El Ártico no pierde hielo uniformemente

La 'memoria estacional' de los océanos afecta al cambio climático en el Ártico y esto tiene consecuencias importantes

Francisco Martín León Francisco Martín León 03 May 2019 - 22:15 UTC
La "memoria estacional" del océano tiene consecuencias importantes en el Ártico.

Luego de cuatro expediciones en el Océano Ártico y el análisis de datos satelitales, un equipo de científicos rusos del clima con investigadores de MIPT describió la "memoria estacional" del océano.

Esto se refiere a un mecanismo que explica cómo la circulación atmosférica ha provocado que el hielo en el Ártico euroasiático se derrita más rápido que en el Ártico americano en el siglo XXI. El artículo fue publicado en la revista Atmosphere.

El calentamiento global afecta al Ártico más que a otras regiones del planeta. Cada año, la cubierta de hielo se retira un poco más cerca del Polo Norte. Dado que un área cada vez más pequeña del Océano Ártico está cubierta de hielo, que sirve como un espejo que refleja la luz solar, el agua de mar captura más calor. Este círculo vicioso hace que incluso más hielo se derrita. Los científicos del clima predicen que para fines del siglo XXI, toda la cubierta de hielo en el Ártico puede volverse estacional y derretirse cada verano.

El Ártico no pierde hielo uniformemente. Según los investigadores, diferentes patrones estacionales están en juego según la región: desde principios de la década de 2000, la capa de hielo en el Ártico euroasiático se ha ido reduciendo incluso en el período de invierno, mientras que la región de Estados Unidos solo perdió hielo en el verano.

"Esta discrepancia se debe a la forma en que el aire circula en el Ártico", explica el coautor del estudio Mikhail Varentsov, un científico del clima en MSU, el Instituto de Física Atmosférica del RAS y la agencia del tiempo y clima de Rusia, Hydrometcenter. "A finales de septiembre es cuando hay menos hielo en la mayoría de los años. Ahí es cuando el océano acumula activamente energía solar en forma de calor. Pero si el aire frío llega desde el polo o Groenlandia, absorbe parte del calor. Por el contrario, una entrada de aire cálido desde el continente hace que el océano se caliente aún más ".

El equipo se refiere a este mecanismo como "memoria estacional", porque la capa de hielo del invierno responde a las condiciones atmosféricas del verano anterior. La tendencia en el siglo XXI ha sido que las corrientes de aire desaceleren el calentamiento del océano en los Estados Unidos y se aceleren en el Ártico euroasiático. En la última región, esto llevó a semanas de formación de hielo "atrasadas" y con un grosor y área más pequeños.

Para informar y explicar en detalle el cambio climático en el Ártico, los investigadores midieron la temperatura y la composición del agua a diversas profundidades, así como la temperatura y la humedad del aire, el viento y los parámetros de interacción aire-mar en dos regiones polares. El equipo supervisó cientos de tales características durante cuatro expediciones en el Océano Ártico en agosto y septiembre de 2003, 2005, 2013 y 2015.

El estudio forma parte del proyecto NABOS, un importante esfuerzo internacional para estudiar el clima ártico lanzado en 2002. Además de las observaciones directas, se analizaron los datos disponibles públicamente de otros estudios, incluidas las mediciones satelitales del área de cobertura de hielo.

"No es solo que el área de cobertura de hielo se está reduciendo. Durante los últimos 30 años, la proporción de hielo que sobrevive a una temporada de fusión o más ha disminuido. Este llamado hielo multianual es más grueso que el hielo del primer año y tiene una estructura diferente "Cuando se derrite parcialmente en el verano, el agua descongelada arrastra la solución salina y deja bolsas de aire. Ese hielo espeso y poroso aumenta el aislamiento térmico y previene el calentamiento del océano", señala Elena Khavina, estudiante de doctorado de Ocean Heat and Fluid Dynamics. Departamento, MIPT.

Al pasar gradualmente hacia la cubierta de hielo estacional, el Ártico se abre a más actividades comerciales. Por ejemplo, el envío de carga es más fácil con menos hielo y más delgado. En el siglo XX, los barcos de carga que seguían el Paso del Noreste requerían soporte para el rompehielos en cualquier temporada. Al eliminar gradualmente los rompehielos donde ya no son necesarios, el envío de la carga será cada vez más fácil y económico.

Sin embargo, el cambio climático también altera el equilibrio del ecosistema. Por un lado, los osos polares y las focas necesitan hielo para descansar y cazar. Además, el plancton podría comenzar a reproducirse de manera incontrolable a medida que el océano superior se calienta.

Referencia

Arctic Sea Ice Decline in the 2010s: The Increasing Role of the Ocean—Air Heat Exchange in the Late Summer. Vladimir Ivanov, Mikhail Varentsov, Tatiana Matveeva, Irina Repina, Arseniy Artamonov and Elena Khavina. Atmosphere 2019, 10(4), 184; https://doi.org/10.3390/atmos1...

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con Ártico, Memorial estacional, en 03 May 2019 por Francisco Martín León
Publicidad