Relación más estrecha entre el CO2, el calentamiento global y las corrientes oceánicas

En años recientes, ha crecido la preocupación sobre que el aumento de los niveles de dióxido de carbono, que contribuirá al calentamiento global, tenga también el efecto indirecto de cambiar la circulación en los océanos de la Tierra, con consecuencias potencialmente desastrosas.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 15 Dic 2008 - 11:12 UTC

Fuente: https://www.amazings.com/

En años recientes, ha crecido la preocupación sobre que el aumento de los niveles de dióxido de carbono, que contribuirá al calentamiento global, tenga también el efecto indirecto de cambiar la circulación en los océanos de la Tierra, con consecuencias potencialmente desastrosas. En un nuevo estudio, un grupo de investigadores presenta nuevos datos a partir del análisis de muestras de núcleos de hielo y de depósitos oceánicos que se remontan hasta unos 90.000 años atrás, y que sugieren que el calentamiento del clima, los niveles de dióxido de carbono y las corrientes oceánicas están más estrechamente interrelacionadas de lo que podría suponerse.

El nuevo estudio aporta nueva y valiosa información sobre cómo estos fenómenos se conectaron en el pasado y también permitirá predecir mejor las tendencias futuras del clima.

Jinho Ahn y Edward Brook, geocientíficos de la Universidad Estatal de Oregón, analizaron 390 muestras de núcleos de hielo procedentes de la base Byrd en la Antártida. Las muestras ofrecieron una panorámica de la atmósfera y el clima de la Tierra del periodo comprendido aproximadamente entre 20.000 y 90.000 años atrás. Fragmentos de las muestras fueron cuidadosamente trituradas, liberando así los gases de las burbujas que estuvieron atrapadas dentro del hielo durante milenios. Estas muestras antiguas de gases fueron analizadas para medir los niveles de dióxido de carbono contenidos en cada una.

Ahn y Brook compararon los niveles del dióxido de carbono de las muestras de hielo con datos climáticos de Groenlandia y la Antártida, averiguando las temperaturas aproximadas de cuando los gases fueron atrapados. También se valieron de análisis de sedimentos oceánicos en Chile y la Península Ibérica, los cuales les proporcionaron una indicación del grado de actividad de las corrientes oceánicas en el Atlántico Norte y del grado de estratificación del Océano Glacial Antártico durante los mismos períodos de tiempo.

Los investigadores descubrieron que las elevaciones en los niveles del dióxido de carbono se relacionaban con los subsiguientes aumentos en la temperatura de la Tierra así como con la circulación reducida de las corrientes oceánicas en el Atlántico Norte. Los datos también sugieren que los niveles del dióxido de carbono aumentaban con el debilitamiento del intercambio de las aguas en el Océano Glacial Antártico. Esto, dicen los investigadores, puede apuntar a un escenario futuro donde el calentamiento global cause cambios en las corrientes oceánicas, y éstas a su vez acarreen que más dióxido de carbono entre en la atmósfera, agregando así más gas de efecto invernadero a un clima que ya está en calentamiento.

Esta entrada se publicó en Noticias en 15 Dic 2008 por Francisco Martín León
Publicidad