Descubren un segundo cráter de impacto bajo el hielo de Groenlandia

Un glaciólogo de la NASA ha descubierto un posible segundo cráter de impacto enterrado bajo más de 1.500 metros de hielo en el noroeste de Groenlandia.

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 16 Feb 2019 - 22:31 UTC
Descubren Un Segundo Cráter De Impacto Bajo El Hielo De Groenlandia

Esto sigue el hallazgo, anunciado en Noviembre de 2018, de un cráter de 27 kilómetros debajo del glaciar Hiawatha, el primer cráter de impacto de meteorito descubierto bajo las capas de hielo de la Tierra. Aunque los sitios de impacto recién encontrados en el noroeste de Groenlandia están separados por solo 160 kilómetros, no parecen haberse formado al mismo tiempo.

Si el segundo cráter, que tiene un ancho de más de 33 kilómetros, se confirma en última instancia como resultado de un impacto de meteorito, será el vigésimo segundo cráter de impacto más grande de la Tierra.

https://youtu.be/2AFq2rti3-4

"Hemos examinado la Tierra de muchas maneras diferentes, desde tierra, aire y espacio. Es emocionante que descubrimientos como estos todavía sean posibles", dijo Joe MacGregor, glaciólogo del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien participó en ambos hallazgos.

Antes del descubrimiento del cráter de impacto Hiawatha, los científicos generalmente asumían que la mayor parte de las evidencias de los impactos pasados en Groenlandia y la Antártida habrían sido borrados por la implacable erosión causada por el hielo. Tras el descubrimiento del primer cráter, MacGregor revisó los mapas topográficos de la roca debajo del hielo de Groenlandia en busca de signos de otros cráteres. Usando imágenes de la superficie del hielo de los instrumentos del espectroradiómetro de imágenes de resolución moderada a bordo de los satélites Terra y Aqua de la NASA, pronto notó un patrón circular a unos 160 kilómetros al sureste del glaciar Hiawatha. El mismo patrón circular también apareció en ArcticDEM, un modelo de elevación digital de alta resolución de todo el Ártico derivado de imágenes satelitales comerciales.

"Comencé a preguntarme, ¿Es este otro cráter de impacto? ¿Los datos subyacentes apoyan esa idea?'", dijo MacGregor. "Ayudar a identificar un gran cráter de impacto debajo del hielo ya era muy emocionante, pero ahora parecía que podría haber dos de ellos".

Para confirmar su sospecha sobre la posible presencia de un segundo cráter de impacto, MacGregor estudió las imágenes de radar sin procesar que se utilizan para trazar un mapa de la topografía del lecho de roca debajo del hielo, incluidas las recopiladas por la Operación IceBridge de la NASA. Lo que vio debajo del hielo fueron varias características distintivas de un complejo cráter de impacto: una depresión plana con forma de cuenco en la roca de base que estaba rodeada por un borde elevado y picos ubicados en el centro, que se forman cuando el suelo del cráter se equilibra después del impacto. Aunque la estructura no es tan claramente circular como el cráter Hiawatha, MacGregor estimó el diámetro del segundo cráter en 33 kilómetros. Las mediciones de la Operación IceBridge también revelaron una anomalía de gravedad negativa sobre el área, que es característica de los cráteres de impacto.

"La única otra estructura circular que podría aproximarse a este tamaño sería una caldera volcánica colapsada", dijo MacGregor. "Pero las áreas de actividad volcánica conocidas en Groenlandia están a varios cientos de kilómetros de distancia. Además, un volcán debería tener una clara anomalía magnética positiva, y no vemos eso en absoluto".

Si bien los cráteres de impacto recién encontrados en el noroeste de Groenlandia están separados por solo 160 kilómetros, no parecen haberse formado al mismo tiempo. De los mismos datos de radar y núcleos de hielo que se habían recolectado en las cercanías, MacGregor y sus colegas determinaron que el hielo en el área tenía al menos 79.000 años. Las capas de hielo eran suaves, lo que sugiere que el hielo no se había perturbado fuertemente durante ese tiempo. Esto significó que el impacto ocurrió hace más de 79.000 años o, si ocurrió más recientemente, hace mucho tiempo que el hielo perturbado por el impacto había salido del área y había sido reemplazado por hielo desde el interior.

Luego, los investigadores observaron las tasas de erosión: calcularon que un cráter de ese tamaño inicialmente tendría una profundidad de 800 metros entre su borde y el piso, que es un orden de magnitud mayor que su profundidad actual. Teniendo en cuenta un rango de tasas de erosión plausibles, calcularon que habrían pasado entre aproximadamente cien mil años y cien millones de años para que el hielo erosionase el cráter hasta su forma actual: cuanto más rápida sea la tasa de erosión, más joven será el cráter. El cráter estaría dentro del rango plausible, y viceversa.

"Las capas de hielo sobre este segundo cráter son inequívocamente más antiguas que las de Hiawatha, y el segundo está aproximadamente el doble de erosionado", dijo MacGregor. "Si los dos se formaron al mismo tiempo, entonces, probablemente, un hielo más grueso sobre el segundo cráter se habría equilibrado con el cráter mucho más rápido que para Hiawatha".

Para calcular la probabilidad estadística de que los dos cráteres fueron creados por eventos de impacto no relacionados, el equipo de MacGregor utilizó estimaciones publicadas recientemente que aprovechan las tasas de impacto lunar para comprender mejor el registro de impacto más difícil de detectar de la Tierra. Al emplear modelos computarizados que pueden rastrear la producción de cráteres grandes en la Tierra, encontraron que la abundancia de dichos cráteres que naturalmente deberían formarse cerca unos de otros, sin la necesidad de un doble impacto, fue consistente con el historial de cráteres de la Tierra.

"Esto no descarta la posibilidad de que los dos nuevos cráteres de Groenlandia se hayan creado en un solo evento, como el impacto de un asteroide binario bien separado, pero tampoco podemos confirmarlo", dijo William Bottke, científico planetario del Instituto de Investigación del Suroeste en Boulder, Colorado, y coautor del artículo de MacGregor y del nuevo estudio de registro de impacto lunar.

De hecho, ya se han encontrado dos pares de cráteres no relacionados pero geográficamente cercanos en Ucrania y Canadá, pero las edades de los cráteres en los pares son diferentes entre sí.

"La existencia de un tercer par de cráteres no relacionados es modestamente sorprendente, pero no lo consideramos poco probable", dijo MacGregor. "En general, la evidencia que hemos reunido indica que esta nueva estructura es muy probablemente un cráter de impacto, pero en la actualidad parece poco probable que sea un gemelo de Hiawatha".

Actualizado: 13/2/2019

La Nasa en Español

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con hielo, Groenlandia, Cráter, en 16 Feb 2019 por Francisco Martín León
Publicidad