Cartografía global de las aguas saladas

La salinidad de la superficie del mar juega un papel importante en la circulación oceánica termohalina, pero es fundamental conocerla

Francisco Martín León Francisco Martín León 20 May 2019 - 02:00 UTC
Mapa global de la salinidad en la Tierra. ESA

La duración y la precisión con la que los científicos del clima pueden rastrear la salinidad de los océanos se espera que mejore dramáticamente según los investigadores que trabajan como parte de la Iniciativa de Cambio Climático de la ESA.

El equipo de investigación, dirigido por Jacqueline Boutin de LOCEAN y Nicolas Reul de Ifremer, ha generado el conjunto de datos globales de salinidad de la superficie del mar por satélite más largo y preciso hasta la fecha.

En nueve años, el conjunto de datos se basa en las observaciones de las tres misiones satelitales que miden la salinidad de la superficie del mar desde el espacio: SMOS de la ESA y las misiones SMAP y Aquarius de los EE. UU.

"Al combinar y comparar las mediciones de los diversos radiómetros de la misión, la precisión de los mapas de salinidad de la superficie del mar se ha mejorado en aproximadamente un 30% gracias al aumento del número de mediciones y la reducción del error de calibración", comenta el Dr. Boutin.

El proyecto de investigación forma parte de la Iniciativa de Cambio Climático de la ESA, un programa centrado en la generación de productos de datos mundiales derivados de satélites a largo plazo para 22 variables climáticas esenciales.

Basada en 40 años de observaciones empíricas desde el espacio, la iniciativa apoya la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, los organismos que evalúan y sintetizan la evidencia científica en información para los responsables políticos y los responsables de la toma de decisiones.

La salinidad de la superficie del mar está vinculada directamente a los patrones de circulación del océano impulsados por la densidad que transfieren el calor de los trópicos a los polos. Los cambios regionales también están vinculados a eventos climáticos interanuales periódicos como El Niño.

La salinidad está implicada en la intensificación del ciclo global del agua. Las mediciones de la salinidad de la superficie del mar y la temperatura de la superficie del mar, que determinan el espesor de la capa mixta de la superficie, tienen el potencial de ayudar a comprender el desarrollo de eventos climáticos extremos, como los ciclones.
Las mediciones de salinidad tomadas desde la década de 1950 indican tendencias globales de que las áreas salinas del océano se vuelven más saladas y las áreas de agua dulce se vuelven más frescas.

Sin embargo, los datos para esto son relativamente toscos, ya que se toman de los barcos. Solo desde principios del siglo XXI, una flota de boyas oceánicas, llamadas Argo, proporcionó mediciones de salinidad subsuperficial.

Según el Dr. Boutin, "el monitoreo de la salinidad desde el espacio ayuda a resolver escalas espacio-temporales que no son muestreadas adecuadamente por plataformas in situ y llena los vacíos en el sistema de observación.

El equipo está trabajando actualmente con científicos del clima para comparar este conjunto de datos de observación con conjuntos de datos in situ y la producción de modelos. Esto verifica que los modelos estén funcionando de manera efectiva y ayuda a refinar y mejorar el rendimiento.

Para demostrar el beneficio de los nuevos datos, el proyecto utilizará los nuevos datos de salinidad en una serie de investigaciones climáticas para mejorar la comprensión del ciclo del agua en la Bahía de Bengala, un área propensa a los ciclones tropicales severos.

Permitirá a los científicos comprender el papel de la salinidad en la estratificación de la capa superior de los intercambios océano-aire.

Esta entrada se publicó en Reportajes y está etiquetada con Salinidad, SMOS, ESA, en 20 May 2019 por Francisco Martín León
Publicidad