Bajos registros del nivel del hielo marino ártico y antártico en noviembre

Para el globo en su conjunto, la cubierta de hielo marino fue excepcionalmente baja, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de los Estados Unidos (NSIDC).

La extensión promedio de hielo marino en el Ártico para noviembre fue la más baja en el registro de satélites, reflejando temperaturas inusualmente altas del aire, vientos del sur, y un océano cálido. La extensión del hielo marino antártico disminuyó rápidamente en noviembre, estableciendo también un mínimo histórico para el mes, en marcado contraste con los últimos años.

En noviembre de 2016, la extensión de hielo marino del Ártico en promedio fue de 9.08 millones de kilómetros cuadrados (3.51 millones de millas cuadradas). Se trata de 800.000 kilómetros cuadrados (309.000 millas cuadradas) por debajo del mínimo histórico anterior en noviembre de 2006, aproximadamente del tamaño conjunto  de Francia y el Reino Unido.

En esta época del año, las temperaturas del aire cerca de la superficie del Océano Ártico están generalmente muy por debajo de cero, pero este año ha visto una calidez excepcional. Durante un breve período a mediados de noviembre, la extensión total disminuyó realmente en 50.000 kilómetros cuadrados - una ocurrencia casi sin precedentes para noviembre durante el período de observaciones por satélite, según el NSIDC.

Continuando con el cálido patrón ártico visto en octubre, las temperaturas del aire de noviembre estaban muy por encima de la media sobre el Océano Ártico y Canadá. Las temperaturas del aire estuvieron localmente hasta 10 ºC (18 ºF) por encima del promedio cerca del Polo Norte, según NSIDC. El Servicio de Cambio Climático de Copernicus también reportó temperaturas excepcionalmente cálidas en el Ártico.

Este año, el hielo marino antártico alcanzó su máximo anual el 31 de agosto, mucho más temprano que el promedio, y desde entonces ha estado disminuyendo a un ritmo bastante rápido. Esto llevó a un nuevo mínimo récord para el mes de noviembre durante el período de observaciones por satélite. La extensión promedio en noviembre fue de 14,54 millones de kilómetros cuadrados (5,61 millones de millas cuadradas). Esto fue 1,0 millones de kilómetros cuadrados (386,000 millas cuadradas) por debajo del mínimo récord anterior de 15,54 millones de kilómetros cuadrados (6,00 millones de kilómetros cuadrados) establecido en 1986.

Parte de la explicación de esto parece estar en el cambio de los patrones de viento, con grandes vientos soplando de norte a sur, que tienden a compactar y comprimir el hielo marino, de acuerdo con NSIDC.

"Los procesos que gobiernan la evolución del hielo marino en ambos hemisferios es el resultado de diferentes procesos atmosféricos y oceánicos, y geográficos  y es improbable que las condiciones de bajo registro en los dos hemisferios estén conectadas", dijo el NSIDC.

Información de NSIDC,  aquí 

Fuente: OMM

Esta entrada se publicó en Noticias en 07 Dic 2016 por Francisco Martín León