Cómo usar los productos de convección RGB de EUMETSAT

En este video, Jochen Karl Kerkmann  de EUMETSAT explica el  uso de las imágenes RGB de convección que se pueden visualizar en abierto.

Cómo Usar Los Productos De Convección Rgb De Eumetsat

En este video, Jochen Karl Kerkmann de EUMETSAT, explica cómo usar y sacar partido a las imágenes RGB de convección. Estas imágenes  tienen como principal uso el de monitorear la convección y tormentas severas.

Las  citadas imágenes están disponibles en tiempo real en Eumetview (http://eumetview.eumetsat.int/mapviewer/) incluyendo animaciones; y en ePort (http://212.232.25.232/MapViewer.html), cada 6 horas, sin animaciones.

Como siempre, puede activar las anotaciones y subtítulos en español, si lo desea. Vea el vídeo:

Cualquier comentario a [email protected]

Video

  • 00:10 Introducción
  • 00:30 Caso 1: Caso convectivo  en el norte de Italia, verano 2006
  • 02:52 Caso 2: Caso con granizo en Alemania, verano 2013
  • 04:01 Caso 3: Desarrollo de granizo severo en el centro de Alemania
  • 04:52 Guías para la interpretación de imágenes RGB de convección e interpretación de los colores
  • 05:58 Otras aplicaciones: Color amarillo  en relación con imágenes RGB  de convección en relación con nubes frías. Huracán Igor, 2010
  • 06:32 Otras aplicaciones: Ídem para partículas pequeñas de hielo en nubes altas con topes fríos en el norte de la  India
  • 07:27 Otras aplicaciones: Ídem pero para nubes con pequeñas partículas de hielo en nubes "contaminadas", área mediterránea
  • 08:30 Otras aplicaciones: Ídem  para nubosidad a sotavento de partícula de hielo en altos niveles en el sur de Europa e Islandia.
  • 09:24 Otras aplicaciones: Convección RGB para detectar agua superenfriada en niveles altos
  • 10:00  Caso resumen: Himawari-8 sobre Australia
  • 11:42 ResumenMás casos en EUMETSAT Image Library:  https://www.eumetsat.int/website/home...

Boletín de Entrenamiento http://eumetrain.org/the_training_bul...

EUMETSAT 

Esta entrada se publicó en Reportajes en 08 Mar 2018 por Francisco Martín León