (volcán Pinatubo) en 1991, provocó un importante enfriamiento del planeta que duró unos dos años. La razón: las enormes cantidades de dióxido de azufre liberadas en la estratosfera se extendieron por todo el planeta. Los aerosoles asociados a él (la condensación del ácido sulfúrico crea aerosoles de sulfato, que reflejan parte de la radiación solar) han hecho que la atmósfera sea menos permeable a los rayos del sol.

La propagación de esta columna de aerosoles fue muy rápida: en unas tres semanas, dio la vuelta a la Tierra a la latitud del volcán, y en aproximadamente un año, la estratosfera de todo el globo se vio afectada por estos aerosoles, desde el Polo Norte hasta el Polo Sur.

La radiación solar global disminuyó un 4%, con picos locales de 7-15%. Esto dio como resultado un enfriamiento de la superficie terrestre en el hemisferio norte de 0,5 a 0,6 °C, lo que corresponde a unos 4 W/m2. Globalmente, el enfriamiento fue de alrededor de 0,4 °C y el máximo se alcanzó entre 1992 y 1993. Los modelos climáticos utilizados en ese momento pudieron predecir con precisión el enfriamiento causado por esta erupción volcánica. La columna de ceniza y gas alcanzó una altura de 40 km y liberó alrededor de 17 millones de toneladas (17 mil millones de kilogramos) de dióxido de azufre en la estratosfera inferior. Eso es aproximadamente el doble de lo que la erupción del volcán El Chinchón en México en 1982 liberó a la estratosfera.

Principales fuentes de emisión de dióxido de azufre. Emisiones antropogénicas (desde 2005, símbolos cian, rojo y verde; extracción/procesamiento de gas y petróleo, generación de energía, fundiciones) y emisiones volcánicas (desde 1979, triángulos naranjas). Los volcanes explosivos son los fenómenos que efectivamente inyectan dióxido de azufre en la estratosfera. NASA

La reciente erupción del Hunga Tonga Hunga Ha'apai

La erupción actual en Hunga Tonga Hunga Ha'apai ha alcanzado una altura que actualmente se estima en 30 km (datos LIDAR), aunque según datos satelitales la parte superior de la nube de gas puede haber alcanzado una altura de 40 km (esta cifra sigue siendo siendo verificado por la comunidad científica). Por lo tanto, Hunga Tonga Hunga Ha'apai también logró inyectar dióxido de azufre en la estratosfera inferior.

Poco SO2 inyectado en la atmósfera

Sin embargo, las posibles consecuencias para el clima no dependen de la altura que pueda alcanzar la pluma, sino de la cantidad de dióxido de azufre que logre liberar a la estratosfera. La cantidad de aerosoles liberados por Hunga Tonga Hunga Ha'apai en la estratosfera inferior es mucho menor que la liberada por el Pinatubo: las estimaciones actuales lo sitúan en "solo" 0,4 millones de toneladas (400 millones de kilogramos), o solo el 2% del Pinatubo.

Sin impacto en la temperatura general

Los climatólogos, respaldados por los primeros resultados de las simulaciones de modelos numéricos, no esperan una caída significativa en la temperatura global. La disminución, además de ser temporal, podría ser incluso inferior a una décima de grado centígrado. Esto no es nada comparado con el aumento de la temperatura media mundial de los últimos 150 años, que ahora alcanza los +1,1 °C (+2,1 °C en Suiza). Además, la temperatura media está en constante aumento, factor que podría enmascarar un posible mínimo de radiación solar debido al dióxido de azufre y los aerosoles liberados por la erupción del Hunga Tonga Hunga Ha'apai.

A nivel ambiental, la principal preocupación relacionada con el volcán se relaciona más bien con las cantidades de dióxido de azufre atrapado en la troposfera. De hecho, la troposfera es la parte más baja de la atmósfera donde ocurren los fenómenos meteorológicos: estas concentraciones podrían dar lugar a la lluvia ácida regional. El continente con mayor riesgo, dada su posición relativa al volcán y la dispersión de dióxido de azufre, parece ser Australia. Un continente que, tras olas de calor excepcionales, incendios devastadores e inundaciones consecutivas, vuelve a no encontrar respiro.

Nube de dióxido de azufre sobre Australia. ESA

22 enero 2022

MeteoSuisse Blog

Esta entrada se publicó en Reportajes en 23 Ene 2022 por Francisco Martín León