La degradación ambiental en la Tierra en un mapa

Un nuevo y poderoso mapa muestra la degradación ambiental en la Tierra

 

 

 




Un nuevo y significativo mapa de la Universidad de Cincinnati, UC,  ilustra una fuerza motivadora detrás de las caravanas de migrantes que salen de Guatemala y Honduras para llegar a los Estados Unidos. Y hay otros ejemplos.

El profesor de geografía de la UC, Tomasz Stepinski, creó el nuevo mapa mundial que muestra los cambios dramáticos en el uso de la tierra durante el último cuarto de siglo.

Stepinski, un profesor de la Facultad de Artes y Ciencias McMicken de la UC, convirtió las imágenes satelitales de alta resolución de la Agencia Espacial Europea en una de las miradas más detalladas hasta ahora sobre la forma en que la gente está remodelando el planeta.

UC usó imágenes satelitales para rastrear el cambio de paisaje entre 1992 y 2015. El blanco refleja poco cambio. Los tonos más oscuros reflejan la mayor tasa de cambio en cada categoría.

“En este momento hay caravanas de personas que caminan a los Estados Unidos. Muchos de ellos vienen de Guatemala”, dijo Stepinski. A estas personas se les han llamado a algunos de los migrantes centroamericanos “refugiados del cambio climático“, ya que muchos están huyendo de años sucesivos de pérdida de cultivos. Pero Stepinski dijo que el cambio climático cuenta solo una parte de la historia. Su mapa muestra cómo Guatemala ha visto una deforestación generalizada.

“Y han perdido el bosque porque la gente usa la madera como combustible”, dijo Stepinski. “Es una parte de la crisis de los refugiados”.

El proyecto fue publicado en la  revista International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation.

El mapa digital ilustra cómo el 22 por ciento de la superficie habitable de la Tierra se ha alterado de manera mensurable, principalmente de los bosques a la agricultura, entre 1992 y 2015.

El mapa cuenta una nueva historia donde quiera que se mire, desde las pérdidas de humedales en el sureste de Estados Unidos hasta la devastación del mar de Aral y la deforestación en los trópicos y las selvas tropicales templadas.

“Ya sabíamos acerca de la deforestación o la pérdida de humedales o la creciente urbanización. Pero ahora podemos ver exactamente dónde está sucediendo todo eso”, dijo.

La Agencia Espacial Europea, ESA,  en 1992, comenzó a capturar imágenes satelitales de la Tierra para estudiar el cambio climático, dijo Stepinski. La cobertura de la superficie puede influir dramáticamente en la temperatura dependiendo de si absorbe o refleja la luz solar. Asimismo, la cubierta forestal absorbe más dióxido de carbono que los centros comerciales.

“El gran logro de la Agencia Espacial Europea fue asegurarnos de que las imágenes satelitales fueran compatibles de año en año para poder compararlas”, dijo Stepinski.
Stepinski dijo que el mapa muestra cómo los recursos naturales finitos están siendo explotados a escala global.

“Lo que hace que esto sea tan deprimente es que está examinando una escala de tiempo que es más corta que nuestra vida”, dijo Stepinski.

Uno de los ejemplos más evidentes de cambio en el uso de la tierra se encuentra en las ciudades, dijo el autor principal del estudio y ex becario postdoctoral de la UC Jakub Nowosad.

“El impacto directo de las acciones humanas se refleja en los patrones de urbanización. Por ejemplo, puede ver la suburbanización y la densificación de ciudades en América del Norte y Europa”, dijo Nowosad, ahora profesor asistente en la Universidad Adam Mickiewicz en Polonia.

El investigador de geografía de la UC Pawel Netzel también contribuyó al proyecto.
Nowosad dijo que China occidental ha visto una vasta urbanización, mientras que el desarrollo más obvio de India ha sido en sus ciudades más pequeñas.

“Espero que este mapa haga a las personas más conscientes del impacto humano en nuestro planeta”, dijo Nowosad. “Como sociedad, debemos estar mejor informados de la escala de cambios que hacemos en la Tierra, y en mi opinión, esta conciencia puede influir en los cambios futuros en las políticas ambientales”.

Nowosad dijo que su mapa no hace inferencias sobre lo que podrían traer los próximos 24 años. Pero la demografía sugiere que nuestra huella solo será más grande.

“La población humana sigue aumentando, generando una mayor demanda de tierras y recursos naturales”, dijo Nowosad. “Además, sabemos que las sociedades en los países desarrollados utilizan más recursos; por lo tanto, al aumentar el desarrollo en los países más pobres, podemos esperar que la presión sobre la tierra sea incluso mayor que lo que solo se predice como un efecto del crecimiento de la población”.

Las imágenes satelitales son tan detalladas que los geógrafos de la UC podrían organizarlas en cuadrículas de 300 metros cuadrados llamadas píxeles. Cada píxel identificó cambios entre las 22 categorías de uso del suelo que describen diversos tipos de tierras de cultivo, bosques, humedales, pastizales o desarrollo urbano. Pero los diminutos tamaños de píxeles y el gran número de variables hicieron que un análisis global fuera prácticamente imposible.

Así que Stepinski organizó los píxeles en cuadrados más grandes de 9 kilómetros y redujo el número de usos de la tierra a nueve tipos que reflejaban descripciones más amplias, como la agricultura, los bosques o el desarrollo. Al comparar las diferencias entre los mapas de 1992 y 2015, utilizó tres tonos de color para identificar la extensión del cambio de un uso de la tierra a otro. Pronto, la historia de los últimos 25 años comenzó a tomar forma.

El mapa muestra que el desierto del Sahara en el norte de África está creciendo. “Esta es el área de transición llamada Sahel. Y si se da cuenta, verá pérdidas en los pastizales debido al cambio climático, más desertificación”, dijo Stepinski.

El mapa de los Estados Unidos muestra enormes pérdidas de humedales en el sureste, junto con una creciente urbanización fuera de las ciudades.

El mapa ilustra la dramática desaparición del mar de Aral, que se secó en la década de 1990 después de que los agricultores de Kazajstán y Uzbekistán desviaron sus afluentes para los campos de algodón. “Este fue un gran lago de agua salada alimentado por dos ríos. Desviaron agua para el algodón y el mar se secó en las praderas”, dijo Stepinski. “Hoy ves enormes botes  en medio de los campos”.

Stepinski ha usado mapas antes para contar historias fascinantes similares. El sitio web de noticias Quartz en 2017 llamó a su mapa de diversidad racial en los Estados Unidos “increíblemente detallado”.

A principios de este año, utilizó los datos de WorldClim para comparar climas en cualquier lugar de la Tierra y proyectar cómo se espera que cambie el clima en los próximos 50 años. Su último proyecto presentó desafíos únicos.

 

Referencia

– Global assessment and mapping of changes in mesoscale landscapes: 1992–2015. Tomasz F.Stepinski, Pawel Netzel. International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation

https://doi.org/10.1016/j.jag.2018.09.013

https://eartharxiv.org/k3rmn/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *