Las nubes noctilucentes, cambio climático y el metano

Las nubes noctilucentes son nubes raras vistas en altitudes muy altas y parecen ser cada vez más comunes como resultado del cambio climático producido por el hombre, pero no son las altas temperaturas las que están forzando el cambio. El metano puede jugar un papel importante en su formación

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 25 Jul 2018 - 22:16 UTC

Las nubes noctilucentes (o mesosféricas polares) son las únicas que se forman a altitudes tan altas como la mesosfera superior, que típicamente toman forma a alturas de aproximadamente 50 km. Se desarrollan en temperaturas extremadamente frías, a veces por debajo de -134 ° C.

Nubes noctilucentes en el crepúsculo
Nubes noctilucentes en el crepúsculo

La única parte de la atmósfera de la Tierra que regularmente produce tales valores fríos es la mesosfera superior en latitudes más altas durante el verano. Como resultado, las nubes noctilucentes se ven con mayor frecuencia hacia el polo, a unos 50 ° de latitud norte y sur. Solo pueden verse a simple vista después de la puesta del sol y antes del amanecer, mientras que la luz del sol todavía está golpeando las nubes y dándoles un resplandor azulado distintivo.

Debido a que las partículas de polvo son normalmente demasiado pesadas para subir a la mesosfera superior y servir como núcleos nubosos, las nubes noctilucentes dependen en cambio de pequeños fragmentos de polvo que dejan los meteoros que caen.

Un nuevo estudio de modelado publicado este mes revela que los informes cada vez más frecuentes de nubes noctilucentes (que brillan por la noche) pueden explicarse por cantidades cada vez mayores de vapor de agua producido a partir del metano.

Un estudio, publicado este mes en Geophysical Research Letters (ver aquí nota de AGU), usa modelos computarizados para investigar la impresión de que las nubes noctilucentes están ocurriendo con mayor frecuencia.

Liderados por Franz-Josef Lübken (Instituto Leibniz de Física Atmosférica), los autores concluyen que la cantidad de veces que un observador en un lugar determinado de latitudes medias a altas podría ver una nube nocturna ha aumentado desde una vez cada pocas décadas en el siglo XIX, a una vez o más por año hoy. Durante la era preindustrial, agregan, las nubes noctilucentes más brillantes y más visibles pudieron haber sido vistas solo una vez cada pocos siglos.

Las Nubes Noctilucentes, Cambio Climático Y El Metano

Un gran cambio en las últimas décadas parece ser una irrupción del vapor de agua en la mesosfera superior desde abajo. Algo de esto está llegando directamente, pero de acuerdo con el nuevo estudio, se está convirtiendo una cantidad mucho mayor de metano en vapor de agua.

Una molécula de metano (CH4) se puede oxidar en dos moléculas de vapor de agua (H2O) en presencia de la luz solar. Hay mucho más vapor de agua presente naturalmente en altitudes más bajas que las que puede generar el metano, pero en la mesosfera, mucho menos densa, parece que la oxidación de metano es la principal fuente de vapor de agua. Lübken y sus colegas estiman que la cantidad de vapor de agua por unidad de volumen a la altura de las nubes noctilucentes ha aumentado en aproximadamente un 40% desde finales de 1800.

La atmósfera actual contiene aproximadamente el doble de metano que hace un siglo. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., las principales fuentes de metano en los EE. UU. son las fugas de la producción de gas natural; los gases emitidos por el ganado rumiante como vacas, ovejas y cabras; y la descomposición gradual de los vertederos.

El metano permanece en la atmósfera por un período mucho más corto que el dióxido de carbono, pero es un gas de efecto invernadero mucho más poderoso por molécula. Entre las sustancias que la actividad humana agrega a la atmósfera, solo es superada por el dióxido de carbono en su contribución al cambio climático.

Referencia

On the anthropogenic impact on long term evolution of noctilucent clouds. Franz-Josef Lübken, Uwe Berger, Gerd Baumgarten: Leibniz Institute of Atmospheric Physics, Kühlungsborn, Germany. Geophysical Research Letters

AGU

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con cambio climático, metano, Nubes Noctilucentes, Nubes mesosféricas polares, en 25 Jul 2018 por Francisco Martín León
Publicidad