tiempo.com

Día Mundial del Retrete: saneamiento sostenible y cambio climático

El Día Mundial del Retrete, el 19 de noviembre, es una celebración de las Naciones Unidas que crea conciencia sobre la importancia de un saneamiento gestionado de forma segura y el hecho de que 4.200 millones de personas actualmente no tienen acceso a él

La OMM es parte de la alianza de ONU Agua que organiza el evento de este año, que enfatiza la necesidad de tomar medidas para abordar la crisis mundial del saneamiento y lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: agua y saneamiento para todos en 2030.

El clima y el agua se encuentran en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el paquete de 17 temas transversales adoptado por la comunidad internacional en 2015. Con solo 10 años para la meta de 2030 para alcanzar los objetivos, la OMM está intensificando sus esfuerzos con objetivos en el agua.

“Es realmente preocupante ver que el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, que se centra en el agua potable y el saneamiento, está tan lejos ahora”, dijo el Secretario General de la OMM, Prof. Petteri Taalas. “Especialmente en el contexto de la pandemia del coronavirus, es alarmante recordar que 3.000 millones de personas en todo el mundo carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos. Esto no es aceptable en el siglo XXI ”.

El agua potable y accesible es fundamental para la salud y el bienestar humanos y para los ecosistemas sostenibles.

Por lo tanto, la escasez de agua tiene el potencial de generar disturbios políticos y sociales. Más de 780 millones de personas, aproximadamente el 11% de la población mundial, no tienen acceso a agua limpia y segura. Aún más preocupante es la estimación de que aproximadamente la mitad de las camas de los hospitales del mundo están llenas de personas que padecen una enfermedad relacionada con el agua.

Los recursos hídricos están bajo presión y la creciente demanda está agregando más presión, mientras que el cambio climático está aumentando la variabilidad en el ciclo del agua, induciendo un mayor número de eventos climáticos extremos, reduciendo la previsibilidad de la disponibilidad de agua y afectando la calidad del agua.

¿Qué tienen que ver los baños con el cambio climático?

En todo el mundo, miles de millones de personas también sienten los impactos del cambio climático a través del agua. La frecuencia de los desastres relacionados con el agua está aumentando debido al aumento en la intensidad de eventos naturales como tormentas, vientos fuertes, fuertes precipitaciones y períodos secos, inundaciones, sequías, deslizamientos de tierra, estallidos de lagos glaciares y marejadas ciclónicas están afectando vidas e infraestructura en zonas costeras y cimas de montañas, en llanuras áridas y desiertos, a lo largo de riberas de ríos y llanuras aluviales. Los más pobres y menos desarrollados son los más vulnerables.

Los efectos del cambio climático amenazan los sistemas de saneamiento, desde los inodoros hasta las fosas sépticas y las plantas de tratamiento. Por ejemplo, el agua de la inundación puede dañar los inodoros y esparcir los desechos humanos en los suministros de agua, cultivos alimentarios y hogares. Estos incidentes, que son cada vez más frecuentes a medida que se agrava el cambio climático, provocan emergencias de salud pública y degradan el medio ambiente.

¿Cómo protegen los inodoros nuestra salud?

4.200 millones de personas viven sin acceso a un saneamiento gestionado de forma segura. En cambio, a menudo usan baños inadecuados y poco confiables o practican la defecación al aire libre. Los desechos humanos no tratados salen al medio ambiente y propagan enfermedades crónicas y mortales. Los sistemas de saneamiento sostenibles, combinados con las instalaciones y el conocimiento para practicar una buena higiene, son una fuerte defensa contra el COVID-19 y futuros brotes de enfermedades.

¿Cómo pueden los inodoros ayudar a combatir el cambio climático?

A nivel mundial, el 80% de las aguas residuales generadas por la sociedad regresa al ecosistema sin ser tratada ni reutilizada. Las aguas residuales y los lodos de los inodoros contienen agua, nutrientes y energía valiosos. Los sistemas de saneamiento sostenible también hacen un uso productivo de los desechos para impulsar la agricultura de manera segura y reducir y capturar las emisiones para obtener energía más verde.

¿Cómo es un sistema de saneamiento sostenible?

El saneamiento sostenible comienza con un inodoro que capture de manera efectiva los desechos humanos en un entorno seguro, accesible y digno. Luego, los desechos se almacenan en un tanque, que puede ser vaciado más tarde por un servicio de recolección o transportado por tuberías. La siguiente etapa es el tratamiento y la eliminación segura. La reutilización segura de los desechos humanos ayuda a ahorrar agua, reduce y captura las emisiones de gases de efecto invernadero para la producción de energía y puede proporcionar a la agricultura una fuente confiable de agua y nutrientes.

Más información está en https://www.worldtoiletday.inf...

19 de noviembre de 2020

WMO OMM

Esta entrada se publicó en Actualidad en 19 Nov 2020 por Francisco Martín León