Más barcos y más nubes, más enfriamiento en el Ártico

Pero este hecho hay que matizarlo, según muestra un estudio

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 01 Oct 2018 - 16:02 UTC

Con el hielo marino en el Ártico derritiéndose a un ritmo alarmante, las oportunidades para el transporte transártico están aumentando, y para mediados de siglo  XXI los barcos podrán navegar sobre el Polo Norte, algo que antes no era posible para la humanidad.

El geógrafo de UConn Scott Stephenson y sus colegas dicen que el crecimiento del transporte transártico y el aumento de las emisiones que lo acompañarán podrían compensar parte de la tendencia global de calentamiento en el Ártico hacia fines de siglo.  Su estudio fue publicado el 12 de septiembre de 2018 en Geophysical Research Letters.

Al mismo tiempo, advierten que este efecto es relativamente menor en el contexto del calentamiento global, y que más barcos en el Ártico aumentarían el riesgo de desastres ambientales.

Al modelar los cambios en las tendencias climáticas asociadas con los aumentos en el tráfico marítimo y los subsecuentes aumentos en las emisiones, los investigadores encontraron que el transporte transártico compensa parte de la tendencia global de calentamiento en el Ártico hacia fines de siglo.

"Los resultados nos sorprendieron", dice Stephenson, profesor asistente de geografía en el Colegio de Artes Liberales y Ciencias. "No sabíamos si veríamos una señal clara de calentamiento o enfriamiento, y el hecho de que vimos una clara tendencia de enfriamiento fue inesperado".

Los científicos han sabido por un tiempo que las rutas marítimas pueden afectar al clima de dos maneras diferentes, dice Stephenson.

Con un aumento en las emisiones, hay un aumento en el carbono negro liberado. Este carbón negro hollín se asienta sobre superficies altamente reflectantes como la nieve y el hielo, reduciendo el reflejo de la radiación solar, lo que significa que las superficies mantienen la radiación en forma de calor.

La otra forma en que las emisiones de los barcos afectan el clima es a través del dióxido de azufre liberado como otro subproducto de la combustión del combustible. Sin embargo, en lugar de calentamiento, Stephenson dice que las emisiones de azufre juegan un papel en el enfriamiento al fomentar la formación de gotas de nubes y la dispersión de la luz solar entrante.

Las estelas de los barcos se forman cuando las partículas pequeñas emitidas en el aire  en el escape de grandes barcos (y aviones) atraen moléculas de agua, actuando como 'semillas' (o 'núcleos de condensación de nubes') para las nubes. La acumulación continua de gotitas en los núcleos de condensación de las nubes forma las nubes delgadas y estriadas. "Esta es la razón por la que a menudo se ve un rastro de nubes detrás de los barcos", dice.

Aunque los impactos de las emisiones se han investigado en el pasado, Stephenson dice que este estudio presenta un escenario más realista y robusto, ya que se basa en los estudios anteriores y utiliza un modelo de sistema terrestre totalmente acoplado, incluidas las emisiones proyectadas para el futuro envío transártico desde 2006 a 2099, haciéndolo más dinámico.

El equipo también tuvo en cuenta la naturaleza cambiante del hielo marino a lo largo de las estaciones y cómo eso afectaría a las rutas. Con los cambios en las rutas vienen cambios en donde se depositarían las emisiones.

"Estudios anteriores han tratado más o menos las rutas de navegación del Ártico como estáticas, lo que significa que las rutas no varían con la temporada y con el crecimiento y la contracción del hielo", dice Stephenson. "Creemos que esta es una pieza importante del rompecabezas: para modelar mejor en qué lugares los barcos podrían ir en el transcurso del siglo XXI".

Las tendencias de envío se estimaron teniendo en cuenta el transporte de mercancías necesario para cada puerto de Europa a Asia por mes. Se calcularon las necesidades de combustible y se determinaron los totales de emisiones.

Los investigadores también tomaron en cuenta las trayectorias globales de concentración de gases de efecto invernadero antropogénicas (humanas), adoptadas por el Panel Internacional sobre Cambio Climático (IPCC), en un nivel que se alinea estrechamente con las tendencias actuales, junto con la producción económica mundial que impulsará el transporte de mercancías.

"Intentamos integrar completamente las interacciones entre los diversos componentes del sistema climático de formas que no se habían hecho antes", dice Stephenson.

El resultado principal fue que el efecto de enfriamiento ganó el efecto de calentamiento en las simulaciones, en torno a un grado Celsius.

Enfriamiento, pero menos

Sin embargo, Stephenson advierte que, aunque es un claro resultado de enfriamiento, es relativamente menor en el gran esquema de calentamiento global proyectado en el Ártico: "Estamos hablando de una desaceleración del calentamiento, pero no de un freno al calentamiento".

El Ártico continúa calentándose al doble del promedio mundial, y aunque un mayor envío probablemente tendrá un efecto de enfriamiento en la región, los investigadores enfatizan que estos resultados no deben interpretarse como un respaldo para el envío de barcos al Ártico, especialmente, como una posible solución al cambio climático.

Stephenson señala que, si bien las rutas de transporte transártico reducirían el tiempo de viaje hasta en un 40 por ciento, el crecimiento en el tráfico marítimo implicaría un mayor riesgo de derrames de petróleo y un acceso más claro a recursos extraíbles tales como petróleo, gas y minerales en la región: todos los escenarios que conllevan consecuencias ambientales potencialmente graves en caso de accidente. Con menos comodidades a su alcance para responder a un desastre potencial, los que responden se enfrentarían a enormes desafíos logísticos para enfrentar esos escenarios. "Hay claros beneficios económicos para transporte en el Ártico, con rutas más cortas y menos combustible que se quema", dice. , "pero también hay enormes riesgos potenciales".

Además, el enfriamiento podría ser compensado por la regulación internacional y los acuerdos comerciales, por ejemplo, si entran en vigencia los límites globales planeados sobre las emisiones de azufre del combustible utilizado por los barcos. Sin la formación de nubes inducida por el azufre, el efecto de enfriamiento impulsado por la nube no sucederá. Stevenshen concluye: "El enfriamiento suave mostrado por estos resultados es, creemos, una pieza importante en el rompecabezas de comprender las complejidades de las interacciones entre humanos y el sistema climático. Es importante tener esto en cuenta”.

Documento de investigación aquí
Esta entrada se publicó en Reportajes y está etiquetada con nubes, Ártico, Estelas, Barcos, Enfriamiento, en 01 Oct 2018 por Francisco Martín León
Publicidad