La mejora de los sistemas de alerta temprana permite proteger a los más vulnerables

 

Presentación de los primeros resultados de la iniciativa de Riesgo Climático y Sistemas de Alerta Temprana en la Conferencia sobre el Cambio Climático

 

 


Las comunidades vulnerables de África, y de las regiones del Pacífico y el Caribe disfrutan en la actualidad de los beneficios que aporta la mejora de los sistemas de alerta temprana de fenómenos extremos, la cual forma parte de una acción internacional encaminada a impulsar la resiliencia y la adaptación al cambio climático. No obstante, se necesitan más inversiones para reducir los riesgos derivados de fenómenos peligrosos como los ciclones tropicales, las inundaciones o las sequías.

El 15 de noviembre, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, se celebró una reunión ministerial en la que se presentaron los primeros resultados de la iniciativa de Riesgo Climático y Sistemas de Alerta Temprana (CREWS). Esta iniciativa, que se puso en marcha durante las negociaciones de París sobre el cambio climático en 2015, tiene por objeto recaudar 100 millones de dólares de los Estados Unidos de aquí a 2020 con el fin de salvar vidas y apoyar el desarrollo sostenible.

?“En la era del Acuerdo de París resulta inaceptable que no se avise a la población de un desastre meteorológico inminente. Reforcemos ahora nuestro apoyo a esta iniciativa, lanzada en París durante el 21º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (CP 21) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, para permitir a los más vulnerables disfrutar de los beneficios de unos sistemas de alerta temprana eficaces”, dijo Nicolas Hulot, ministro francés de Transición Ecológica y Solidaria.

“Estamos asistiendo a una subida de las temperaturas mundiales y a un aumento de los desastres”, manifestó el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), señor Petteri Taalas, que se refirió a la devastadora temporada de huracanes de este año en el Atlántico, así como a las inundaciones, olas de calor e incendios forestales. “No solo debemos ocuparnos de la mitigación del cambio climático, sino que además debemos prestar atención a la adaptación al mismo”. Una forma sumamente eficaz para ello es invirtiendo en los servicios climáticos y los sistemas de alerta temprana. La iniciativa CREWS está contribuyendo significativamente a alcanzar ese objetivo”.

En el acto organizado por el Gobierno de Francia se puso de relieve la acción benéfica resultante de la iniciativa CREWS en el Níger, Burkina Faso y en la región del Pacífico. Los ministros asistentes abogaron por que se invirtiera en una programación y financiación más adecuadas de los sistemas de alerta temprana en los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

“El Níger está expuesto a fenómenos peligrosos como las crecidas. En 2012 el país padeció las peores inundaciones de los últimos 40 años y ese año más de 100 personas perecieron por ese motivo. En el pasado, la población de los barrios expuestos no tenía acceso a la información y los avisos sobre esos peligros. Hemos recibido fondos de la iniciativa CREWS destinados a mejorar las alertas tempranas y a informar de los riesgos a la población. Estamos realmente contentos de poder contar con ese apoyo”, señaló Laouan Magagi, ministro de Acción Humanitaria y Gestión de Desastres del Níger.

En Burkina Faso, Malí y el Níger, la iniciativa CREWS está facilitando la mejora de los servicios de alerta temprana y las predicciones operativas sobre hidrometeorología, centrándose especialmente en los riesgos relacionados con las inundaciones y las sequías. Se da especial relevancia a las alertas tempranas en el ámbito de la agricultura, la seguridad alimentaria y la protección civil. Existe un proyecto similar en la República Democrática del Congo.

En el Pacífico, gracias a la iniciativa CREWS se están fortaleciendo los servicios hidrometeorológicos y los sistemas de alerta temprana de islas como Fiji, las Islas Cook, Kiribati, Niue y Tuvalu, Samoa, Tonga, Palau, Nauru, las Islas Marshall o Tokelau.

La iniciativa CREWS se dio a conocer por primera vez en la Conferencia del Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres. Se basa en actividades existentes y permite a los países recibir recursos adicionales del Fondo Verde para el Clima y otras fuentes.

