Humedad misteriosa en la mesosfera y las nubes noctilucentes

Los investigadores tratan de conocer las razones que hacen un año excepcional en nubes noctilucentes, especialmente en junio de 2019 donde se han visto en latitudes muy bajas

Francisco Martín León Francisco Martín León 20 Jun 2019 - 03:30 UTC
Nubes noctilucentes sobre Santander, el 16 de junio de 2019. Imagen de Antonio Caro
Nubes noctilucentes sobre Santander, el 16 de junio de 2019. Imagen de Antonio Caro

La temporada 2019 para las nubes noctilucentes (Noctilucent clouds, NLC, en inglés) ha sido extraordinaria, quizás la mejor de todas, ya que las NLC aparecen tan al sur como Los Angeles CA y Albuquerque NM. ¿Qué está pasando?

Los investigadores no están seguros, pero Lynn Harvey, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, acaba de encontrar una pista importante.

La mesosfera está húmeda

"La mesosfera está bastante húmeda", dice ella. "Las concentraciones de vapor de agua están en sus niveles más altos en los últimos 12 años".

Las nubes noctilucentes se forman cuando los vientos de vapor de agua del verano ascienden a la cima de la atmósfera. Las moléculas de agua se adhieren a las motas del humo de los meteoritos y se acumulan en nubes heladas que brillan de color azul eléctrico cuando son alcanzadas por la luz solar a gran altura.

Cuando las nubes noctilucentes comenzaron a aparecer en latitudes inusualmente bajas a principios de junio, Harvey echó un vistazo a los datos de la sonda Microwave Limb Sounder de la NASA, un sensor satelital que puede medir el agua en la atmósfera superior. Sus resultados se muestran en la trama animada a continuación.

"La línea roja es 2019, mientras que otros colores se remontan a años anteriores", explica Harvey. "La gráfica circula de latitudes bajas a altas", mostrando una ola de humedad en la mesosfera.

Es una verdadera onda de marea. Las concentraciones de vapor de agua en latitudes más bajas (35º a 45º N) casi han duplicado sus valores normales, proporcionando un excedente de moléculas de H2O para las nubes noctilucentes. Sin embargo, los investigadores no están seguros de dónde viene el agua.

"La actividad de las ondas planetarias podría estar transportando aire frío y vapor de agua a la 'zona noctilucente'", especula James Russell, del Centro de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Hampton. "Hemos visto que esto sucedió antes y durante los brotes de nubes noctilucentes en latitudes medias".

Mínimo solar

El ciclo solar también puede ayudar. En este momento un profundo mínimo solar está en marcha. La radiación ultravioleta que normalmente destruiría el agua en la mesosfera se encuentra en un nivel bajo de reflujo.

La onda parece estar rompiendo. "Cuando entramos en la tercera semana de junio, el agua ha dejado de aumentar", señala Harvey. "Hacia el final, el contenido de agua ha estado cayendo durante unas pocas semanas, y justo alrededor del polo norte se está secando. En latitudes medias (35º-65ºN), el contenido de agua sigue siendo alto, pero se está nivelando".

Nadie sabe qué pasará después. Otra onda podría traer nuevos avistamientos de NLC en latitudes bajas. O las condiciones podrían volver a la normalidad, restaurando las nubes a su hábitat habitual cerca del Círculo Ártico. Dice Russell: "todo esto apunta a misterios de la atmósfera que no se han resuelto".

¡Manténganse al tanto!

Spaceweather.com

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Nubes Noctilucentes, Nubes mesosféricas polares, Noctilucente, Nube noctilucente, en 20 Jun 2019 por Francisco Martín León
Publicidad