tiempo.com

El ciclo de 11 años del Sol no puede explicar el calentamiento global

La casi periodicidad de 11 años recuerda la del ciclo solar, que los escépticos del clima durante décadas han argumentado que juega un papel importante en el calentamiento global. Pero las fluctuaciones entre el sistema climático de la Tierra y el sol no están sincronizadas, según un nuevo estudio

Imagen del sol con los ciclones solares observados y previstos

El trabajo, que forma parte del proyecto europeo TiPES coordinado desde la Universidad de Copenhague, refuta así la afirmación de los escépticos del clima de que los efectos solares son importantes en la evolución reciente del clima.

El sistema climático global de la Tierra fluctúa en ciclos de 11 años y 3,5 años según Yizhak Feliks, Justin Small y Michael Ghil. El estudio fue publicado en Climate Dynamics.

Una búsqueda de la inflexión climática

El objetivo principal del estudio fue abordar el debate sobre si los modelos climáticos grandes y complejos pueden advertirnos sobre la inflexión climática. El cambio climático podría haber tenido lugar en climas pasados. Pero los grandes modelos climáticos actuales del IPCC de vanguardia parecen no captar las fluctuaciones intrínsecas de baja frecuencia que conducen a un cambio climático. Si es correcto, es posible que nuestros modelos no puedan predecir las próximas vueltas en el sistema climático debido al calentamiento global actual.

Para buscar fluctuaciones de baja frecuencia, se utilizó el análisis de espectro singular multicanal. Este método permite identificar señales en entornos ruidosos, como seleccionar y aislar el sonido de un solo instrumento musical de una gran orquesta sinfónica.

Dos frecuencias

El análisis de dos grandes conjuntos de datos de observación y un modelo climático avanzado de última generación, CESM mostró que los grandes modelos climáticos son capaces de capturar oscilaciones de baja frecuencia. El modelo concuerda con las observaciones al simular los dos modos distintos de baja frecuencia de la Tierra: uno con un período de aproximadamente 11 años y otro que dura alrededor de 3,5 años.

Por lo tanto, este resultado hace que sea menos probable que la falta de inflexión climática en modelos climáticos complejos se explique por la ausencia de oscilaciones de baja frecuencia.

"Es genial encontrar un ciclo decenal en un modelo de clase IPCC como CESM. El fracaso hasta ahora en encontrar la variabilidad decenal intrínseca en los modelos climáticos de alto nivel del IPCC arroja dudas sobre su confiabilidad. Nuestro trabajo con Yizhak Feliks y Justin Small indica que estas dudas están en camino de ser resueltas ”, dice Michael Ghil, Ecole Normale Superieure, París, Francia y UCLA, Los Ángeles, EE. UU.

Las curvas no encajan

El hallazgo del controvertido ciclo de casi 11 años provocó una comparación entre los ciclos del sistema climático y el Sol, que los escépticos del clima han argumentado durante mucho tiempo que puede explicar el calentamiento global.

Los ciclos de casi 11 años encontrados en el modelo climático a gran escala y los dos conjuntos de datos de observación en este estudio, sin embargo, están claramente desincronizados con el Sol. Las curvas no encajan. Como tal, el presente estudio indica que las fluctuaciones del Sol juegan poco o ningún papel en el calentamiento global actual.

"Los efectos del ciclo solar sobre el clima en general y el calentamiento global en particular han generado literalmente cientos de artículos en la literatura científica. Ningún artículo, ya sea a favor o en contra, resolverá el debate para siempre. Pero nuestro artículo trae tanto un nuevo punto de vista vista, desde la teoría de la sincronización de los osciladores caóticos, y una posible resolución: Sí, hay un ciclo climático decenal ”, dice Michael Ghil.

"Pero es intrínseco al sistema climático y no está sincronizado con el ciclo solar real. Esta falta de sincronicidad argumenta con bastante fuerza que los efectos físicos del ciclo solar en el clima son bastante débiles y, por lo tanto, no tienen consecuencias reales para el calentamiento global". afirma Ghil.

El proyecto TiPES es un proyecto interdisciplinario de ciencia del clima Horizonte 2020 de la UE sobre puntos de inflexión en el sistema terrestre. 18 instituciones asociadas trabajan juntas en más de 10 países. TiPES está coordinado y dirigido por el Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague, Dinamarca y el Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, Alemania. El proyecto TiPES ha recibido financiación del programa europeo de investigación e innovación Horizonte 2020, acuerdo de subvención número 820970.

Referencia

Global oscillatory modes in high-end climate modeling and reanalyses. Yizhak Feliks, Justin Small & Michael Ghil. Climate Dynamics (2021)
https://link.springer.com/arti...

Esta entrada se publicó en Noticias en 29 Oct 2021 por Francisco Martín León