Así, por ejemplo, en Malí, una subvención de 2,7 millones de dólares de los Estados Unidos aportados por la iniciativa CREWS para fortalecer los servicios hidrometeorológicos sirvió para movilizar una subvención adicional, de 23 millones de dólares, del Fondo Verde para el Clima.

“Sin la iniciativa CREWS esto no habría sido posible”, afirmó Laura Tuck, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial. “Tenemos que ampliar el alcance de la iniciativa y aprovechar lo que ya funciona. Con los sistemas de alerta temprana se pueden hacer predicciones de alta calidad y emitir avisos que, en la práctica, salvan vidas”, añadió.

En este contexto se concede especial importancia a las mujeres, que se han revelado sumamente eficientes en la respuesta a las alertas tempranas y como embajadoras para crear resiliencia.

El señor Espen Ronneberg, Asesor sobre Cambio Climático de la Secretaría del Programa Regional para el Medio Ambiente del Pacífico afirmó que en las islas del Pacífico se reconoce la importancia de los sistemas de alerta temprana para hacer frente a fenómenos climáticos extremos y peligros como las mareas de tempestad.

Los ciclones tropicales de categoría 5 Pam y Winston, que afectaron a Vanuatu y Fiji, nos recuerdan la necesidad que tenemos de sistemas sólidos de alerta temprana”, añadió.

La semana pasada el Grupo Director de la iniciativa de Riesgo Climático y Sistemas de Alerta Temprana (CREWS) aprobó un nuevo proyecto titulado “Sistema de alerta temprana del tiempo y el clima para Papua Nueva Guinea”, cuyo objetivo es mejorar el control y el mantenimiento de la red actual de vigilancia de las sequías y las crecidas y adaptar la alerta temprana para el sector de la agricultura y los encargados de la gestión de desastres, y cuya inversión asciende a un total de 1 650 000 dólares de los Estados Unidos.

El Grupo Director también aprobó un proyecto para el Caribe que tiene por objeto examinar la eficacia de los sistemas de alerta temprana para los recientes huracanes Irma y María. También abordará, a través de los centros mundiales y regionales de la OMM, las necesidades inmediatas de predicción de los países afectados.

El señor Albert Martis, representante permanente de Curasao y San Martín ante la OMM, recordó la devastación causada por los grandes huracanes ocurridos en estrecha sucesión este año. Señaló que el huracán Irma acabó con todas las comunicaciones en la isla de San Martín, aunque las autoridades todavía lograron emitir avisos de emergencia para otro huracán importante, Jose, cuya llegada a San Martín se esperaba cuatro días más tarde. Gracias a los adecuados avisos de alerta temprana, la pérdida de vidas humanas se redujo al mínimo, si bien la isla de San Martín quedó irreconocible tras el desastre, dijo.

La iniciativa CREWS es una coalición formada por Australia, Francia, Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos. El Canadá vela por la coordinación de los recursos que proporciona. La Organización Meteorológica Mundial (OMM), el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR), con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), se encargan de la ejecución de esta iniciativa.

La señora Brigitte Collet, Embajadora encargada de las negociaciones sobre el cambio climático, las energías renovables y la prevención de riesgos climáticos, moderó el evento. Expresó su agradecimiento a la OMM, al Banco Mundial y a UNISDR, así como a los países miembros contribuyentes y a la Secretaría de la iniciativa CREWS, sin cuyo apoyo ninguno de esos proyectos podría haberse llevado a cabo. Pidió que se realizaran contribuciones adicionales para financiar nuevos proyectos que aportaran soluciones concretas a los problemas que suponen una amenaza para la vida.”

Según la OMM, más del 80 por ciento de los 48 países menos adelantados del mundo y muchos pequeños Estados insulares en desarrollo solo disponen de un sistema básico de alerta temprana y las redes de observaciones meteorológicas, base de los sistemas de alerta temprana, son inadecuadas en muchos países de África.

Multimedia: CREWS – Climate Risk Early Warning Systems

 

16 Noviembre 2017

OMM

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *